Facebook Twitter Google +1     Admin

Alaior en Festes

20060821092525-alaior.jpg

Desde mediodía los coches hacen cola para entrar en Alaior. El sol quema pero no abrasa, y corre, como siempre, una ligera brisa mediterránea que parece salir del mismo corazón del mare nostrum. La espera larga, porque hay muchos coches aparcados en todas las esquinas, y hay que dar vueltas para encontrar un lugar, pero el ambiente hace presagiar que será un día interesante. Alaior es un pueblito no muy grande del centro de la isla de Menorca. No tiene playa, pero el 12 de agosto es su día grande. Sus calles acogen durante todo el día El Jaleo, como allí lo llaman. Música, pomada, cervezas, bocatas en la calle y jolgorio en torno a una fiesta espectacular en la que los protagonistas son los caballos, símbolo absoluto de la isla.

 

Los jinetes, con apariencia inglesa y vestidos de largo, con impresionantes sombreros, montan a preciosos caballos de pura raza, bien entrenados y engalanados con unos espectaculares adornos en cola y crines. Los caballos procesionan por las calles de Alaior subiendo siempre hacia la plaza de la Constitución, una coqueta placita de pueblo en la que terminan varias calles empinadas y chiquitas, con casitas blancas. Las banderas de Alaior ondean en los balcones. En una esquina, en sitio preferente, la banda de música toca siempre la misma melodía. Los caballos van entrando de uno en uno a ‘bailar’ en la plaza. Se dirigen a la música y saludan los jinetes. Luego decenas de mozos bailan alrededor del caballo, hasta que el jinete levanta al caballo que clava sus dos patas traseras en el suelo y se levanta tres metros erguido ante el fervor de los mozos y de toda la plaza, donde se congrega todo el pueblo y los muchos visitantes a la fiesta. Es peligroso. No hay espacio y el caballo suele lanzar una coz tras otra con sus patas delanteras, pero la estampa es increíble...

Durante todo el día el pueblo está de fiesta, y eso en Menorca es sinónimo de Pomada. Gin Xoriguer con limoncito y mucho hielo. Servida bien fría y en vasitos pequeños, apenas te enteras y ya te duele la cabeza. Las peñas abren barras en plena calle y la música toma el pueblo. Agua para todos. Es tradición en fiestas, también en Mallorca, eso de mojarse, ya que estamos en verano... y las pistolas de agua y los cubos desde las ventanas también son parte de la fiesta. Alaior fue nuestra primera parada en Menorca. Lo de los caballos fue tremendo. No entré a bailarlos de milagro... quizás otro año... Vale.

21/08/2006 09:26 achopijo #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

Autor: Chik

Pues Alaior ha sido lo mejor de este verano. Lo tengo decidido.

Fecha: 28/08/2006 14:16.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris