Facebook Twitter Google +1     Admin

Las Barritas de Chocolate

20060704113939-aero.jpg

La que más me ha gustado es Aero. Una mullidita chocolatina como de mousse de chocolate con leche nestlé (no se si era suya antes, o la compró despúes), que no lleva ni caramelo, ni galleta. Era una delicia. No la llegué a ver en España. Estaba entre todas las que podías encontrar en los aeropuertos ingleses y americanos, o en cualquier tienda de revistas de Londres. Sencilla y muy muy rica. Siempre fue mi favorita. Las letras eran marrones con un power line blanco y amarillo, y estaban rellenas del mismo tipo de lo que lo está la chocolatina, como de pompas de aire, conseguido, pero lejos de lo mejor. Entre las de siempre me quedo con Snickers. El sabor combinado de galleta y caramelo con chocolate es único en Snickers, lo que unido a ese precioso logo y la mejor, sin duda, tipografía de chocolatina, lo hacen casi insuperable, aunque hay que decir que exceptuando Kit Kat y algún otro que se me escapará, las tipografías y los diseños de envoltorios de chocolatinas son excepcionales. Sin duda un desarrollo muy por encima de cualquier otro tipo de productos. Mars es un gran ejemplo. Es una chocolatina ejemplar. Está muy rica y es algo más suave que el Snickers, pero son muy similares. Se acerca, pero no supera. Quizás congelado esté más rico que el Snickers, por eso de ser más tierna. Entre ambas está el Lion. Lion fue una grata sorpresa. Es relativamente moderna, y se ha hecho con un selecto grupo de defensores en poco tiempo. Es raro que no haya dado más de si en el mundo t-shirt y tal, porque hay muchos defensores del Lion. Es una chocolatina muy pensada, com maíz y galleta más crujiente, lo que la hace mas dura, y una mezcla perfecta entre la chocolatina tipo Crunch y el Mars de toda la vida. Hablando del Crunch, fue una de las grandes a mediados de los ochenta. Gran sabor y un uso excepcional del maíz en chocolate. Buena marca con el uso del azul y el blanco para realzar el rojo. La onomatopeya perfecta para una chocolatina crujiente, que le ha dado además la base para todas sus campañas publicitarias, aunque han dejado mucho que desear, según mi modesta opinión, y ha servido como base también para otra larga serie de productos como cereales y demás, que creo, han logrado que la marca descienda de nivel en los últimos años.

 

En cuanto al Twix me parece las más floja de todas. Empalaga y es extremadamente blanda a pesar de llevar la galleta. El chocolate pierde protagonismo, quizás por el excesivo uso de leche en esta galleta. Twix lleva el peso del cambio de nombre, aunque hay que decir que la jugada no le salió mal. El Raider (su nombre original) era peor sólo por el nombre. El cambio le vino bien, pero la chocolatina siguió siendo la misma. Entre las originales y en una posición muy meritoria encontramos el Toblerone. Es quizás una de las chocolatinas con más personalidad del mercado. El diseño de sus pastillas es espectacular. Único diría yo. La tipografía es muy meritoria. No debería faltar una camiseta de Toblerone en ningún armario original que se precie. Negra, blanca o amarilla, con letras rojas y especiadas, el diseño del Toblerone merece un gran premio. Además, el sabor de esta galleta, dura y con un chocolate de calidad, está entre lo mejor de lo mejor. La disposición en triangulitos es otro gran triunfo. Una chocolatina para compartir fácilmente. Muy pensada y con gran solera, Toblerone merece un lugar especial en el apasionante mundo de la chocolatina.

 

Entre las mejores también hay que destacar los Maltesers. Yo era muy pequeño cuando el primo mayor de mi vecina los traía en Navidad y me caía una bolsa entera o incluso un tubo enorme con blancos y negros. Las bolitas de galleta bañadas en chocolate blanco o con leche son la perdición. El secreto está en la galleta, blandita y extremadamente crujiente de los Maltesers. Sin duda una de las grandes, que en España no ha cuajado, a pesar de que ya lleva varios años vendiéndose y es fácil de encontrar, el gran público no la conoce bien. Diseño especial. Sencillo y visual, muy de chocolatina, que quizás se excede en el rojo, pero que supera con nota el pase. Sin duda, otra de las grandes para mi gusto.

Es momento de pasar a las que no gozan de tan buena reputación, siempre a mi gusto, claro. Entre lo peor está Tokke. No me gusta el nombre para empezar. No se bien si es de producción española, pero tiene pinta. El diseño en plan tigre de sus comienzos era patético, no llamaba nada y el chocolate duro, pegado al maíz y la galleta demasiado crujiente hacen que se te destroce la chocolatina en el primer bocado. Raro es el Tokke que no se desmigaja en cada arremetida. Más tarde ha tratado de mejorar, y el sabor del Tokke negro es mejor, es verdad, pero sigue lejos del resto. Además, la publicidad de Melendi no ha dado mucho a la chocolatina. Para mi una de las peores de la barra. Entre lo que no me gusta está Kit Kat. Es una galleta insulsa. Apenas se distinguiría de una barrita de chocolate de la caja de Cuétara de to la vida, por lo que haberle dado el rango de chocolatina de barra me parece excesivo. El diseño es soso y seco, el rojo socorrido y el blanco apenas le dan personalidad, y el nombre es malo para una chocolatina, pero bueno publicitariamente, gracias a la campaña de lanzamiento, que consiguió hacer público lo del Kit Kat, me tomo un Kit Kat, estamos en un Kit Kat, mi novia y yo hemos hecho Kit Kat, y tal y cual... pero como chocolatina... mucho que desear. Tampoco puedo dejar de nombrar otra gran perdedora, aunque tengo que decir que al principio su apuesta me llamó la atención. El Bounty. No es muy conocido. Lo probé también en el extranjero. Es una chocolatina más bien grande, que está rellena de coco a tope. Chocolate con leche en el exterior y una apuesta muy seria por el coco. Puede valer, porque el coco es un gran olvidado en todo esto de los aperitivos dulces, pero me parece una apuesta muy arriesgada, porque lleva tanto coco que se empalaga el gaznate enseguida. Con el chocolate con leche, no parece suficiente. El diseño de Bounty está bien. Es un nombre muy propio. Letras blancas por el coco y rodeadas por marrón, sencillas. Una barra que no triunfa, pero que merece cierto respeto por su apuesta. Bueno, un repasillo. Hay mil que se me olvidan, pero por ahora... me he quedado a gusto. Vale.

04/07/2006 11:34 achopijo #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris