Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Abril de 2009.

Los Babilla

20090401093448-ciervo-de-los-pantanos-ibera.jpg

Hay tres tipos de personas en el mundo, los que si el que tienes delante tiene comida en la algún punto de la cara se lo dicen minuto uno, los que no se lo dicen por vergüenza y se comen esos minutos observando como se pudre el trozo de comida sin que se de cuenta el payo, y los que son como yo, que variamos según situación, persona, estado de ánimo y a veces lo decimos, y otras no lo decimos. Pero acho, cuando te encuentras a un Babilla, eso es mucho. Demasiado. Ahí los porcentajes de los que nos callamos son abrumadores… de hecho aún no me he topado con nadie que tenga los santos huevos de decirle a un Babilla que se limpie las babillas. Eso me rompería los esquemas vitales… porque acho, aunque parezca mentira, mira que hay Babillas por el mundo, y algunos son de un babilla de hilo fijo que es imposible mantener una mínima conversación. Acho, últimamente me he topado con dos o tres babillas de esos, de los de hilo duro, que tela marinera.

.

Por si alguien aún no visiona lo que es un Babilla, le explico. Los Babilla son esos tipos que al hablar generan un hilo de película salivosa blanco que une labio inferior y superior, con una base más o menos grande en el inferior que alimenta la babilla, que no se rompe así sea pa-ta-ta la palabra que diga el sujeto con la boca bien abierta, y obliga al conversador a no quitar la vista de tan desagradable espectáculo halitósico, y eso que no siempre va acompañado de ese olor putrefacto de la halitosis común. Los Babilla suelen ser hombres, y casi siempre mayores de 40 años, aunque últimamente he conocido algún Babilla más tempranero. El Babilla puro es de hilo salivoso central, aunque los hay laterales, doble laterales (esos son especialmente nauseabundos) y los hay comisurales, que no son tan espectaculares, pero que acho, también se dejan sentir, y llevan ese componente inequívoco que supone encontrarse con un Babilla, que es la imposibilidad de quitar la mirada del accidente salivoso durante una conversación, ni olvidarse, ni poner en algún momento, aunque sea a veces sólo mentalmente, cara de extreñido, doblando cejas y apagando párpados, o hacer lo que se llama El Gesto.

.

El Gesto se hace cuando la conversación ha superado los dos minutos y la babilla sigue ahí delante, impasible. El Gesto lo hace el no Babilla, que asiste al espectáculo con cara de ciervo, sin escuchar nada de lo que el Babilla le dice, ya que todos sus sentidos están clavados en el susodicho hilo salivoso. El Gesto es pasar a la acción, y eso que de antemano uno sabe que en el 99 por ciento de los casos el Babilla hará caso omiso a la petición subliminal de El Gesto. Levantas las cejas, abres la boca, y te pasas la lengua muy levemente, pero casi impercetiblemente, por la comisura de los labios, incluso se acompaña de un gesto con los dedos pulgar e índice sobre las comisuras, como limpiándote tú el hilo salivoso que él posee… pero nada. Aunque parezca increíble, no sienten el hilo, no se percatan de El Gesto, y la babilla parece crecerse ante nuestros intentos. Lo único que puede pasar es que el Babilla te tome por un raro, si se percata de esos gestos y los interpreta por otro camino, y decida abrir espacio y largarse con una concepción muy equivocada de ti… Aunque normalmente no importa demasiado, con tal de no seguir pendiente de la babilla. ¿Conocéis a alguien que, con un par, le diga a un Babilla que tiene la babilla y que se la limpie? Vale.

.

Foto: Cara de ciervo...

01/04/2009 09:34 achopijo #. sin tema Hay 17 comentarios.

Momento Romerales

20090402120008-farmacia1med.jpg

Acho, he asistido a un momento treintañerístico de los que te dibuja una sonrisa en la cara un ratico bueno… Salía un payuelo, cuarenta y largos, canoso, corbata fea, chaqueta marrón y vaqueros, con aires de graciosillico de esos, por la puerta de salida de un bareto, y hemos coincidido en un metro cuadrado él, dos zagalones de unos ventipico y yo. Los zagalapios con vaqueros anchos, mochilas, sudaderas con capucha, uno con pendiente, all star, y el otro con pelo tintadico y Nike feas. Los ventis se han puesto a trajinar la puerta que no abría, porque empujaban, y las bisagras iban dirección al interior del local… Situación clásica, urbana, mítica españolística, en la que el cuarentón ha visto el hueco clarísimo, y demostrando estar hasta dos generaciones por encima de mí ha patinado grácilmente, lanzándose a la piscina poniéndose en manos de su subconsciente simpático, ante los ventis y yo mismico, con aquella manida frase: - Para dentro, Romerales! Acompañada de risotada y mirada directa a los dos zanguangos…

 

Yo he agachado la cabeza instintivamente, consciente plenamente del calamitoso error del cuarentón… Aunque he tenido tiempo de asistir a los dos segundos setenta centésimas de careto perplejoide de los dos zagalones, escrutando el infinito en la cara de guasa del cuarentón, sin hacer clack, sin encontrar la chispa, sin comprender nada de nada. No he podido contener una carcajada, mientras los dos payicos miraban al cuarentón como si hubieran sido hipnotizados por una fuerza sobrehumana… Han abierto, y hemos ido pasando mientras uno de los ventis sujetaba la puerta. Ahí estaba yo, espectador de excepción, recordando al agente Romerales en sus entradas a la Farmacia, y aquellos tiempos en los que la peña decía que me parecía al de Farmacia de Guardia, y no sabían si era al tal Guille, o al hermano rubio, siendo consciente de que los dos zagalones no tenían pajorera de lo que el hombre ese del pelo blanco trataba de decirles con eso de Romerales, y a la vez, cómo el hombre de pelo blanco no terminaba de entender por qué esos dos zanguangos se quedaban absortos mirándole el blanco de los ojos… que yo creo que ha terminado pensando eso tan manido de “mira que están colgaos los jóvenes de hoy”, que se ha ido meneando la cabeza…

 

Así, al patear los primeros pasos alejándome del bareto, con el sabor a Cola Light aún en la garganta, y mi sonrisica puesta por el acontecimiento, he descubierto que esa escena me acerca más al hombre de pelo blanco que al de los dos zagalicos, que no conocían a Romerales, ni aquella frase mítica que nos dejó la serie de Antonio Mercero para la historia, porque acho, las frases también pasan de moda, y se quedan perdidas en las épocas, y en las mentes de quienes las viven, y sin darte cuenta, mueren para la comunicación, aunque permanecen en tu subconsciente para siempre, y demuestran que el tiempo perdona cada vez menos. ¿Buscarán en Google al tal Romerales los dos zagalines? Vale.

.

Foto: Farmacia de Guardia

02/04/2009 12:00 achopijo #. sin tema Hay 31 comentarios.

El Perela

20090405000944-tapas-murcia-20011.jpg

Ojalá no conocieran ustedes la Casa Perela, porque sería un auténtico placer presentarles ese pequeño recoveco gastronómico murcianístico que tiene acotado mi amigo Jesús, que da nombre a El Perela en persona, en el corazón de nuestra ciudad. Casa Perela es de esos sitios que ya están hechos a Murcia, y Murcia ya está hecha a ellos, sin discusión. Dice El Perela que lo más murciano que hay en la vida son las mujeres de aquí. Las murcianas, murcianicas, que llevan ese perfume único con la gracia huertana, de aquí allá, pasando por todos sitios, y dejan esa ráfaga de frescura que ya quisiera el azahar mismo. Allí, en su barra, el Perela ve Murcia pasar ante sus huesos, día a día, sonreír y descansar, haciendo fonda como hace más de un puñado de siglos igual, que la fórmula sigue viva… y es que más valen dos gestos y un par de sonrisas que pedir nada de condumio, que Jesús El Perela te entiende desde el píloro, sin necesidad de cartas, menús, o platos del día, porque cada día Murcia tiene qué comer en Casa Perela, y eso es así, como verde es la hoja del limonero, acho.

Hay veces que los aprendices pasan por encima de los maestros… y tanta la sabiduría acumulada en el cariño de una familia, que cuando el rapaz se pone los galones, no hay sombra que le achique. Pasa… y pasó con nuestro Perela, en secreto. Que hace ahora diez años llegó un madrile, hoy murcianico de pro, aunque muchos le señalen, y pidió unos huevos fritos a la reminiscencia madrileña, bajo la alargada sombra de Casa Lucio, y la fama absurda de un fogón tradicional, y Jesús le echó un par de huevos y los doró con pimentón, echándoles una pizca de siete coronas y cuatro castillos, y dos puñados de amor huertano, y salieron solos, esos huevos al Real Murcia, que hoy son el apellido de su casa y el orgullo de una ciudad que suspira cuando en la Nueva Condomina su Real equipo marca un gol. Los huevos al Real Murcia no tienen parangón, ni en Madrid, ni en ningún fogón. Ahí los lleva puestos mi Perelica, grana y blanco y al punto de cocción. Esos huevos nacieron justo al ladico del corazón de Murcia, en plena Plaza de las Flores, en la confluencia de San Juan con Santa Isabel, a medias entre el arte del Perela y la petición de Don Juan Antonio Samper, al que podremos debatir fichajes, pero al que debemos agradecimiento sin fin, por dejarnos en herencia los inigualables Huevos al Real Murcia.

Unas seticas boletus, un pulpo campeón, un asadico de cerdo, o una tapa de parmesano, y siempre, los huevos murcianistas… lo que te ponga don Perela, sabe a gloria bendita, entre el arte de otros murcianos grandes de hoy, como Juan Bautista Sanz, que de tanto Perela, ver un cuadro suyo es ya que a uno se le hace agua la boca y sus pies le llevan directo a la barrica del Perela. En fin de semana él sólo reúne a Murcia entera en su calle, que lo bueno de la Casa es que puedes estar al fresco, a la sombra de la Calle de Las Mulas, compartiendo Murcia con los que anda en Las Mulas o en el Pepico del Tío Ginés, y los que hacen la ruta del aperitivo más tradicional. Antes de la siesta, o de la copa, según los ánimos, El Perela pone la guinda con su variado de fruta fresca y dulces, con el chatico de mistelica, que se despide uno como nuevo y con ganas de que ya sea sábado otra vez y alguien diga de ir allí, a hacerle una visita al corazón de la murcianía, donde El Perela cocina todos los secretos de la ciudad. ¿Hace mucho que no te marcas un Perelica? Vale.

Foto: Taberna El Perela

05/04/2009 00:08 achopijo #. sin tema Hay 22 comentarios.

Fórmula Chamusquina

20090406095426-difusor-brawn.jpg

Llevo varios años, bueno, desde que Alonso es Alonso, como todo Perry, mirando de reojo la Fórmula 1. Acho, a mi me gusta la salida, qué quieres que te diga, y de coches sabía con dos años lo mismo que ahora, diferenciar las marcas, y punto. Digo que de reojo, porque estoy muy cercano a esos que despotrican, y argumentan con eso de que tendrían que correr todos con el mismo coche… pero claro, entonces no tendría sentido la cosa, porque no habría pastuca… y ya digo que a mi la salida me mola, y los adelantamientos, y me cae de puta madre Jenson Button, porque tiene un nombre molón de top ten, entre otras cosas. También me cae de lujo Pedro de la Rosa, que no he visto yo payo que parezca más buena persona en la vida sólo hablando. El Lobato, pues bueno, ni bien, ni mal, pero chamusquina, que me pasa un poco como con todo en este mundo de la F1. Cuando inicio una conversación sobre Fórmula 1 me siento como un guepardo enfrascado en un cuerpo de tortuga. Incómodo es poco. No sé bien si es que la peña se inventa argumentos, o que en unos añicos la pesqui se ha hecho licenciada en automovilismo estudiando por las noches.

 

Hay por ahí algunos que hasta se saben el nombre de ingenieros por equipos y la hostia, acho. A mi hasta me cuesta entender que hay neumáticos de seco y de lluvia, pues como para ponerme a hablar de consumos, o de las piezas esas, difusores, que ahora son el quit de la cuestión… vamos que si me sacan el tema de los difusores pongo la sonrisa esa de Alfredo Landa cuando le hablan en sueco… y suelo salir del paso con la manida frase formulaunera: “Sí, sí, son todos unos tramposos, sobre todo el Hamilton, que le robó el mundial a Alonso…” que queda uno siempre pasable. Si ya me hacía el remolón con todo el rollo Fórmula 1, ahora con todo esto que está pasando con Brawn, me quedo morguen. Acho, ahora más que lo del reojo, lo que puedo decir es que se me confirma el olor a chamusquina. Porque acho, vamos a ver, resulta que un payuelo que se llama Ross Brawn, que es la hostiacana de los ingenieros de los monoplazas, coge, funda un equipo comprando Honda y el payo hace el mejor coche, así, como que no quiere la cosa.

 

De un año a otro, pumba, a ganar carreras. Vamos que los pilotos se quedan en mantillas, y los despotricadores siguen acumulando argumentos, porque dime que es que ahora Button es bueno de repente… Acho, no puedo. No termino de fijar conceptos en esto de la Fórmula 1, y el guepardo sigue prisionero... ¿A ver si era todo cosa de los difusores y nosotros pensando que Hamilton es Satanás? Chamusquina, nene, chamusquina. Alonso, dicen, es el mejor piloto, que al final parece ser que se acepta que todo es cosa de los motores. Sus fortalezas son la lluvia y las salidas, pero claro, si el coche no anda, no hay tu tía. Menuda excusa buenísima, acho, si no ganas es el coche, y si ganas, pues depende. Eso del andar del coche es muy formulaunero, que lo escuchas minuto uno en el bar en el que está la pesca viendo la salida, que es lo que ve todo el mundo, dejémonos ya de tonterías, que la carrera entera no la ve ni el Tati. Podrían hacer carreras de una vuelta, pijo, y hacer 20 en un día. Pues acho, menos mal que no soy piloto de Fórmula 1, porque mira que tiene que joder ser el mejor y no poder ganar porque tu difusor no zurula. ¿Sabes de Fórmula 1 o todo te huele a chamusquina? Vale.

.

Foto: El difusor que gana carreras

06/04/2009 09:54 achopijo #. sin tema Hay 19 comentarios.

Incívicos de Procesión

No suelo ser de los que abronca a la gente en la calle cuando hacen algo indebido, como dejar que su perro defeque, escupir, tirar un papel… y ese tipo de cosas, aunque con la edad voy cogiendo confianza y veremos a ver si no empiezo a soltarme, que como empiece, no paro, acho. Digo esto por la Semana Santa y el tema de los pasos peatonales en los desfiles procesionales. Ahí, aunque no he abroncado nunca, soy un radical absoluto de la cívica, y aviso a navegantes, este año no paso ni media, así que si estoy viendo una procesión y me cruzo con algún fascista irrespetuoso con los desfiles procesionales, esos que llegan dando empujones, maldiciendo a los nazarenos, y discutiendo como si les fuera la vida pasar al otro lado por un paso, con la Ley esa que todos los antiprocesiones no se quitan de la boca sobre si es obligatorio un paso, que si el Ayuntamiento infringe la libertad de los ciudadanos, que si ellos no se tienen que tragar la religión y ese tipo de consignas subnormaloides fascistísimas, que se agarren los machos, que me tendrán de frente, que a mi esa Ley me la sopla.

 

Radical. Que estamos en Europa en 2009, cagoentó, respeto y educación es lo que hace falta… que siempre se puede pasar dando un rodeo, siempre, sin tener que llamar la atención de las personas que tratan de disfrutar de un momento de paz viendo pasar un desfile procesional que se prepara durante todo el año, para una mísera semana, y que cuesta mucho sacar a la calle, para que un tontaina se cargue cada cinco minutos la paz con sus consignas nazis sobre pasar al otro lado y de paso joder el desfile, afear el momento y cagarse en la boca de miles de personas que disfrutan de su Semana Santa, y de paso, en Murcia y su imagen. Acho, es que hay peña que parece que están en el concurso ese de Pekín Express, que si cruzan al otro lado de la procesión les dan un millón de euros y se meten entre las sillas, pisando y dándole codazos a ancianos y bebés, que les da igual, que ellos, todo el derecho de la Ley y la libertad, que una decía un año, que me acuerdo yo, que ella vivía en un país libre y que pasaba por allí en nombre la libertad...

 

Si en vez de desfiles procesionales católicos fueran celebraciones religiosas de brujería keniana, acho, seguro que muchos de los fascistas de los pasos peatonales se daban la vuelta al ver a cuatro brujos de Kenya con velas vestidos con túnicas desfilando: - Uhhh, un ritual de las ancestrales tribus africanas… pensarían, y se quedarían absortos, en el más absoluto silencio, observando, o si tienen prisa, de puntillas, tratarían de irse por otra calle… Pero acho, como son nazarenos, hay que joderles la marrana. En Lausanne no sé si habrá Semana Santa y procesiones, acho, pero si las hubiera, todo quisque las respetaría como si cada nazareno fuera su padre y su madre, en silencio, y si hay que pasar, rodeo, que siempre se puede utilizar un paso por donde no pasa el desfile, con alegría y corazón sano, sin empujar, sin maldecir… Que es una lástima ver por la Trapería al Santísimo Cristo de la Esperanza, con más de trescientos años a sus espaldas, sobre el verde nazareno y la torre de la Catedral iluminada tras él, y por delante, un regerón de gentuza con bolsas y prisas maldiciendo y pisando a ancianas y bebés, tirando sillas al suelo, y niñatos corriendo entre los penitentes… Ojalá algún día alcancemos tal grado de respeto que se pueda ver una procesión sin constantes interrupciones y esos fascistas entiendan que con educación y respeto es más fácil ser una sociedad sana, independientemente de las creencias y las ideologías políticas. Vale.

.

Foto: Lo de las fotos hoy está jodido, acho

07/04/2009 10:06 achopijo #. sin tema Hay 27 comentarios.

Huertan@s

Acho, mola la campañica esta que se ha marcado el Ayunta con lo de las esparteñas y los trajes de huertana… que es la lucha eterna de los puristas como yo para el día del Bando… Aunque también tiene su gracia que sea así, vamos, que en el fondo aceptamos ya como clásicas a las zagalas vestidas de huertano, que sin ellas el Bando no sería lo mismo. Vayamos por partes, que hoy tenemos mucha tela que cortar con el temica. Yo soy esparteñero, claro. Además, qué pijo, que ojalá algún fabricante hiciera unas esparteñas con la planta suave para poder ponérselas sin calcetas ni calcetines y las poníamos de modé en plan abarcas mallorquinas en un periquete, que anda que no tienen su cosa para el playismo las esparteñas, que este mismo verano juro por el Real Murcia club de fútbol que me vais a ver con esparteñas en la playa. Así que sí, me uno a la campaña, y hagamos lo posible por usarlas, al menos el día del Bando, acho, que de todo lo huertano lo más cuco son las esparteñas.

 

En cuanto a lo de las payas de huertano, pues acho, es un tema para hacer un debatón de tres horas en la tele sí o sí. Las huertanas de huertana son la guapura fresca, que todas están resplandecientes y enamoran… y les pasa lo del botón en los agobios voraginosos del Bando, que más de una vez y de dos terminan en beso de tornillo a la huertana, que entre que uno se suelta los flequicos del botón da tiempo a muchas cosas… Luego está lo de los cucos esos que llevan debajo, que tienen su cosa también… Pero claro, y aquí es dónde yo veo más problemón, el trajecico pesa un huevo y si toca Bando de calores, acho, menuda pasan las zagalas, que yo no podría. Porque eso de que es más caro a mi no me vale, aunque lo entiendo. Que acho, todo es más caro para paya, que un tocado vale 200 ciruelos y nosotros ni usamos… Así es la vida.

 

Luego está el rollico de la huertano. Porque las payas van to guapas de huertana con sus refajos, pero acho, de huertano la palabra no es guapa, pero es una prima hermana que no se ha inventado aún, que dan una cosa las zagalas con su camisica abierta, y sus zaragüeles apretadicos por el fajín, que dale fuego al diablo. Que ese día, no sabe nadie qué pasa pero eso de ir sueltecico zaragüel merma el entendimiento y aviva los calores. Que sí, que algo tienen las huertano, y el que lo niegue es que no es hombre. Así que sí, que yo me uno a la campañica, que las payas, de huertana mejor, pero mira, ya es un clásico lo de las huertano, y tampoco molesta. Eso sí, los piropos callejeros de Bando, a las huertanas con refajo, eso seguro.

 

Luego tenemos nuevo esto del Vinicius este, el esparteño, que tiene su cosa. Si es que todo lo que hace Estrella de Levante desde hace una década aprovechando las Fiestas de Primavera es, de largo, lo mejor. No os perdáis La Parranda de este pájaro, para calentar motores para el primer Bando de la Huerta del grandísimo Mister Bebé, El Guille Delgado, huertano, chaleco rojo como su padre, y pin del Real Murcia en la solapa, que saldrá el Martes de Bando a comerse Murcia, literalmente. ¿Qué te parece la campaña pro esparteñas y trajes de huertana? Vale.

.

Foto: Póster de la campañica pa el Bando de la Huerta 2009

08/04/2009 09:54 achopijo #. sin tema Hay 28 comentarios.

El Nuevo Bando

20090415115503-guilleblog.jpg

Vaya, cómo pasan los bandos, acho… y mira que el de ayer fue completico, que tuvo de todo, pack completo, como es deber, incluso lo que podría llamarse un minibotelleo reminiscente, de vuelta a los años mozos, con la clásica pelea de novios, las horas de quedar, la comida sentadicos, y la música en la calle, como en los principios, y con esas visitas foráneas de Bando que agrandan el grupeto y hacen que este día sea especialísimo… aunque este Bando ha vuelto a tener sonadas ausencias, que ya también va siendo habitual, y es que el Bando, como todo en la vida, cambia, se retuerce buscando los recovecos que quedan libres y se amolda a nuestras nuevas vidas, acho… así es. Así debe ser. El huertano más guapo del mundo vivió su primer Bando con sorpresa, y sueño. El Guille estuvo, y parecía observarlo todo con detalle, como preparando una estrategia a seguir en los maravillosos bandos que le aguardan en el futuro.

 

Menudo día hizo, acho, de Bando puro… que hizo recordar aquellos bandos de lluvia en los que también nos amoldamos y terminamos disfrutando. Porque mira que hay bandos diferentes el mismo día del Bando… están los de los parques, los chavales, los que viven el desfile, los que comen en barraca, los que se montan un carromato, los que se agencian un coche antiguo y lo pintan, los que salen en plan paseo, los que empiezan el lunes por la noche, los que comen sentados, los que van a los conciertos, los que no comen, los que cenan en casa, los que aún seguirán de fiesta… miles y miles de filosofías para disfrutar, que eso es lo bueno que tiene este martes murcianístico. Nuestro Bando fue corto, y complicado, que no se pueden meter todos los bandos vividos en uno… aunque bailamos, reímos y nos reencontramos con muchos, y como siempre, faltó día...

 

Mucha zapatilla y mucha media caída, desde la mañana, y mucha huertano... Aunque como siempre, se mantiene un importante reducto de huertanas guapísimas, y Pilarín, la primera en esa lista, claro está. No vi demasiado borracho, catatónico digo, que alegreo sí se percibía como tiene que ser, que será también que ya no frecuentamos parques, y vine y me fui en tranvía, que es otra novedad absoluta de mi nuevo Bando, de carricoche y responsabilidades, un nuevo Bando al que ayer empecé a hacerme, y aunque hubo momentos en que me costó, bendito nuevo Bando pasamos, y benditos los que vienen por delante, acho. Gracias a los grandes, y a esos del pin murcianista, que no defraudaron... y gracias sobre todo al gran don Ibiricu, al señor Bernal, al inconmensurable Abelardo, y también a ese torbellino turiasonense llamado Txuster que ha estrenado hueco en achopijo y exprimió nuestro Bando hasta límites no conocidos desde hace muchos años. A todos, gracias y ¡a por el Entierro! Vale.

.

Foto: Superguille!

15/04/2009 10:47 achopijo #. sin tema Hay 19 comentarios.

El Primer Balón

20090416112653-entierro.jpg

El día del Testamento de la Sardina mi vecino Emilio, que era sardinero, repartía entre los chavales de la escalera las bolsas de juguetes. La Bolsa era un superpack completo con lo más granado de los juguetes sardineros de ese año. Estaba minuciosamente pensada para que no faltara de nada, y nada se repitiera. Espada, puñal, balón, frisbee, baloncete de plástico duro, especial para jugar en casa, pistolas de agua grande y pequeña, pitos y cachivaches variados. La Bolsa era un privilegio sólo al alcance de quien viviera puerta con puerta con un sardinero, y esa suerte tuve yo en aquellos años… Para mi, la bolsa era un seguro de vida absoluto, que guardaba un posible fracaso de Martínez en el Entierro cogiendo balones, que luego en clase había clasificación para ver quién se había hecho con más pelotas, una clasificación que tenía su importancia global en el ser o no ser en el recreo de los zagalicos de10 años de la Murcia que vivíamos a finales de los ochenta. Coger un balón a esa edad era como reducir a un mayor en el recreo con una llave de judo, marcar el gol de la victoria en un partido contra Maristas, o llegar a clase con un autógrafo del Macho Figueroa.

 

La Bolsa era eso, un seguro de vida, un amarrar algo, por si las moscas, que daba cierta tranquilidad para afrontar el Entierro… que además luego era un sumatorio importantísimo, que si cogías dos balones, con el de la bolsa hacían un tres imponente de cara al recreo del lunes, al que había que ir con uno de los balones, a poder ser con publicidad de Cajamurcia, o del tipo de balón que más se había visto durante la vuelta a casa en bolsas ajenas, que quedara claro que era del Entierro. Es que había mucho mangui que trataba de vender la moto y compraba un balón donde fuera para hacerlo pasar por trofeo sardinero, que todos tuvimos la tentación… Por eso era importante no sólo coger un balón, era imprescindible que fuera uno típico, de los que se veían, que no hubiera dudas. No sé si en toda Murcia el tema del balón, y del Entierro de la Sardina se vivía como os estoy contando hoy, pero para mi era algo global, y así lo vivía yo. Para que os hagáis una idea, recuerdo como si fuera ayer mismo el momento en el que cogí mi primer balón sardinero, con una alegría nostálgica sólo comparable a goles de ascenso del Murcia, primer beso, o el día de mi primera comunión.

 

Solíamos ver el Entierro en el Jardín de Floridablanca. Aquel año, sería 1988, o 1989, había cuatro filas de sillas delante de nosotros, que permanecieron ordenadas durante la primera parte del desfile, hasta que llegó la primera carroza tirando juguetes. Me maravillaba el absoluto descontrol de la gente con los brazos levantados pidiendo juguetes. Es, junto a imágenes de fondos de campos de fútbol, bufandeos y bengaleos, lo que más he pintado en mi vida. Carrozas extravangantes con sardineros tirando balones y juguetes a cientos de personas con los brazos levantados y grandes sonrisas. El entusiasmo se contagia a lo largo de toda la ciudad, que grita hasta que alcanza algún juguete al vuelo, y conecta la generosidad del sardinero, confortado porque su regalo llega, y la satisfacción de quien recibe el presente, no por el juguete en sí, que es algo que no todo el mundo entiende, sino por la comunicación que se produce en ese momento único, que exalta el simple hecho de dar y recibir.

 

Fue en la primera carroza. Diría que era la de Aquiles, aunque ese detalle no lo recuerdo bien. Sin el consentimiento de Aurora me subí en una de las sillas de la cuarta fila, elevándome un metro por encima de la gente que pedía su balón, incluido Martínez, que hacía un gesto característico que he heredado sin contemplaciones para pedir ‘su’ balón, formando una pelota imaginaria con las manos: - ¡Mi balón! , ¡Mi balón! Justo a su derecha, con la silla puesta del revés, sintiendo en las espinillas el respaldo de la clásica silla de madera, levanté las manos, y pedí mi balón. El penúltimo sardinero del lado derecho lanzó un balón, que no iba dirigido a nosotros, pero sí en nuestra trayectoria. Una ola de manos y brazos rompió contra la pelota blanca de plástico, que rebotó hacia arriba recibiendo la fuerza necesaria para llegar hasta nuestra zona. Las miradas de cientos seguían el balón, que subió varios metros haciendo una parábola que lo iba a dejar a mi alcance. Tenía ventaja, y lo sabía… Aquel era mi balón. Mi primer balón.

.

Levanté los brazos estirándome al máximo, aún consciente de mi absoluta ventaja sobre mis oponentes, hasta casi perder el equilibrio que mantenía de puntillas sobre la silla, sobre mis espinillas… y alcancé el balón ante la mirada de todos los que lo vieron en sus manos allí abajo, en la marabunta de la primera fila, y sentí con toda mi alma el sabor de la dulce victoria. La sensación de tocar aquel balón blanco, con las letras Cajamurcia en rojo Cartagena, y aquel característico olor a plástico, fue auténticamente especial. Bajé de la silla de un salto, y abracé a mi padre, que me apretó contra él como si llevara un mes sin verme… Cuando pasó todo, recuerdo un pequeño mareo, y suspirar hondo, justo antes de guardar el balón en la bolsa.

 

Ese año no cogimos más balones. No sólo cogí mi primer balón, sino que cogí el único que tenía mi familia, lo que me hizo sentir un digno heredero de la responsabilidad, en aquella tarea tan importante que era coger siempre, al menos, un balón en el Entierro de la Sardina. Ahora, veinte años después, empieza otra nueva época, en la que cuando agarre un balón al vuelo en el Entierro volveré a suspirar, igual, pero diferente. ¿Recuerdas tu primer balón en el Entierro? Vale.

.

Foto: Momento balón encontrado por la red...

16/04/2009 11:26 achopijo #. sin tema Hay 13 comentarios.

El Puente de Primavera

20090417092544-sardi09.jpg

Acho, vamos a coger el toro por los cuernos con lo de las Fiestas de Primavera, que ya está bien. Todos los años lo mismico… que menudos jaleos se monta la pesca para organizarse esta semana laboral y festivamente, tanto los que participan y se quedan en Murcia, como los que se piran de jaleos huertanosardineros a descansar en el primaverano murcianístico… Porque mira que está mal pensado eso de que el martes bandero sea fiesta, y luego tengamos esos diicas muertos, repletos de actos en los que los currantes nos cruzamos día sí, día también, con los sardineros por ahí liándola y tenemos que cambiarnos de acera mirando al suelo… hasta el sábado. En todo corrillo murcianico que se precie se ha comentado año tras año, que pijo, esto de las Fiestas de Primavera parece, más que un regalo del calendario, una bomba de relojería para la organización humana.

 

Vamos a ver, pijo, ¿sería tanto problema montarnos un Puente de Primavera en nuestras históricas, internacionales y asentadísimas fiestas y pasar el Bando de la Huerta, festivo, al jueves? Acho, todo sería lo mismico… Domingo de Resurrección pregón de cierre y apertura de barracas, lunes de primavera laborable, desfile de las flores, martes de primavera laborable, presentación del Gran Pez y Doña Sardina, miércoles de primavera laborable, Bando infantil y Velatorio de la sardina… y el jueves, acho, festivo (las barracas el miércoles noche serían un volcán), con el Bando de la Huerta con todo el jueves de primavera para él… y luego el viernes (puente festivo a costa de algún puente insulso que podamos merendarnos, o pijo, festivo y dos piedras, que en Fallas y San Fermín hay dos festivazos) para reposar el Bando; y por la noche participar en el Testamento y escuchar los discursos de Doña Sardina y el Gran Pez, que tendrían mayor relevancia, acho, un día antes del Entierro de la Sardina, en sábado, y que sigan viniendo de todas partes a liarla. Cerramos la cosa el domingo de primavera, con la clausura de las barracas.

 

¿En serio sería tan complicado hacerlo así? Además de que sería concentrar las dos grandes fiestas, y eso le daría más continuidad informativa para su difusión (vendrían de cadenas nacionales a estar dos días aquí de fiesta y contarlas a toda España, no como ahora, que el desfase de cinco días lo impide) serviría igual a quienes huyen de la ciudad, como a quienes participan en las fiestas, porque permitiría organizarse mejor laboralmente. Creo que no se merma en absoluto la tradición, y que en pocos años se olvidaría que el Bando era el martes… Las barracas recaudarían más dinero, y yo creo que a modo de organización para la ciudad en general, limpieza y demás, es mejor la concentración que la dispersión. El peligro estaría en juntar tres días de fiesta, para los insensatos que se dedican a ingerir alcohol a destajo y sin medida… pero ese problema sigue estando ahí, de una forma o de otra.

 

Con el Puente de Primavera, que así podría llamarse, más o menos todo el mundo sabría qué días tiene y cómo se organiza esta semana, para vivirla, o para descansar, pero no ni una cosa, ni otra, como ahora pasa, que un 45 por ciento no curra el lunes, un 20 por ciento se coge el miércoles, y otro 30 por ciento se pilla jueves y/o viernes, y al final esta semana se curra sin currar, currando, y ni se descansa del to, ni se viven las fiestas como deberían vivirse, por todo el mundo, y no sólo por los sardineros. ¿Cambiarías los días festivos de las Fiestas de Primavera? Vale.

.

Foto: Sardina y huertana, ayer mismo (foto La Verdad)

17/04/2009 09:25 achopijo #. sin tema Hay 26 comentarios.

El Tiempo Vivido (Hoy: 23.45 h- 7 RM)

20090420095021-untitled.jpg

Posee las llaves de oro de la ciudad de Las Vegas (Nevada).

 

Protagonizó el anuncio de la cerveza Miller Lite en el minuto de oro de la Superbowl de 1990, visto por más de 150 millones de personas de promedio.

 

Es la única mujer española caracterizada como personaje de los Simpsons.

 

Ha sido vecina de Gregory Peck durante muchos años.

 

Ha compartido escenario con el mismísimo Frank Sinatra.

 

Tiene una isla en propiedad en Hawaii, en la que regenta un restaurante que lleva su nombre y ha tenido jet privado durante muchos años.

 

Es una de las pocas mujeres reconocidas como gran maestra de la guitarra española a nivel mundial.

 

Habla inglés, japonés, alemán, sueco, mandarín y dos dialectos del chino, además de su idioma natal, el español, con un marcadísimo acento.

 

Fue homenajeada por la ciudad de San Francisco (California) con una semana de festejos en su nombre. Un homenaje que terminó con una especie de desfile de carroza en el que ella se empeñó.

 

Participó como estrella invitada en la serie ‘Vacaciones en el mar’ y ha visitado los platós de los programas late night americanos de mayor audiencia en las décadas de los 70 y 80.

.

Tras unos inicios difíciles en la canción de autor francesa, entendió que su camino era el del espectáculo, fundió su talento con su murcianía, y el resultado fue: Charo, la musa del cuchi cuchi...

 

A los pies de la cama de su madre, en el momento de su muerte, María Del Rosario Pilar Martínez Molina Baeza De Rasten, Charo, entonó el más sentido Canto a Murcia de su vida, junto a su hermana… porque Charo, nuestra Charo, americanizada, la primera show-woman de la historia del cine y la televisión, siempre ha guardado su Murcia natal en lo más profundo de su corazón. Ojalá podamos ver a Charo aquí, y al menos por una vez, que los suyos reconozcan su enorme talento, y sobre todo, lo que ha sido capaz esta murciana increíble: conquistar América a base de murcianía y desparpajo, por encima de su brutal talento musical e interpretativo. Hoy, a las 23.45 horas, podéis saber mucho más sobre nuestra musa achopijera, la murciana más universal de la historia, de largo: La Charo. Vale.

.

Foto: Charo

20/04/2009 09:50 achopijo #. sin tema Hay 32 comentarios.

El Dios Sardá

Yo veía Crónicas Marcianas, así, sin querer. Un poco por rabia, y otro poco por esa fuerza sobrenatural que ejerce la audiencia a determinadas horas, y a determinada edad, que no se puede medir… No era un friki del Crónicas, que no recuerdo haberme descojonado ni una vez. Ni una. Pero me hacía gracia mi doble Latre en los comienzos, y siempre había algo de tetismo, que en aquellos años de novias por teléfono, venían bastante bien, todo sea dicho. Lo que siempre me pareció indigerible es el cambio de percepción que experimenté respecto a Javier Sardá, aquel catalanico graciosote y santo que presentaba con dulzura aquel programón de nuestras postinfancias: Juego de Niños, y que además era el padre de su propio alter ego, mister de la senectud sabia y dulce, con sus toques agrios propios de la vejez, que encarnaba el fantástico Señor Cassamaió, si es que se escribe así. Día tras día escuchaba al Sardá, y día tras día me sorprendía su proceso de cambio vertiginoso si mirabas atrás, pero sorprendentemente lento programa tras programa… La Sardinización de San Sardá en Sardá, el Dios de las Audiencias, el viaje interior de un ego invertido, que se veía venir, pero que mantenía, aún en el Crónicas Marcianas, atisbos de aquel San Sardá de Juego de Niños.

 

Yo siempre he creído que ahí está su éxito, acho. En ese viaje invertido. Sardá no era el Sardá que intuíamos, que parecía pasar desapercibido… El payo tenía un yo ahí por desnudar, como un trozo de mármol para Miguel Ángel, al que quitar piedra hasta hacer brotar la verdadera cara de la escultura… O si no la verdadera, una de las muchas caras que todos tenemos por ahí dentro, o prisioneras, o bien sujetas, no vaya a ser que… Hace poco salió el payo en La Noria, que lo entrevistó El Carahuecos, y asistí al culmen de su proceso de conversión en deidad televisiva. Parecía sentado en el trono de Zeus, que le faltaba el olivo sobre la frente y un manto sobre sus piernas, acho, mientras su boca se iba de Figueras a Algeciras como si fuera una boca de blandiblú de flubber. Le vimos también en eso del Duti Fri, que el payo se arrimó una vuelta al mundo con sus coleguis que échale huevo al zarangollo y caliéntalo en las brasas, acho. Ahí ya no había un ápice del Sardá inicial, de su imagen residual cuando le conocimos… Aunque él, en algunas situaciones, aún tiene un ramalazo, una reminiscencia de aquel, al que sabe que tanto debe.

 

Es curioso lo de las audiencias, acho. Ahora ver a Sardá ya no es ver a aquel buen tipo dulce, con humor de familiaridad… Su empecinamiento en defender la telemierda que ha hecho desde su primer día en Crónicas le ha hecho fuerte. Su proceso interno terminó hace tiempo, y ahí está, sobre el sol, haciendo y deshaciendo, que tantos años meando desde arriba le mantienen ahí… Ahora ha dejado de dar tumbos y ha vuelto al tajo, creyendo que la senda que cerró puede volver a abrirse y seguir haciendo camino, pero Sardá ya no es aquel, y cuando te miran desde abajo no te miran igual que si vienes desde abajo, del brazo del señor Cassamaió… Cambió al anciano por Boris Izaguirre, y a los niños por una parbá de frikis con ganas de montarla parda en la tele, pinchó mierda y recogió millones, se creyó su propia conversión y ahí está… perdiendo en su estreno contra Flo y Josema, y lo que es peor, contra los antiperiodistas del Cantizano… ¿Remontará el vuelo don Sardá, Dios de la telebasura? Vale.

.

Foto: Sardá en Juego de

21/04/2009 10:33 #. sin tema Hay 21 comentarios.

Caramelos

20090422093939-untitled.jpg

Cuando enfilo la puerta de entrada de la secretaría empiezo a escuchar sus griticos finos llamándome: - Yaaayooo, Yayoooooo… Así como si fueran voces perdidas en la espesura del bosque de Lothlorien, y todas terminan llegando a mis tímpanos… Cuando cruzo la puerta mis ojos no pueden mirar a otra parte. Es algo incontrolable. Las dos fuentecillas de cristal ovaladas, una en cada mesa del despacho de la secretaría, atraen mi mirada sin remedio. Allí están. Esos pequeños trocitos de deliciosa magia, rojos, amarillos, violetas, azules, naranjas, granates… llamándome y moviéndose sutilmente, solo perceptible para el encantamiento que me embriaga, ganando la atención de todos mis sentidos… cuando empiezo a salivar, desaparecen los coros subliminales, porque ya estoy perdido. Ellos dominan mis piernas, mis brazos, mis manos, mis dedos, y en dos segundos estoy desvistiendo uno, para apaciguar la tormenta de sensaciones. El primer contacto con el gusto es lo que me devuelve al mundo… Ay! Sí, amigos, soy Yayo Delgado y soy adicto a los Sugus.

 

Es imposible decir no. Imposible que pase un día sin que caiga… Porque además, acho, es que en el mundo de los caramelos soy de Sugus de lo que más en mi vida. Aunque tengo otras predilecciones, lo de los Sugus es demasiado. Acho, que los escucho llamarme, y no es exageración achopijera. El único reducto en el que antepondría un caramelo que no es el Sugus en el primer lugar de elección es en el cine, acho, que no sé por qué me llaman más los Chimos para ver una peli. Quizás porque son más de chupe que de masque, que lleva más curro. Lo que más he comprado en el cine, pero doblando a las palomitas, han sido paqueticos de Chimos, que si todos los Chimos fueran el violeta otro gallo cantaría. Luego estaba el Lolipop aquel, que era un subtipo de Sugus gigante, con palo… que era morderlo y el caramelo te chupaba toda la saliva que tus glándulas fueran capaces de generar, lo que lo hacía más incómodo que sabroso… Ni tanto, ni tan calvo. Semisugus, y no conseguido, tengo catalogados a los europeos Menthos, que bueno, los de frutas tienen un pase, pero los de menta empalagan.

 

Acho, a ver si me confirmáis el nombre de otro caramelo que me volvía loco. Pero que me los tomaba y andaba por el techo, acho, de lo ricos que estaban. Eran unas pastillicas así color coca cola, que venían en ristricas y se abrían arrastrando pulgar e índice por el envoltorio, que salía la pastilla dispará. Llevaban pica pica dentro, acho, y estaban de rechupete… ¿Se llamaban Seltz? Daría un brazo por pillar una ristrica ahora mismo. Luego he sido muy de Pictolín, acho, que había algunos que te duraba el aliento heloroso dos días… y echo de menos mucho, y eso que seguro que ahí siguen estando, aquellos caramelazos en forma de cilindrín con envoltorio rojo, anisados, y de sabores, de Hellín, que había siempre en casa de mi abuela. Luego los que no me han gustado nunca son esos de La Violeta de Madrí, acho. Qué le vamos a hacer… Eso sí, hablando de caramelos una cosa tengo cristalina, acho, que son el producto que mejores nombres se agencia, porque anda que Sugus, Chimos y Seltz no son palabráncanas molonas ni na, que lo de Sugus es hasta onomatopéyico, si te pones... ¿Estás enganchado a algún caramelo? Vale.

.

Foto: Los Sugus me llaman

22/04/2009 09:39 achopijo #. sin tema Hay 36 comentarios.

Ascensores (RE)

20090424083039-20071116100615-1185191009-0.jpg

Acho, estoy liadico... así que hoy, recuperando una vieja tradición de este, vuestro blog, os clavo un RE con mucho amor. Un post al que guardo un cariño especial, no sé bien por qué. Nos vemos esta noche por aquí, disfruten su viernes.

El sitio en el que más me he reído en menos tiempo ha sido en un ascensor. Cuando te entra la risa tonta en el ascensor, acho, es que es absolutamente incontrolable. Lo normal es que se contagie y acabe to el personal descojonao, por todo y por nada… pero a lagrimones. Si algún hijoputa no se ríe entonces te entra aún más risa, y parece que es por él, lo que hace que la vorágine se empine hacia unos límites risiles que rozan el peligro de colapso y muerte. Los ascensores son el copón de Bullas, acho, habría que darles la importancia que tienen ya de una vez, hombre.

.

Me he pasado unos 3 meses de mi vida en el ascensor, acho. Una vez en COU hice la cuenta en la mesica de clase, contando el tiempo que pasaba en el ascensor de mi casa, del B al 12 y viceversa 6 viajes diarios mínimo. Al principio no había espejo, y era algo más monótono, pero cuando hay espejo y vas solo, acho, el que esté libre de pecado que tire la primera piedra. Pues no he hecho yo el gilipollas solico en el ascensor con el espejo… ya te digo. Hablando de ascensores no podemos dejar de hablar del letrerico de OTIS mítico con el ‘Vigilen que los niños no viajen solos’, con el no tachao así con las llaves, que lo he visto yo en La Coruña y en Murcia, en Madrid y en Tenerife, que no hay mayor prueba de la unidad de España que el no ese tachao en el ascensor, acho.

.

¿Tiene memoria? Te preguntaban hace unos añicos, cuando entrabas y tocabas el piso. Menuda pregunta, nenico. Ahora le preguntas eso a un zagal y le entra fiebre, acho. Memoria y ascensor ya no son palabras que tengan algo que ver, pa que veas. Como cuando no había puertas automáticas, acho, que al bajar se podía poner el pie así para rozar con las puertas, pero para subir si lo hacías se te chupaba la piernecica. Menudos miedos, oye. Luego estaba cuando te subías con el hijoputa de turno que le daba al ‘Alto’ sin que te pisparas, forzando infartos. Menudo botón el ‘Alto’, acho.

.

He pasado un par de encierros reales o tres en el ascensor. Uno precioso con mi compadre Ibiric, medio forzado, que hasta vinieron los bomberos y pasamos un principio de agobio, pero nada serio. Ahora, de largo, con mucho, lo mejor del ascensor son los enamoramientos. Acho, que uno salía agilipollao perdío después de dos miradas y dos sonrisas. Lo peor, a parte del ‘Alto’, subir doce pisos meándose vivo, que además es el 80% de las veces. El ascensor y mear son a mi como la campana y comer en Pavlov. ¿Te has enamorado en un ascensor? Vale.

.

Foto: Botones

 

24/04/2009 08:30 achopijo #. sin tema Hay 9 comentarios.

La Ley del Traje

20090426115119-jennifer-aniston.jpg

Acho, necesitamos una Ley del Traje como el comer. Pero como el agua, y no es exageración panciverde, pijo, que una cosa es sacarle jugo a Murcia y otra que Murcia te convierta en jugo de sudorico, y nos pasemos cinco meses dentro de una burbuja aerosudorípara de vapor de calor condensado, que si uno se descuida un día nos llueve nuestro propio sudor en alguna esquina, acho. Así que vamos a hacer las cosas en comunión y con civismo huertano y a sacar un decreto por el que desde el primero de abril al último de octubre no se lleva traje ni muerto, ni vivo, y corbata, menos. Pero acho, con penas de cárcel al radical que pillen por ahí en pleno primaverano murcianístico con su trajecico y su gomina, que ya está bien, hombre… y que luego lo cuenten por ahí en las esquinas del mundo: Murcia, sí, sí, esa ciudad en la que cinco meses al año prohíben ir de traje por comodidad y civismo… y te imaginas a los dos ejecutivos canadienses haciendo escala en El Cairo con sudor fluyendo desde axila al tobillo y el ceño fruncido labio inferior con ceja derecha, mirando al infinito, y repitiendo… Murcia, menuda sociedad avanzada… la Ley del Traje…

Es que acho, no hemos hecho más que empezar, y no es que yo sea un trajipuesto de a diario, pero me ha tocado ya un par de veces y acho, no conozco yo mayor incomodidad que el sudor trajístico de nuestra hermosa Murcia. Que sí, que hay por ahí cabronazos que no sudan, que ya podrían estudiar a esos elementos asudoríparos en Harvard y comercializar alguna pastillica que sea tomársela, y ale, sudorico fuera ya cuezan 45 grados a la sombra, como en el termómetro de la Avenida  Juan Carlos I… ¿No hacen ya telicas que no se mojan? Acho, pues que inventen telas con aire acondicionado… Pero no es de recibo que tengamos que ponernos traje así, por esa Ley intrínseca al ser humano moderno; y corbata, te diré, acho, que un día completo termina uno con tortícolis de intentar escapar cada cinco minutos del agobio corbatil, porque es que no son unos días, que son cinco meses.

Así que acho, como todo eso de las telas milagrosas y las pastillas antisudor lo veo yo muy de película, lo mejor es lo de la Ley del Traje, un toque de queda antitraje con cinco meses de recorrido que exima trajearse en toda situación en la que sería exigible… vamos, que no lleve traje ni el Tato, y dos piedras. Una Ley fácil de escribir.

Los trajes, para el invierno, como las bufandas y de paso, las corbatas, y al arcón de la ropa de frío. Que saquemos los trajes en noviembre, cuando hagamos el cambio, y ahora en pocos días, los guardemos todicos, con el cambio veranil que todo murciano que se precie tendrá ya en mente, aunque algún nervioso ya tendrá los bañadores en el cajón de los jerseys. Pero acho, ni en bodas, ojo. Que de aquí a unos años al ver las fotos del bodapio sepamos si fue en primaverano o en otinvierno según aparezcan los invitados en polico o camisicas de manga corta, o trajipuestos con corbatas invernales. Sí, sí, hasta ese punto… ¿No saben ustedes que los japoneses llevan guantes blancos para todo? Pues nadie les llama locos… Así que en Murcia, Ley del Traje, y a vivir nuestro privilegiado primaverano sin sudores, sin olores, sin arrugas, sin ceños fruncidos, y sin rabadillas brillantes… ¿Cumplirías la Ley del Traje? Vale.

Foto: Otra opción es la Aniston, sólo con corbata... 

 

 

 

26/04/2009 11:51 achopijo #. sin tema Hay 11 comentarios.

Leti Vs. Bruni

20090428100542-espaldabruniletiziafp.jpg

Empate técnico, acho. Qué queréis que os diga… y aunque pueda parecer que un empate fuera de casa es mejor resultado para la Bruni, no es así, que en Bwin estaba la cosa 7 a 2 para nuestra Leti y 2 a 1 para la itachute, que además llevaba ganando fuera más que el mísmisimo Madrí de Juande ‘monopeinado’ Ramos. Que la Bruni es la nueva Di es ya una verdad irrefutable, de esas que se saben sin ponerse a ello. Igual que había chica del póster en Cadena Perpetua, igual que hay chica del momento y sigue siendo Scarlett, o que en España pega hasta niveles de perder el cristo una frase publicitaria cada seis meses y ahora es esa del Plus pa el salón… pues igual que todo eso, acho, tenemos a la Bruni, la nueva Lady Di, que además tiene nombre musicosensual ande los haiga, la payuela, tanto si lo dices a lo napolitano y dices Carrrla Brrunnni, en dos golpes de voz con los dedos en forma de pizca de sal mirando padentro, como si te haces el gabachazo y dices Caglá Bgruní, con acento en la í, así en plan dedo meñique estirao, que ahí nos pega la paliza a nuestra Leti de Rocasolano.

 

Pues acho, aún así, sólo hay que ver la foto que ilustra el post para entender que el único resultado posible es el empate técnico. Un 2-2 a cara de perro, con bonitos goles y alternancia en el marcador. Un partidazo de esos de recordar, en el que nuestra Leti se agrandó cual equipo ucraniano que debuta en champions, y en el que la gran Bruni, cual grande de Europa que mantiene la frescura en el mediocampo, ofreció sus mejores minutos de la temporada, y aún así, no pudo doblegar a una Leti crecida. Una pena que la gripe porcina haya empañado este choque informativamente hablando… que hoy debía haber un pleno absoluto en los chistes de los diarios nacionales con la cosa, y sin embargo, la gripe nos roba algún que otro hueco.

 

La cantante y la divorciada… me decía un colega ayer… y me quedé ciervo. Le miré así… repitiendo sus palabros en mi mente emporcinada por un día completo de mi vida dedicado a la gripe humana de origen porcino, o gripe norteamericana, como debía llamarse, y no caía, acho. Ya ves tú… que para mi cerebelo de persona comprometida con la masa, eso de que la Bruni es cantante y la Leti divorciada ya desapareció de la carpeta de elementos borrados. Viene el mandamás de los gabaché a reunirse con nuestro Pepelu, y sólo hace unos días de que le llamó mediolelo así entreyo, y las portadas de todo el papel sacan en sus primeras los pandericos tiernos del empate técnico de nuestra Leti con su Bruni, y dos piedras. Lo que son las cosas, y no falta articulín en la mismísima sección de Internacional de todo papel que se precie con el comentario sobre diseñador, vestido y estilismo del partido que se jugaba en esta visita, acho, que lo demás es secundario. Así que Achopijo concluye… menos mal que tenemos a la Leti, que aunque nos la callen y promocionen su sosería, ayer le empató a la Bruni na menos, que si el seleccionador mete a Sonsoles al campo la Bruni ni se baja del avión, acho… ¿el culín azul o el culín rojo? Vale.

.

Foto: Leti 2, Bruni 2

28/04/2009 10:05 achopijo #. sin tema Hay 31 comentarios.

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris