Facebook Twitter Google +1     Admin

10, Zidane

20060706123716-zidane.jpg

Recibe la bola con la punta del pié y controlando ataca un poco el balón hasta matarla pegada a la bota. Estira rodilla y levanta la barbilla, subordina el rodar del balón a su voluntad en diez centímetros. Antes de que ruede el balón otra vez vuelve a tocar, gira, dobla, frena su carrera, apenas se mueve, y a la vez ya piensa en el siguiente movimiento, sin perder de vista el radar que sitúa a Tití, Wiltord, Riberý y demás gente que viste su misma camiseta. El diez se dobla 45 grados cuando conduce, como los dieces más grandes de la historia del fútbol. Cuando mira ya le ha pegado, cuando recibe, ya ha controlado, cuando dribla, ya ha salido del regate, y siempre equilibrado. Parejo con su eje de cintura, como bailando charlestón, con un bastón imaginario con el que mantiene a sus rivales detrás de su espalda, Zidane se crea un espacio impenetrable, gracias a su 1,85 largo, y ese don de crear antes de pensar, creando lo que hubiera pensado si le hubiera dado tiempo. Tiene rabia contenida, tiene orgullo y mal perder, como debe ser. Tiene mirada asesina en el campo, y busca siempre la acción más rápida y eficaz. Tiene gol. Zidane ha terminado de demostrar que es el quinto hombre en este mundial, por su estilo único en el manejo del balón y de los partidos y su capacidad como líder de grupo. No ha ganado el mundial, pero si lo gana, con el tiempo será recordado como uno de los tres más grandes futbolistas de la historia. Zidane, si gana su segundo mundial, habrá hecho lo que sólo O Rei ha conseguido, dos copas del mundo para su selección. Un 10 de los más puros. Un placer haber contemplado su fútbol. Gracias Zizou.

06/07/2006 12:37 achopijo #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris