Facebook Twitter Google +1     Admin

Solares

20061030115053-solar.jpg

En la ciudad, entre barrios y edificios, parques y coches aparcados, hay pedazos de nuevos mundos amontonados por la desidia, el olvido, el tiempo... Óxido, tierra, piedras y pequeñas florecillas, a un paso de cualquier acera, detrás de una valla o un mal muro de cemento, se funden con la ciudad cientos de solares que han aguantado los años. Palés, maderos, hierros viejos, señales de tráfico y pequeños tesoros que se han salvado del camión de la basura noche tras noche, madrugada tras madrugada. Lugar de sueños infantiles, de juegos y aventura, y última estación de vencidos por la sociedad, la droga, la desesperación... El comienzo y el final de vidas entrelazadas en esos desiertos en forma de esquinas, que son como poros para el sudor de una ciudad que respira por los parques y expulsa sus toxinas por esos trozos de tierra defenestrada. Sigue habiendo solares. Siempre habrá solares que aguanten la voraz hambre urbanística, comercial... Durante un tiempo toda ciudad los necesita, como una estación de tren de la que salen sueños y en la que muere el olvido.

 

Si Dios está en alguna parte en la ciudad, es en los solares, escribió Pio Baroja. Una portería pintada en el muro con escayola, una cabaña de palés y plástico, dos niños luchando con palos de madera, una llave inglesa oxidada, periódicos de hace meses, un perro callejero, un vagabundo bajo unos cartones, una jeringuilla, una goma, una papelina...

 

Descubrí los solares siendo un niño, en La Manga, donde había más solares que cualquier otra cosa. Explorar nuevos mundos y nuestras escapadas de solar en solar eran una misma cosa. Salíamos temprano por la tarde, buscando papeletas de Grimanga que tiraban los aviones, con las que sorteaban una tabla de windsurf. Esa era la excusa... Palos, pelotas, carritos de la compra, sombrillas, máquinas viejas de obra, cables, monedas, cartuchos, tornillos, sillas... Encontrábamos de todo, y a todo le dábamos uso en nuestros juegos, aquello se convertía en barcos, velas, banderas de pirata, espadas, pistolas, tesoros, coches, caballos, castillos, escudos...

.

En la ciudad los solares son más peligrosos. Pero me gustan igual. Tienen un peso extraño que me maravilla. Paseando siempre tengo el deseo de adentrarme en el que sea y buscar, mirando al suelo... pero hace ya mucho que no lo hago. Un paseo por el del Cuartel de Artillería, o por el que hay detrás del Castillejo, o alguno de los minúsculos que esconde San Pedro... Al pasar se que están llenos de pequeños tesoros olvidados... en la antítesis de esos otros áticos que dominan Murcia en lo alto de la ciudad, a unos metros del Dios que recorre los solares, donde además de mil tesoros, se mezclan historias de abandono, de decadencia... con la ilusión de los juegos de unos niños que aún sueñan, con unos palos de madera, con unas ventanas de plástico, o con una portería de cemento... De mi casa a Murcia hay un inmenso solar, repleto de tesoros, por el que un día de estos exploraré, imaginando que aún soy un ñiño (cameo). Vale.

PD: Pondré una foto del solar en cuestión en cuanto la haga. ¿Qué solar recuerdas?

26/10/2006 10:26 achopijo #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

Autor: achopijo

A, muy largo otra vez, eh?

A es un caramelo en las manos de Soni...

En un solar me clavé un clavo en el pie que es lo que más me ha dolido en toda mi vida. Me vacunaron contra el tétanos (lleva s al final??)

Fecha: 26/10/2006 10:58.


Autor: ibiric

El TÉTANOS
Es una enfermedad causada por la toxina de la bacteria Clostridium tetani que afecta al sistema nervioso central y que algunas veces provoca la muerte.

Las esporas de la bacteria Clostridium tetani se encuentran en el suelo y están distribuidas en todo el mundo. La bacteria puede permanecer latente en forma de espora en los suelos y puede permanecer infecciosa por más de 40 años.

La infección comienza cuando las esporas penetran en el organismo a través de lesiones o heridas. Las esporas germinan y liberan bacterias activas que proliferan y producen una neurotoxina conocida como tetanospasmina, la cual se encarga de bloquear selectivamente la transmisión inhibitoria nerviosa de la médula espinal a los músculos, permitiendo que los éstos entren en espasmo severo. Las contracciones espasmódicas pueden ser tan fuertes que pueden llegar a causar desgarros musculares o fracturas vertebrales por compresión.

En general, la enfermedad se inicia con espasmos leves en los músculos de la mandíbula (trismos), cuello y cara. La rigidez progresa rápidamente hacia el tórax, espalda y musculatura abdominal y, en ocasiones, llega a comprometer los músculos de la laringe (lo que posteriormente afecta la respiración). Las convulsiones de los músculos (tetania) causan la contracción súbita, fuerte y dolorosa de los diversos grupos musculares que pueden desgarrarse durante estos episodios o provocar fracturas. La muerte ocurre en 1 de cada 3 personas que no reciben tratamiento; en neonatos, la tasa de mortalidad es aún mayor, alcanzando a 2 de cada 3 niños.

El período de incubación es de 5 días a 15 semanas, con un promedio de 7 días. En los Estados Unidos ocurren cerca de cien casos de tétanos anualmente, todos en personas que no han sido vacunadas o en los que la última vacuna ya no es efectiva. En los países en vías de desarrollo, es frecuente encontrar el tétanos como causa frecuente de muerte en neonatos por infección del cordón umbilical.

Fecha: 26/10/2006 20:37.


Autor: ibiric

lo siento, no he podido reprimirme. Hoy mismo me ha mandado ese correo (a mí y a toda la empresa) el de seguridad, que es un auténtico crack, y un forofo del Tau, todo hay que decirlo.

Los solares tb me recuerdan a la manga, pero unos años más adelante, buscando palés para las hogueras.

Todavía tengo una cicatriz en la pierna que me hice con un clavo de un palé, pero iba de duro y no dije nada, ni me vacuné ni ná... está claro que no había leído el e-mail de mi compi...

Ésto está muerto hoy, Vol??

Fecha: 26/10/2006 20:42.


gravatar.comAutor: Tinuca

que me gustan los jueves, mucho más que los solares. Ibiric, vaya parrafada, acho, ya podías haberte reprimido, que me has puesto hasta mal cuerpo,pijo.

Fecha: 26/10/2006 21:14.


Autor: achopijo

Era un post ladrillo... Está claro que se mueve más esto con manduca... VOL se enfadó con Blogia y no volverá a escribir a no ser que se lo ruegue Tomasso.

Blogia va mal, pero irá bien. Soy fiel a ellos. Eso de que de vez en cuando no se pueda entrar hace achopijo más auténtico... y como aquello del arroz...

Mañana... Thader y mi primera visita a Fnac.

Fecha: 26/10/2006 22:10.


gravatar.comAutor: Martínez

http://blogs.ya.com/santdo/c_77.htm#comment_1

Fecha: 27/10/2006 00:37.


Autor: Recado de Escribir

Nostalgia de los solares

Hay dos edades para la nostalgia, que yo sepa por ahora. La primera es la de los treintañeros, cuando ven, escandalizados, que hay veniteañeros ya por el mundo, que han surgido sin pedirles permiso a ellos. Las oportunidades para jóvenes les excluyen, y empiezan a ver deportistas de su misma edad retirados. La segunda es la de los cincuentones. Esta no se la cuento porque la estoy aprendiendo y a lo mejor se la cuento mal y parcialmente. Otra década, si acaso.
Ocurre que, de pronto, me llega la nostalgia de los solares. Hoy la palabra suena a especulación, y casi, casi, queda antigua y caduca. Hoy tenemos parcelas, y el regusto inmobiliario de su fonética arrincona cualquier otro. En los 50 y los 60 del siglo pasado, la palabra solar tenía gusto a deporte. Las tahullas de huerta abandonadas, a la espera de la llegada de la expansión urbanística, servían de campo de fútbol para la chiquillería afortunada que contaba entre sus componentes con el feliz dueño de un balón.
En Murcia, eran los terrenos aledaños a la Puerta de Orihuela, detrás de La Condomina, los de la lado de la Cárcel Vieja, alguno por los laterales urbanos del Malecón, y tantos otros. Supongo que en Cartagena, en Lorca y donde fuere, en el resto de la Región, antes provincia, serían otras la ubicaciones de aquellas tardes gloriosas de sábados, luego de toda una mañana de clase, de dar pie, de elegir, de disputar los componentes de cada equipo, de sacar… y de construir las porterías con dos piedras que no sé qué providencia laica abandonaba siempre en los solares.
Y luego era el chupón recateador que no le pasaba a nadie la pelota, la discusión sobre si fue poste o gol aquel tiro que no paró el portero, la patada del defensa y los lloros, el cabreo del dueño del balón, si perdía, y un largo etcétera que es, precisamente, lo que me ha traído este recado de nostalgia. Llegaba la noche, y, tras recoger los jerseys, si era invierno, de su ubicación sobre las piedras que hacían de postes, tocaba marcharse, con las rodillas sangrantes y sucias, y el sudor en la ropa y el balón en las manos, con cuidado de no botarlo no fuera a ser que algún municipal te viera y te lo confiscara, celoso de cumplir con su deber de no dejar que la chiquillería disfrutara. Ello, esto último del balón, si no se lo había llevado la inevitable acequia aledaña al solar, que siempre, antaño, había sido huerta.
Allá quedaba el solar, en el tendido crepúsculo, acaso guardando la leve épica de un penalti parado o un recateo sucesivo de alguno de nosotros, celebrado por todos. La marcha recogía las quejas de los vencidos acerca de que no se había elegido bien, y que Fulano jugó mal porque quería ir con vosotros, y no con nosotros. Y que qué chupón eres, que yo estaba solo y no me la pasaste, cabrón. Y eso. No había atuendo deportivo, ni vestuarios, ni duchas, ni camisetas. Cuando alguno empezó a venir con botas de fútbol comenzó a acabarse todo.
Luego, los solares y nosotros nos hicimos mayores. Los solares devinieron, ya dije, parcelas; nosotros, chicazos con pelos en las piernas. Llegó el desarrollo, luego la prosperidad, y hoy la globalización.
De vez en cuando, algunas de las veces que voy a alguna de las superficies comerciales que hoy se levantan donde entonces, aguzo el oído, y vuelvo a oír las voces:
-¡Pásamela, pásamela… ¡
-¡Era orsay, era orsay…!
Y así. Vale.

Fecha: 27/10/2006 10:17.


Autor: achopijo

Derrota del Unicaja en Tel Aviv...

Couñago!

Fecha: 27/10/2006 10:21.


Autor: bernal

Martínez (3). Algunos deportistas podrían retirarse antes de los 30, aunque adelantaran la nostalgia de Achopijo y los del 77...
el Tau está hasta detrás del Tétanos. Grande.
7 grados en Vitoria. Y aquí ni San Antolín ni hostias: 29 grados se esperan en el Murcia-Las Palmas.
Lástima en Tel Aviv. Derrota en el tristísimo Nokia Arena, anteriormente bellísimo La Mano de Elías... Vaya tema, por cierto.

Fecha: 27/10/2006 11:19.


Autor: Tomasso

Yo también me enfadé con Blogía la semana pasada, VOL. Pero te ruego...que no te afecten tanto las derrotas de Unicaja (aunque meter más de 100 puntos en "La Mano de Elías" con esos aros minúsculos...de derrota no tiene ná).

Martínez(3), lección. Muy bueno.
Ibiric y bernal tirando del carro.
Achopijo, réplicas brillantes(por cierto, Thader, será compatible con fútbol, no?).

Los demás...

13 días.

Fecha: 27/10/2006 12:25.


Autor: Tomasso

Solares, los de La Torre donde también había clavos, y los de Santiago y Zaraiche dónde ocurría todo lo que Martínez...

San Esteban, no es un solar? Hay de todo lo de los solares y hasta tiendas de campaña esta semana...

Fecha: 27/10/2006 12:34.


Autor: ibiric

La mano de elías, uf.

El tau suele salir vapuleado, pero hace unos años, antes de las final four, ¡vaya victoria consiguió el baskonia allí!

Es que es otro tema: confirmo que en vitoria el basket se come al fútbol. Baloncesto en auge: tau, oro en japón, récord de socios, finales consecutivas.
Fútbol: dimitry, continuas decepciones, mil y pico aficionados (!) contra el celta...
Vaya tema, eh?

7 grados? joder. Qué frío los vitorianos, no?

Fecha: 27/10/2006 12:35.


Autor: Erri-Berri

con ese, con ese.

Ni me acuerdo de cuantos tétanos me han punzado. Una vez por un cabezazo a la pared de una pista de squash. Me abrí la cabeza jugando a un dos para dos en un squash, colegas.

Mi solar tenía chimenea (toma del frasco). Estaba en la calle Nicaragua (donde tienen la sede central los zanguangos del PSC) de Barcelona, en el barrio de Les Corts (barrio muuuuuuuy culé). Ahora hay más metros cuadrados construidos que en la costa mediterránea. Sobre todo me acuerdo del hoguerón que montaban en Sant Joan (Sans).

Fecha: 27/10/2006 12:53.


Autor: bernal

Erri, ¿cuántas veces te has abierto la cabeza, socio?
Ibiric, tú en la vida has tenido frío; y en la vida te has tomado menos de seis.
Reverso de Sant Joan Sans en La Mano de Elías... ¿anotaría?

Fecha: 27/10/2006 13:02.


Autor: Erri-Berri

Veintiséis o veintisiete.
Más puntos que Fernando Alonso

Fecha: 27/10/2006 14:33.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris