Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Febrero de 2009.

Los Goyas

20090202094831-belen-rueda.jpg

Me gustan los Oscar, y acho, me gustan los Goya. Será porque lo hacen to igualico, o se empeñan, al menos… que quitando lo de la alfombra verde, y que el Goya sólo es cabeza, es lo mismico. Luego hay que disfrazar el complejo soltando chascarrillos anti cine comercial norteamericano, pidiendo pasta a los españoles, y dejando ese aroma progreluchador de plástico fino que envuelve a los actores y actrices patrios, que se ha convertido en su mayor peso para media España y en el orgullo de la otra media… y con esos ingredientes ya te salen unos goyas de rechupete. Anoche los vimos Pilarín y yo, del tirón. Mola ver cómo se dejan los cuernos para parecerse a los USA, los payos, y a la vez reniegan, sin darse cuenta, acho, que es lo más cañí del asunto. El proceso de oscarización de los Goya sigue siendo lo mejor, para mi gusto, que si no fuera así no me gustarían, y a la vez sigue siendo, sin que ellos lo sepan, su mayor error. Qué forma más evidente de quedar en evidencia, copiar sin complejos a quien echamos la culpa de todos los males taquillísticos, esos cenutrios de la industria comercial que roban ovejas... que diga… espectadores.

 

Bueno, no quiero ser muy negativo, que ya repito que a mi me moló la gala, y hacía tiempo que no me parecía tan justa como la de ayer, y eso que no he visto ni una peli, que no me duelen prendas... Diré que al menos, los Goya han hecho que quiera ver El Truco del Manco y Camino. El aplauso a Rafa estuvo fino. Algo Goebbelsianístico, que siempre hay algo de eso, pero fino… Busqué un plano de Luis Tosar aplaudiendo a Rafa Vivaspaña Nadal, pero no lo pusieron. La Machi no es Billy Cristal, aunque hizo bien de Billy Cristal en un 3 de 4 en gags, continuo. Ahora, el que era el 1 de 4 a veces me obligaba a cambiar de canal en una acción reacción de vergüenza ajena, que ya me vale a mí también. Los muchachados, en su línea, pero algo remolones, como si les hubieran dejado poco espacio creativo. El momento 4 fantásticos, de lo mejor de la gala. Cuando Joaquín Reyes colocó el micro a Ernesto Sevilla… Aunque el saludo del padre negro venido de África a que triunfara su hijo con la canción de hip hop del Truco del Manco, no estuvo mal. Que el proceso americanístico llega hasta hacerle un hueco al hip hop nacional en el cinepañol.

 

A mi la que me mola es Belén Rueda, que ya está bien de no decirlo así, a pecho descubierto. Que aunque la mire y no pueda evitar recordarla bebiéndose un vaso de leche, la payaza sabe ponerse. Iba que rompía lentillas… La mujer sin espacio entre boca y nariz, en su línea del nifunifá, a pesar del escote, y en payos, destacaré a Coronado, que iba muy de su propia imagen residual, cosa complicada en un eventazo como los Goyas… Bueno, y no sé si porque el payo es hollywoodiense, pero menuda presencia tiene Benicio, nene... por otro lado, cara de berberecho pasadico para Santi Millán, que se ve que el personaje que interpreta en Lex le ha robado su yo, y para el cinturón de Vigalondo, que tuvo un momento harakiri, cuando después de su gag el público languideció durante dos eternos segundos, igual porque seguían pensando en el funcionamiento de la prenda que sujetaba su pantalón. Lo del Langui, perdonable, que si fuera negro el traje le iba de niquel, y llevaba mucho rollo rapero, como es debido. Habiendo kufiyas, se echaron algo de menos, y rompo una lanza por la defensa, sentida y argumentada, constructiva y reivindicativa con la dosis necesaria, de la Sinde en su speech… Yo, que soy espectador sin convencer de cine español, o sea, que no veo cine español apenas, me sentí tocado. Ganó Benicio, ganó Penélope… menos mal que perdió El Caballero Oscuro, que si no… y luego el Hércules que le hicieron a Los Girasoles Ciegos, otra peli que me apunto para ver, y entender este giro del cinepañol. ¿Qué te parece todo el rollo Goya? Vale.

.

Foto: Cómo está la Rueda, acho...

02/02/2009 09:48 achopijo #. sin tema Hay 30 comentarios.

Lo Mejor para el Hombre

20090203094555-blade1.jpg

Lo de las cuchillas de afeitar está llegando a un punto sin retorno… va a haber que escribir una carta a Gillette y decirles que ya está bien, que no sigan rizando el rizo, que hace años que ya nos conformábamos… que con la Gillette fusion 3 tocaron el cielo… pero ofuscados en la búsqueda del afeitado perfecto han seguido metidos en el ajo hasta que ahora te paras en la lejica del Mercadona a buscar tus cuchillas y tiene uno que perder 26 minutos comprobando paqueticos con letras y dimensiones que se abren en el universo, pijo. Cada cuchilla de las de última generación lleva ya seis filones, que si uno se descuida se afeita de la barbilla a las ingles de una pasada. Llevo tiempo que ya no encuentro el paquetico de 12 cuchillas del 3, de las normalicas, esas azules, sencillas de dos filones y el frenico, y me voy llevando cada vez un modelico nuevo de estos hiperespaciales, que parece que en cualquier momento tocas un botón de la cuchilla y el espejo del baño hace eso de las rayas de la velocidad de la luz, acho.

 

En el último anuncio de Gillette, que visioné ayer mismico, los payos parece que ya han echado el ancla en el hiperdesarrollo de las cuchillas… que han optado por frenar la estrategia de la revolución estratosférica constante, igual porque ya no quedaban nombres ni números para ponerle a una cuchilla y que un consumidor medio se lo aprenda tipo Gillete five blade razor fusion powerglide shaving… y han decidido parar en seco y pegar un explicazo. La cosa es que dicen algo así como que seiscientos millones de zamarros se afeitan con Gillette todos los días, que será por algo, y que ya está bien de hacer cuchillas nuevas cada dos semanas que parezcan naves espaciales. A ver si con esto vuelven a reeditar la Gillete 3 simple, nos ahorramos un par de euros y sobre todo 24 minutos de estudio cuchillístico en la leja de turno. Que yo ya me había dado por vencido, que soy hombre sencillo con mis cosas de higiene (no cambio de marcas y me va de lujo) y no he sido capaz de repetir compra en cuchillas ni una vez en los últimos dos años, con el tema del hiperdesarrollo cuchillístico.

 

Ya me parecía desproporcionado que Gillette pagara a Henry, Federer y Tiger por salir vestidicos de negro a echarse las bolas, que yo creo que su cupo de mercado con un modelo de esos guapo que se afeita con su mujer modelo al ladico estaba más que conseguido, pero bueno, como he dicho más de una vez, ver a famosos de diferentes estratos, o deportes, pegarse unas risas juntos, es plato de buen gusto siempre, aunque el anuncio copie aquel mítico de Nike football, burdamente. Viendo a los tres juntos, ni que decir tiene que Tití es el más pájaro, que se le nota mucho al payo. Lo que no me queda muy claro es que a Tiger Woods le salga barba, que parece un negro de esos imberbe perenne. Gillette, lo mejor para el hombre. Bueno, bueno, bueno… el slogan ni tocarlo. Espero que el explicazo no haya hecho que los mandamases de Gillette repiensen el slogan, porque no creo que exista mejor que el suyo. Anda que no… si es que los payos somos bien facilones. Nene, lo mejor para el hombre, pues ale, ya está. 600 millones, ni más, ni menos. ¿Cómo se llaman tus cuchillas? Vale.

.

Foto: Gillete Blade One Fusion 4

03/02/2009 09:45 achopijo #. sin tema Hay 16 comentarios.

El 'Metalenguaje'

20090205092907-bellaeaso.jpg

Segundo de carrera, después de muchos días y noches cosido a mis compañeros de piso… sobre todo a uno, mi hermano Bernal, la persona con la que más he salido mano a mano en mi vida, que parecíamos la defensa de un futbolín a veces… Una tarde de jueves, pre noche de salida estudiantil, nos tocó a los murcianos ir a comprar. Alegrón, que lo pasábamos teta grande en el súper. El carro lleno, en el pasillo central del Aundía, supermercado pamplonica que hace las veces del Ros murciano en tierras navarras. Hacíamos la compra sin lista. Íbamos metiendo al carro las necesidades como si en nuestra cabeza una dirección web nos mostrara lo que necesitábamos y se iban borrando a medida que cualquiera de los dos echábamos algo a la saca. Tanto Vol, como Soni, donde estuvieran, tenían acceso a ese link subliminal, e iban metiendo cosicas a la vez, y nosotros, respondíamos echando al carro sus demandas, vía telequinesis subliminal.

 

La compra estaba casi lista, pero faltaba algo… Esa sensación que uno sufre cuando hay algo de lo que no se acuerda, y sabe que se puede acordar en cualquier momento, me reconcomía hacía varios minutos. Sentía que a Bernal le pasaba lo mismico, pero así, como de lejos, sin estar muy seguro. Él llegaba con un saquito de limones y seis latas de cerveza danesa más, y yo con un paquete de sal. Nos fuimos acercando al borde del carrito, con esas últimas aportaciones. Vimos lo que el otro llevaba, pero no era eso. La sensación inconclusa seguía reconcomiéndonos… La pantalla virtual no se cerraba, algo faltaba. Sin hablar, mientras dejábamos la sal, los limones y las seis cervezas danesas sobre las 24 de la caja que era la base del carrito, nos miramos. Paramos tres largos segundos, con el ceño semifruncido… compartiendo esa astilla de inconlusión subliminal que nos pinzaba la compra.

 

De repente, una luz, un girar de ruedas dentadas de hierro, un clack de conexión, un chispazo de electricidad, y el recuerdo se hizo nítido, sacando de cuajo la astilla mental, cuando en menos de medio segundo, uno frente al otro, con el carrito en medio, con el blanco de los ojos chispeante y compartiendo la misma cadena de conexiones, nos miramos y a la vez, como si fuéramos dos Gemas Menguales del metalenguaje subliminal, con una sincronización extraordinaria, gritamos a la vez: - ¡¡MAGDALENAS!! Ambos teníamos la imagen de la bolsa de magdalenas La Bella Easo palpitando en la web mental. El último elemento de la compra… llegó a la vez, y demostró que aquella lista compartida existía de verdad. Desde aquel momento, y los dos años y medio que teníamos por delante, seguimos perfeccionando el metalenguaje pisil, que así lo denominamos. A veces hasta unos límites sólo comparables a superpoderes de ciencia ficción. Con el tiempo hemos perdido constancia, pero la chispa existe, que cuando nos reunimos, aún podemos seguir sintiendo la conexión. ¿Has desarrollado con alguien el metalenguaje subliminal? Vale.

.

Foto: Magdalenas La Bella Easo

.

P.D. Post dedicado a El Piso, y para Javi Ruiz, que me dio la idea a costa de su albertología...

05/02/2009 09:29 achopijo #. sin tema Hay 29 comentarios.

Brad Pitt

20090206100232-snatch7.jpg

El Pitt huertano es peón de obra, que le ví yo una vez dirigiendo a base de silbidos la maniobra de una hormigonera en El Puntal. Era calvico y con barbica pelirroja de dos días, pero igualico que Pitt, pero acho, como dos gotas de agua. La guapura de Pitt, para mi gusto, es muy de rebote, conseguidísima, pero deriva claramente de un genotipo estilístico de payo, que por ahí cada cierto tiempo, no mucho, uno se cruza con alguno que dices, pijo, es igual que Brad Pitt, pero en feo, y eso es que el zamarro que te cruzas tiene el gen Pittístico, un gen que en Brad logró la perfección, pero que hasta Brad dejó por el mundo un ejército de Pitts de medio pelo que le recuerdan, como intentos deshechados de la mano de Dios. Toca Pitt hoy porque sale el payo en los papeles con su peli del anuncio aquel de Mercedes Benz, que era un colegui que era viejo de niño y cada vez que crecía se hacía más joven, el payo. Que lo que venía la cosa a decir es que pijo, que si eres jovenzuelo también puedes comprarte un Mercedes… Se ve que los brainmanagers de la Benz no se han pasado por las Murcias, que desde el 190 E aquí lo del Mercedes no tiene edad.

 

A mi me mola Pitt a niveles de ídolo, por algunos personajes, pero sobre todo por ser parte del top ten de baba televisiva cuando aparece en imagen con algún otro megatop mundial en algún sarao, echándose unas risas, que para eso el payo es el número uno indiscutible. La verdad es que me molaba más antes de su época Jolie y superprole, que me ha plastificado un poco lo suyo de megatop, convirtiéndole en una especie de papi Brady Bunch a la modernen, que le ha frenado; y qué queréis que os diga, en todo esto yo soy muy de Aniston, que la pobre desde que es la Ex Pitt parece que va dando tumbos al más puro estilo Lara Dibildos, como un día describió magistralmente mi bloggero fetiche. Rusty es su climax. Yo quiero pensar que Pitt es muy como Rusty, el amigo de Danny Ocean. Que anda que no sería cañero que en el próximo capítulo de Nesspresso, en vez de una lagartona italiana, llegara Pitt con un bombín corto y una camisa hortera y le birlara entre risas de compadres el pijotico ese pal café en sus morros… y medio mundo a babear.

 

El Pitt de 12 Monos, el Pitt Joe Black… el Pitt hermano de Redford, el Pitt de Thelma y Louise… claro. El mítico Pitt calzoncillero… hay muchos Pitts, y todos son Pitt, que no sé si es bueno o malo, porque desde que descubrí el mundo Es Resines, someto a todo actor a un proceso de resinización que al final todos me parecen resinizados, sin excepción. Por cierto que vuelve Resines en estado puro en la cosa esa del Saturday Night, que, para empezar no estuvo mal, aunque tiene pinta de durarme dos jueves más, a lo sumo. Bueno, pero antes que con Rusty, me quedo con el gitanazo londinense en Snatch, sus mañostias de navajero, y su nervio famero… que yo creo mezcla un poco a Rusty, con el loco de 12 monos. En las entrevistas le vemos centradico, con bigotico de apaletadico americaning, pero vete a saber qué vueltas le ha dado Pitt a la modernitud para llevarlo, el mostachito, digo, y muy enjoliezado, para mi disgusto… aunque igual, gracias a ese proceso de plastificación consigue, a mi juicio, un merecido Oscar. Iremos a ver Benjamin Button, pijo, claro que sí. ¿Conoces a algún semi Pitt? Vale.

.

Foto: Pitt en Snatch

06/02/2009 10:02 achopijo #. sin tema Hay 24 comentarios.

Camareros

20090207221501-untitled.jpg

Bueno, ha llegado el momento de aceptarlo, asumirlo y tomar medidas, si aún estamos a tiempo… que yo creo que siempre se está. La especie autóctona de camarero murcianístico capitalino está en verdadero peligro de extinción. Hay que poner los puntos sobre las íes ya de una vez, o nos coge el tren. Primero fue la avalancha de incorporaciones de camareros sudamericanos al gremio, que se inició en Madrid, donde no fue un handicap demasiado importante, y que incluso ablandó la especie autóctona de la gran capital, donde predominaba el camarero rancio. Aquí hubo un proceso de aclimatación gracioso, pero que no fue serio… y se quedó como a medias, aunque algunos excepcionales logros hay por ahí. A la vez nos invadió la corriente del rollo modernen, con los camaretas de restaurans de plato cuadrao y uniforme negro, absolutamente carentes del pedigree autóctono de camarero murcianístico. Entre una cosa y otra, y la crisis, claro está, el número de ejemplares de verdadera casta se ha reducido hasta que hoy, en achopijo, tenemos que hacer sonar la alarma.

 

El camarero murcianístico tipo es rápido, no sólo en movimientos, sino que goza de una velocidad mental para redirigir chistes provenientes del comensal barrero, gestada tras años de entrenamiento en la fina ironía murciana. Una rapidez que para sí quisieran los Buenafuentes de turno, los más afamados monologuistas del mundo televisivo, o cualquier guionista neoyorkino de telecomedia. Cuentan con dos o tres expresiones que les caracterizan, muletillas que a la par que eficientes de cara al cliente, sirven para autoanimarse a lo largo de la maratoniana jornada laboral. Los más castizos, además, presentan una memoria fotográfica y sonora, que utilizan para reconocer clientes, incluso a aquellos que sólo han sido comensales una o dos veces… los más fajados en la metálica, hasta recuerdan fragmentos de conversación de la primera visita, y visten en su psique un perfil completo del cliente, desde ideología, hasta una lista casi perfecta de amistades que comparten barra con él, y no siempre a la vez. Buen feeling, siempre disposición, bolito a segundo, y sobre todo, un dominio perfecto de la memorización del pedido, de hasta ocho personas por seis diferencias en bebida, que es una delicia.

 

Algunos genios del gremio han desarrollado hasta un alter ego, un personaje en el que apoyar los días de vez en cuando. Recuerdo aquel magnífico camarero de barra en Las Mulas, que cada cierto tiempo hablaba con la voz sostenida en falsete. Una auténtica maravilla de la interpretación camareril murciana, que alegraba los bolitos y los minibocadillos de una forma indescriptible. Habiendo vivido los gloriosos noventa a tutiplenin, en la gran época dorada del camarero autóctono murciano, que era salir del Puerto de la Cadena y añorar ese compadreo con el de blanco y negro, ahora es normal preocuparse, cuando se sale a echar unos trocicos de pulpo y te toca en la barra un amargategui en plan malafollá, que te pone cara de berberecho revenío a la mínima, que parece que uno está en Sevilla engañado por la fama del pescaito, sufriendo al típico camarero máximo exponente de la más falsa gracieja andaluza al más puro estilo sacapuntas, que al segundo ozú ya está uno pensando en la siesta en el hotel. Lo dicho… a ver si Obama, o quien sea, pone cartas en el asunto, que no se pierda la profesionalidad autóctona única de nuestros camareros, o habremos perdido mucho. Vale.

.

Foto: Una barra de esas...

07/02/2009 22:15 achopijo #. sin tema Hay 10 comentarios.

Arte y Cocina

20090209125227-untitled.jpg

¿Hay cultura culinaria en Murcia para restaurantes de alta cocina? Bueno, bueno, bueno, menudo preguntón… No me atrevo a decir que no, que luego parezco el máximo exponente del complejo murcianístico que tanto critico a veces… Una cosa sí que digo, acho, el boom de los cuadraos, cuando había que copietear a los fogones modernen de Madrid en esa última etapa del vivir tutiplenin en la Murcia del ladrillo, escondió un poquico las chispas de verdadero desarrollo culinario en la city del pimentón en los años del kobe. El daño era ir a un cuadrao, que resultaba falso, y que te hostiaran a euros, lo que pinzaba un poco el ya de por sí complejo inicio en la ciudad del mundo de la cocina pensada, estudiada, atrevida, realmente moderna. La dicotomía cocina de pitiminí contra la cocina tradicional, un poco el rollo Adría Vs. Santamaría, tiene tantos matices que situar esa controversia en Murcia es más chungo que determinar si aquí bebemos cerveza por el clima o por arraigo cultural…

 

El sábado pasé el día con Piter (man) en el Restaurante Trapería 30, que nos apuntamos con un par de huevos a un curso de cocina que incluía elaboración de menú y degustación. No es que fuésemos a salir de allí con el gorro de cocinillas, pero una mañana different sí que prometía… y además, había condumio sí o sí, así que los muebles estaban salvados de antemano. Nos atendió Antonio Jesús Grass, chef Murcia, al estilo de los popes, que es orgullo, como obispo de la alta cocina patria. Nos recibió con una camiseta en honor a Miles Davis, que enseguida generó una imagen residual de chef implicado con la cultura, y nos regaló cuatro horas de charla continua sobre conceptos culinarios de la que pudimos extraer dos o tres ideas a almacenar en nuestro disco duro que seguro tendrán uso; el resto fue abrumador, acho. La clave de la cocina es el control, saber el por qué de las cosas… como en casi todo. Está claro que hay una base, esencial, y una vez que sabes los por qués, toca dejar fluir la imaginación… esencial, pero no por sí sola. Échale huevos, que hay tres mil tipos de patatas en el mundo, y elige la que mejor casa con anchoas, olivas, variantes y mayonesa y hazte la ensaladilla platónica, la que se comerían en la Caverna.

 

Abruma eso, pero pijo, ves de cerca el rollo Santamaría… ¿merece la pena meterse a las tres mil patatas? o es mejor usar la espunta, que es la mejor pa to, según dicen las entendidas… Aprendimos el concepto de deconstrucción sobre el papel, metidos en tinta. Asistimos a la deconstrucción de unos huevos fritos con chorizo, que nos pimplamos en quince segundos como primer plato casi en sopa-puré. Sí, sabía a huevos con chorizo… con gusto y original, pero acho, los construidos son mucho como para deconstruirlos. Claro, que te chupas unos huevos con papas y chorizo de primero, y luego poco más puedes disfrutar. Yo sigo pensando que hay para cada momento, y es bueno, para la cocina, y para todo en general, que haya quien ofrezca huevos con chorizo deconstruidos, que nada tiene que ver con comerse unos huevos con chorizo de toda la vida… todo aporta. Me quedo con un blanco del Bierzo que fue un auténtico descubrimiento, y con vislumbrar lo abrumador que puede llegar a ser el arte, en cualquiera de sus disciplinas, y por supuesto también en el mundo de la cocina. Ahora, si cocino yo, os haré unos huevos de toda la vida… los deconstruidos, cuando queráis, pero en Trapería 30. Vale.

.

Foto: Piter (man), en plena elaboración de cookies de chocolate... (las terminé en casa, domingo noche, y qué ricura, pijo...)

09/02/2009 11:00 achopijo #. sin tema Hay 20 comentarios.

¡Tiempo Muerto!

20090210103509-incredibaby.jpg

Acho, cada día se acorta el tiempo. Estoy por contratar un gestor temporal, en plan shopper, pero de la vida y los minutos, que mis niveles de ansiedad están rozando lo soportable por las venarterias, las rojas y las azules, aunque tendría que pagarle con sonrisas. Acho, que llevo unos días que tengo pesadillas y me despierto en el techo de mi habitación, con los dedos de las manos en curva fija… Pero pesadillas que me río yo de Boris Karloff y de Freddy Krueger, y es que hay días de esos en los que se pasa uno los ratos que no se llega y luego, claro, lo pagas cuando duermes, que los glóbulos y las neuronas siguen echando carreras cuando tu le has dado al off… y te la juegan en el subconsciente. Ayer salí del curri con un bocadillo de atún y lechuga, en la boca aún cuando entraba al vestuario a cambiarme para mi reaparición en los terrenos de juego en El Faro 4 - 7RM 3 que echamos en Santiago El Mayor. A la primera carrera casi echo los ojos.

 

Luego corre que te pillo y que hay que buscarle disfraz al Guille, que no venden en to Murcia un body rojo liso para nuestro superbaby, que queremos vestirlo de Jack Jack, que es igualico del tó, y ahí estamos, echando el resto, coche, bibe, zapato que se cae, suena el móvil, tienes hambre, agujetas, sueño, hay que comprar agua, no hemos cogido el correo, llega el recibo de Iberdrola, baja a coger pista, pon la tele que ha muerto Eluana, llamada de curro, habla con tu madre, qué hacemos para comer mañana, hierve verdurica para la cena, echa un vistazo al post, al face, saca ropa de la lavadora, plancha una camisa, dónde están las zapatillas, llama suegra, el bibe de los cereales, llama al Andrés, responde a correos, de repente sensación inconclusa de curro que se clava en el yo, cambia bebé, traje en tintorería, hay que ir al banco, el móvil sin batería… y el libro de Haruki encima de la mesilla…

 

Con tanto que hay por hacer, pijo, que enero nos ponemos todos lista nueva, recogemos iniciaciones antiguas, nos proponemos darles cuerda… pero llega febrero y el tiempo se sigue acortando, y acortando, y pasan las semanas y cada día ves más chungo tener dos putas horas para ir al cine, que es más chungo tener clara una salida a peli que se alineen los planetas, pijo. Pero bueno, no todo va a ser quejarnos, que por lo menos, con la experiencia, en algunos campos vamos sacando puntos a domicilio… y le sacamos algún minuto al tiempo, en plena vorágine. Que lo que antes eran 28 minutos para que Guille estuviera en la trona del coche, su Mclaren guardadica en el maletero y la parafernalia bien recogida para salir con el coche, ahora son 7, y bajando… y en idéntica progresión hemos logrado manejarnos en cambio de pañales, preparación de bibes al punto, vestimenta, abrigo, conciliación del sueño guillístico y merienda, sobre todo merienda, que ayer mismo El Guille batió su propio récord personal en papilla de frutas, bol enteretico en 2,15 minutos. A ver si entre hoy y mañana finiquitamos el disfraz (nos falta sólo el body rojo) y sacamos dos horas para ir a Benjamin Button. ¿Te falta tiempo para todo? Vale.

.

Foto: Jack Jack, clon de El Guille

10/02/2009 10:35 achopijo #. sin tema Hay 28 comentarios.

Motes

20090211095546-geyperman.jpg

Anda que no fuimos de motes, acho, en los años chulos… No sé por qué, pero los cuatro del piso éramos muy de motes, pero mucho. Tanto, que yo creo que la motilización constante fue la base perfecta para el posterior desarrollo hasta límites insospechados del metalenguaje. Los motes son como tantas cosas en la vida, tienen que ir al grano, y no valen medias tintas. Se pueden basar en mil cosas, desde la más mínima intuición basada únicamente en puros y duros prejuicios, hasta el más intrínseco y pensado palabro definidor de una amistad de toda la vida… con la dureza que eso es susceptible de conllevar. El caso es cómo tomárselos, tanto como sujeto de los mismos, como partícipe, y como espectador… que al fin y al cabo un mote se hace, no es innato, aunque algunos lo parezcan por buenos que son, y su base es que los que lo utilizan ven en la persona motificada una similar imagen residual (anda que no le estoy sacando partido al concepto Wachowski este).

 

Yo he sido El Guiri por mi pelo blanco y piel roja en los veranos, y los amiguetes de la playa me llamaron un tiempo El Fantasma, que soy mentiroso compulsivo Sacro Impero afuera y exagerado a niveles estratosféricos aquí en mis Murcias… lo que me ha valido la fama y que me pase como al pastor del cuento con el lobo, como por ejemplo con lo de mi lejano primo Iván, voz de Will Smith, como principal consecuencia de mis cuentos panochos. También me han llamado Chuster, de crío, pero como al 90 por ciento de los zagales rubios que jugaban al fútbol en Murcia en los ochenta. En el piso la derivación de mi nombre fue una cadena de aportaciones, como pasaba casi siempre. De mi segundo apellido trascendió la progresión, en Marín, por Gil- Marín, presidente del Atleti. Cosas… y de Marín, a Marín Chiquín, obra de Marcos Ruiz, ese genio de la progresión motil, sin un motivo claro, aunque yo lo achaqué siempre al cariño. De Marín Chiquín, a Chiquín a secas, y de ahí a Chic, diminutivo que debo, creo yo, a una mezcla de uso de Vol y Soni, compis de piso. Vamos, que menos Yayo, ya de por sí mi primer mote, y mi nombre verdadero, me llamaron de todo. Lo de Yayo viene porque mi padre tenía un compañero canario en la mili, y cuando nací, me llamaba Yayo, en plan canario… luego mi padre siguió con la cosa, y yo, en cuanto hablé, decía que me llamaba Yayo, y punto.

 

En Murcia los motes de los profesores de Maristas eran casi personajes de cómic, que estaban escritos por toda Murcia… sobre todo el Topeca ese. En mi cole, aprovecho para desmentir una vez más que yo no fui nunca a Maristas, no éramos tanto de motes, pero siempre se oía eso del seispelas, porque era más que duro… que menuda patraña. Desde el primer día de carrera, sólo unas horas después de conocer al piso… El Sefardita, Tetasdelademarrón, Morralla… y los clásicos de toda la carrera: Faz, o El hombre más guapo sobre la faz de la tierra, mote largo pero plastiquísimo… El hombre que hablaba desde el fondo de una gruta, o Gruta, El hombre cuyo fin, en versión extendida: El hombre cuyo fin en la vida es abrazar a Silvia o El Geyperman… y otras bonitas derivaciones, como la acaecida con nuestro amigo El Neutro. Le conocimos en un partido, en el que se peleó con todo quisque… por eso le motilizamos como El Peleao con la Humanidá, de ahí, por vaguería pasó a ser El PH, y de PH a PH Neutro, y de ahí a Neutro a secas.

 

Los del piso… Sans, Sansonite, Sonite, Ite… Vitor, tuvo la mala suerte, o la buena… de pasar un papiloma que le hizo cojear dos semanas… al menos. De ahí que le llamásemos cariñosamente El Tullido, mucho que ver con el peliculón Sospechosos Habituales. De Tullido a Macrotullido, aportación del señor Marcos Ruiz, de ahí, a Mac, Macrot, y Tuch, abreviaciones varias. A Bernal le llamábamos El Gafas, y también utilizamos, aún, derivaciones sueco-eslavas de su primer apellido y las consiguientes abreviaturas, sin un origen claro: Olivariksson, Iksson, Ivic, Iviksson… según estados de ánimo. Motes… y los que se quedan en el tintero… En los amiguetes Murcia calar, lo que es calar, sólo el de mi compadre El Rojo, huguico… Lo demás ha sido muy volátil, excepto lo de Andrés, que eso de El Andrés, acho, es un mote en sí mismo. ¿Qué motes recuerdas? Vale.

.

Foto: El Geyperman era, más menos, así...

11/02/2009 09:55 achopijo #. sin tema Hay 38 comentarios.

¡Viva la Vida!

Esas pequeñas cosas que disfrutamos, muchas veces casi sin percatarnos, porque son normales, habituales… son como la pizca de azúcar que Mary Poppins nos enseño para vivir la vida con el toque necesario… Van tres posts de pequeñas alegrías diarias… y hoy, toca, para poder gritar: ¡Viva la vida!

El primer beso de la mañana, una toalla caliente, ver caer una hoja seca, mirarse en el espejo y sonreír, empezar un libro, meter el brazo entre los cojines del sofá, estirar los pies hasta oírlos crujir, hacer una bomba en la piscina, que te ofrezcan un bombón, la sonrisa de un desconocido por la calle, la mirada de una chica que pasa en el autobús, la carrerica para cruzar cuando el semáforo parpadea, el sonido de las ruedas del coche por la tierra, aparcar en zona blanca, encontrar algo que no buscas, buscando algo que no encuentras, una canica en el bote de lápices, una foto antigua quemada por la luz, dejarse caer sobre la cama con los brazos abiertos, ver volar una cometa, madrugar un domingo, el olor a chocolate, hacer un mate imaginario sobre el dintel de una puerta, esconderse debajo de la cama, un guiño de ojos, encontrar una vieja libreta de notas, el mail de un amigo entra mucho spam…

 

El sonido de una gaviota en el puerto, y el chinchineo de los mástiles, el ruido del viento en el mar, el calor de una bufanda un día de frío, una carta manuscrita en el buzón, pasar la bola en padel lanzándose al suelo, un tiro fuerte al larguero, el recuerdo de aquel gol, una tele antigua, recuperar un recuerdo olvidado, terminar un libro, la luz al salir del cine, deshilachar una hoja de romero para oler a campo, la flor de un cactus, y el vuelo de dos tórtolas entre los pinos, el pan caliente, la horchata fría, el olor a almendra molida, y las primeras flores de azahar. Las luces de los rascacielos al atardecer, el aviso de un peatón por una puerta semi abierta, el beso de dos novios en un banco del parque, ver a los niños correr, una canción que te hace suspirar…

 

Un coincidencia total, ver escrito el número del año que naciste, una matrícula de Murcia lejos de tu ciudad, pasear sin rumbo por ciudades nuevas, no llevar reloj, ni móvil, ni tener cercana obligación, una pelota hecha con bolsas de plástico y fixo, abrir una lata de atún con abrelatas y chuparse el aceite de los dedos, sacarle el corazón a un tomate, cogerse las mangas de la camisa cuando te pones el jersey, el cojín de encima de la barriga en el sofá, acariciar su pelo mientras duerme, el ajete de las migas, el chocolate del sandy, la palomita dulce quemada, las veletas de los edificios, la escarcha en las hojas de morera, pisar sólo las losas blancas, el olor a guiso de ternera, el hielo del gazpacho, darle de comer a las palomas, mirar hacia arriba en las calles de toda la vida y descubrir nuevos balcones, encontrar pulseras guardadas hace años, un póster viejo, doblar un clip, los mordiscos de un cachorro, una flor entre las hojas de un libro, cerrar los ojos al sol, un viejo graffiti que resiste al tiempo, saltar una valla, chutar una piedra por el mismo carril de losas, un nuevo comentario en el post…

 

Vídeo: Viva la vida! Coldplay

12/02/2009 16:39 achopijo #. sin tema Hay 23 comentarios.

Perlicas Febreriles

20090213100132-benjaminbutton-poster.jpg

- Ayer fui a ver a Benjamin Button, y me impresionó. Le ves de bebé y sientes la tristeza de ver a un anciano moribundo... Le ves de anciano, y sientes la ilusión de un niño... y sólo por las experiencias que conoces sobre su vida... Es la VIDA, acho, la VIDA en una película. Vaya lagrimones…

.

- Los políticos sin conciencia, que dejan sin agua a 70.000 familias, y todavía se lee por ahí que Murcia tiene que dejarse la agricultura... menudos visionarios que tenemos por aquí. Yo, con Martínez. Que dejen ya de tomarnos el pelo los del Estado español. En el próximo Consejo de Gobierno cambiamos el Región de, por País de, y a por ellos.

.

- Todo por convertir al Guille un día en Jack Jack. Lo que he encontrado es disfraz de Mr. Increíble, que igual me lanzo y me disfrazo, que haremos unas fotos chulas.

.

- Así, en un plis, tengo 160 amigos en el feis. Yo creo que a un importante 90 por ciento les conozco, y les saludaría por la calle. Incluso me pararía a hablar… aunque algún hastalueguero hay por ahí. Lo mejor, saber de mis primicas, que me hace mucha ilusión.

.

- El otro día hablé con la Conch un ratico. Qué payica es, pijo, que fue a defender al Murcia y to. Espero que en Miami estén listos para su llegada. Pero listos.

.

- Tengo pesadillas. Me despierto escuchando el móvil, y con la sensación de curro inconcluso… como desorientado. Unido a mi estado perenne de ansiedad vital, a veces siento que se me sale el corazón por la garganta. A ver cómo sigue la cosa… Si fenezco le lego el blog a bernal, y que él lo actualice.

.

- Felicidades desde aquí a El Adversario por su cuarto cumpleaños. También quiero felicitar a Vol. Así, porque me sale de los cojones. Felicidades, Vol, amigo.

.

- En la puerta de Julián López, esperando a Pilar, cansado… paso diez minutos viendo gente pasar por la Gran Vía. Una chica y un caballero dialogan a un metro y medio de mí. No les escucho, pero de repente hablan de prensa… de gabinetes, con emoción… no llego a desentramar nada, sólo algunas palabras clave: Pedro Antonio. Puerto Lumbreras. Sale todos los días en La Verdad… ¿Una señal?

.

- Si el domingo hace solecico me voy a coger a Pilaruka y al pequeño Yo y nos vamos a ir a Cabo de Palos a comer al sol del puerto un calderapio que se va a cagar la perra.

.

- Fenómenos de convergencia: Lo hablamos en la sesión de Trapería 30. Los comensales contamos algunos que recordamos como los más gordos… Pues bien, ese mismo día por la tarde, de compras en el Thader, entro al Saturn a comprarme unas pelis para la colección. Jerry McGuire, Kung Fu Panda… y Forrest Gump. El domingo por la tarde la echaron en Telecinco.

.

- Otra espera. Esta vez en la puerta de Victoria´s Secret. Una mamá con su hijo de seis años, y un perraco de esos con cara de morder y no soltar. Se paran a ver unos zapatos en la esquina de enfrente. La mujer ve que el bicharraco se pone de cuclis, y empieza a echar un truñazo negro. Se despista, mira el escaparate así, como que no quiere la cosa, pero rabillo al cagarro. El zurullo termina de salir y se queda allí puesto como un pastelico de tarta de dibujos animados, que casi se veía el hilo de olor putrefacto. La señorona, semipijística y gordica, gira cuello, arremete cuerda, llama al zagal, y echa por la sombra. El truño, allí se quedó… y yo mirando. Menos mal que no soy ginebrino, que tal muestra de falta de decoro me hubiera provocado un desmayo maricón.

.

¿Cómo ha ido vuestra semana? Vale.

.

Foto: Benjamin Button

13/02/2009 10:01 achopijo #. sin tema Hay 11 comentarios.

Llamadas

Acho, ahora te llama al móvil hasta Torrebruno, si uno se despista, acho. Que el móvil ha abierto caminos que no sabemos dónde pijo terminarán es algo que ya vamos asumiendo, pero la mezcla de lo on line, con lo mp4, que si los aifones y la sociedá de la información y to el tema telefonicos está ya llegando a un nivel de crear una comisión de control estatal, como mínimo. ¿Pues no me llama el otro día a mi casa una zagala de Marina D´or? Sí, sí, a mi casa, al fijo, acho, y preguntando por mí, que le faltó decirme qué llevaba puesto... –¿Si? – Hola, buenas tardes señor Delgado, le llamo de Marina D´Or… (Silencio largo con doble parpadeo) – Perdón, ¿dígame? – Si, hola, buenas tardes señor Delgado,  le llamo de Marina Dór, ¿es usted el señor Delgado?... Cómo pijos saben quién soy, dónde vivo y mi número de teléfono fijo que sólo usa mi madre los de ¡¡¿Marina D´Or?!!

 

Acho, estamos perdidos. Ni teoría de la conspiración, ni bledos en vinagre, ni na, acho, que me llamaron de Marina D´Or… Que una cosa es saber que cuando te llama el número oculto ese hay un 90 por ciento de probabilidades de que sea El Corte Inglés, y a eso se acostumbra uno rápido, pero acho, que te llamen por tu nombre desde Marina D´Or acojona más que un ruso expresidiario con el mono debajo de tu cama. Quería venderme una casa, la paya. Le dije que no, que yo veraneaba en Almería, mintiendo cual bellaco… Luego pensé que me habrá tomao por gilipuertas, como si no supiera ella dónde veraneo… ¿He puesto alguna vez algo de Marina D´Or en el blog? Es que sigo dándole vueltas, que creía yo que la LORTAD nos protegía de estas llamadas.

 

Lo de que me llamen sudamericanos de Vodafone y MoviStar ya empieza a ser algo cotidiano, así al móvil, a mansalva y sin aviso: - Hola, soy Humberto y le llamo de Vodafón para ofreserle el nuevo plan tusamigos y recordarle que ha sido benefisiado con… - Che, che, che, che!!!! Acho, para el carro, amigo. No me interesa. –Pero si es que… -No me interesa (Botón rojo). Una vez creo que me llamó el mismo payo, que se había ido a la competencia. Que si un plan no se qué, que si un móvil nuevo, que si puntos de tal y cual, que si se qué plan llevo… Acho, que coñacico que pegan. Si me cambio alguna vez lo haré a la compañía que me prometa que no me van a llamar a preguntarme por el plan que llevo.

.

Otra llamada que me ha tocado la fibra esta semana ha sido la del Plus, acho. Me quité cuando la cosa se puso fea, pero los pajaruelos no se rinden así fácilmente, que en cuanto alguien se quita suenan las alarmas y empiezan la nueva estrategia. Al minuto me llama una zagala y me dice que me vuelva abonar que ahora iba a pagar 11 euricos durante dos años. Pero me llama a mi móvil, ojo. Sí, sí, que, o es la misma que la de Marina D´Or, que sería lo más lógico, o soy el hombre más fácil de localizar del planeta. Le dije que eran unos impresentables y que hiciera el favor de no darle mi teléfono a nadie más, hombre, que ya está bien. Le dije que desde ese momento Marina D´Or y el Canal Plus pasaban a mi lista de enemigos acérrimos, junto a los vigilantes de la O.R.A. No se cómo se lo tomaría. Yo le di al botón rojo, que menos mal que los móviles aún lo llevan, que sin él, estaríamos perdidos... ¿Te tienen localizado al fijo y al móvil? Vale.

15/02/2009 11:10 achopijo #. sin tema Hay 5 comentarios.

Santa Apolonia

20090216093752-n1384389884-283488-8849.jpg

- ¿Qué tal te salieron las cookies? Mi compadre Piter (man) se topaba de frente con lo que supone ser un personaje achopijero público gracias a este blog, cuando el sábado noche, en la cena de Santa Apolonia, patrona de los dentistas le preguntaron a bocajarro por sus cookies elaboradas en nuestra mañana culinaria del Trapería 30, posteado aquí mismo… La pasamos grande, que hacía tiempo que no nos marcábamos unos bailoteos, con Pilar radiante. El Siete Coronas es como un agujero temporal en medio de la vida murciana, que uno pasa el hall, y está en un halo permanente de sarao murcianístico… que han pasado tantos convites por esas paredes que ahora mismo yo creo que si vas al salón hay algo montao. Pero bueno, los que las montan bien son los dentistas, acho, que desde que tuve a bien acudir el año pasado a Los Felices a su capea, siempre que el Piter (man) me dice mu, allí vamos, que como lo mío con Sanidad roza de refilón, me encuentro cómodo entre dontólogos, que yo les quitaba la o, porque van todos con una pinta de señores que le pega más lo de don-tólogos, acho, que menudo porcentaje de bigotones clásicos había.

 

No sé cómo irá la crisis por el Siete Coronas, pero acho, salí al aseo un momentico y eché un ojo por el restorán ese que tienen allí, que se come un arroz estupendo, y estaba a tutiplenin. Sí, sí, llenico. Me quedé ojicos con eso, porque no sabía yo que la peña iba a cenar allí así, porque sí. Cenamos correcto, que tampoco era cosa de exigencias culinarias, que la noche de Santa Apolonia es para otros menesteres. Habló Oscar Castro, el dontólogo de los dontólogos murcianos, habló el presi, respaldando a los dontólogos y todos felices… o casi todos, que algún luchador había por allí con cara de malas pulgas. Espero que Santa Apolonia sepa perdonar a esos que se toman las cenas de patrona como largos tentáculos del puro y duro laburo diario. Pero bueno, se cuenta con ello. Los dontólogos tienen la suerte de contar entre su gran familia con Alejandro, el fenómeno extraño, que con un pimiento en el corazón, cómico, monologuista, maestro de ceremonias patriomurciano, fue el director del sorteo de regalos.

 

No sé qué pijo hacen en la 7 Región de Murcia que no tienen a Alejandro presentando un late night show ultrahuertano haciendo gamberradas con estilo, y dejando una y otra vez a los papanatas de Caiga Quien Caiga en ridículo… El olorcillo a tongazo se pegó a los postres… pero siendo Alejandro el MC, todo se naturalizó, y en nuestra mesa cayó un portaminas mu bonico. Luego, pues bailamos, que había un pincha en plan bodica, con camisa Tom Jones incluida. En la pista había nivelazo del bueno, del de casta, que La Opinión recibió un premio bien merecido, y allí estaba su dire, dispuesta a quemar los tacones, con un sentido del humor digno de alguien que no dirige un periódico. También estuvo por allí San Valentín, compañero de Santa Apolonia, en noche de santos, porque también estuvo allí Santa Pilarín. Charlamos de Rugby, ánimo a esos luchadores que se fajan para que no caiga en saco roto su pasión, de Águilas, de su puerto, de las playas de Lorca (acho, qué ganas de ir a las puntas de Calnegre), de barcos, de Karabatic, tema del día… y no mucho, gracias a Santa Apolonia, de dientes, ni de Sanidad… Así que volveremos, si se tercia. Vale.

.

Foto: Nuestra mesica (foto: Gloria Nicolás)

16/02/2009 09:37 achopijo #. sin tema Hay 11 comentarios.

El Caso Karabatic

20090216143232-karabatic-welcome.jpg

La comunicación institucional se vertebra sobre pilares endebles. Es una lástima con la que tenemos que lidiar día a día quienes estamos en primera fila, trabajamos para el periodismo, y constantemente nos confunden con el enemigo de la información, con periodistas vendidos, o políticos, que tratamos de adornar las acciones de nuestro Gobierno y ocultar las debilidades… Habrá quien base su trabajo en gabinete en esos principios obsoletos, y no hay enemigo mayor para todos, que quien manipula la información… pero tampoco es enemigo pequeño quien se adelanta a esa situación y busca la información como si estuviera viciada, antes incluso de conocerla, y sobre todo a la hora de difundirla... y no es que una cosa sea causa de la otra, que aquí entramos en la eterna discusión del huevo y la gallina. Así, es la propia prensa la que condena a la endeblez a los gabinetes, quizás porque prefiere utilizar la información a su antojo, y no en aras de la objetividad que debería ser sujeto de toda información institucional. La mejor relación posible entre periodistas es la profesional, una situación que por desgracia, se da muy poco en el periodismo de hoy. Esta debilidad es aprovechable, por unos y por otros, y de momento jugamos todos en un campo que más o menos mantiene la balanza pareja, debido a la flagrante falta de profesionalidad en todas partes, y sobre todo a la diferenciadísima y variada oferta informativa.

 

Realizar una buena campaña de marketing viral con el sustento de la comunicación institucional del Gobierno no es una buena idea, si analizamos concienzudamente las teorías de la comunicación institucional, porque la merma de credibilidad que provoca puede abrir agujeros nuevos, difíciles de tapar, y a la vez, ofrecer a quienes están empeñados en desacreditar la comunicación institucional un resquicio que apoye su lucha… Debo dar la razón a la teoría periodística, en mi esfuerzo para fortalecer la profesionalización, ya que estoy seguro, de que es la vía a seguir para mejorar las informaciones, y a la vez, para  mejorar la comunicación institucional, en este Gobierno, y en todos… Pero no puedo, ahora que hemos asistido al Caso Karabatic, dejar de utilizarlo para criticar a esos que han saltado como perros ante esta forma de comunicar, sintiéndose engañados, utilizados, mordiendo el mismo polvo que ellos generan cuando manipulan la información a su antojo, incluso después de que se les haya facilitado con toda la profesionalidad del mundo. Ellos, al menos, tienen la suerte de poder responder… pero cuando leemos o escuchamos las barbaridades que difunden algunos medios a veces, realizando un ejercicio de manipulación con todas las letras, los profesionales de la comunicación institucional no tenemos un editorial en el que defendernos.

 

Profesionalidad… sí, pero para todos. La diferencia, además, está en que los medios tienen su propia credibilidad, y por eso tienen lectores tipo, lo que les otorga de un poder mayor incluso que el propio poder de informar, mucho más importante que el que tiene el propio Gobierno como institución en el campo de la información. Sin embargo, y es paradójico, el uso responsable de ese poder es exigible únicamente al Gobierno… Al medio, hoy en día, no es exigible, porque los lobbys del cuarto poder están más que asentados en las corrientes de opinión que viven como un parásito irreductible en el seno de todos los medios de comunicación del país… libertad de prensa se atreven algunos a llamarlo.

 

Dicho esto, todo Karabatic está bien, el personaje, la contextualización, la idea… pero creo que no se ha calibrado consecuentemente el tema de la presentación, y el sustento institucional con el que se presentó la campaña. En un sistema de comunicación profesional, perfecto, no habría tenido cabida, pero en uno imperfecto, la ha tenido, de hecho, y lo que ha pasado ha sido aún peor que la propia utilización del personaje, que cada uno ha hecho la lectura que más le ha convenido, sin importar el fondo, ni las vergüenzas que han quedado de manifiesto, de paso. ¿Nos conviene la perfección en la comunicación? En un sistema ideal podríamos inventarnos a Karabatic, pero no tendría sentido, porque no le haríamos más caso que a cualquier otra noticia, o personaje sujeto de información… En un sistema imperfecto, inventarse a Karabatic, aunque atenta contra la tendencia utópica de la perfección en la comunicación, funciona como revulsivo, levanta ampollas, logra que se hable del asunto, provoca editoriales, suscita peticiones de dimisión y genera opinión… ¿Eso es lo que se busca? Pues no se lo den, señores de los medios, porque están con el anzuelo metido hasta el píloro y son ustedes víctimas de su propia parasitación de la profesión.

 

A mi ya no me sorprende nada, ni siquiera que esto se convierta en una herramienta más en el desarrollo de la comunicación. Los medios evolucionan, como todo, alimentándose de las oportunidades que se derivan de la propia evolución del medio, y es lógico que así sea. Que nadie se sorprenda pues de que el periodismo, en todas sus vertientes, evolucione hacia la utilización de recursos que atentan contra la inicial y, hoy por hoy utópica, deontología profesional… Lo que no se puede pretender es que unos hagan camino al andar, y otros se limiten a andar por el camino ya andado. Aunque sigamos destrozando esta bonita profesión, entre todos. Vale.

.

Foto: Vladimir Karabatic

16/02/2009 14:32 achopijo #. sin tema Hay 17 comentarios.

Submarinos

20090217093141-300px-peral-submarine-cartagena-2ces-2007.jpg

El sonido ese del radar de los submarinos en las pelis… acho, igual es el sonido que más me mola del mundo. Si fuera un rico extravagante tendría en mi chalé de Marbella una habitación decorada en plan submarino de guerra y con el sonido ese (pliiugh… … … pliiugh… … … pliiugh) constantemente sonando, en plan hilo musical. Que anda que no molan las pelis de submarinos, y el marinero guapo que se cabrea y se va al camarote a echarse así con el brazo detrás de la nuca en la camica esa de submarino. Los militares más militares de todos los militares son los que acaban en los submarinos, que luego, como están en casadios del fondo de los mares la confusión de las órdenes que les llega por Morse arma unos tacos que menuda lían para confirmar los códigos (pliiugh… … … pliiugh… … … pliiugh) y al final la cosa siempre termina con que el segundo de a bordo relega al capitán, porque se le iba a ir la pinza lanzando misiles. Submarinos, acho, qué mundo… y todo gracias al paisano Isaac Peral, el cartagenero universal, que inventó el submarino torpedero. (pliiugh… … … pliiugh… … … pliiugh).

 

Pues resulta que dos submarinos ultramodernos, con la tecnología más chulística del momento en sonar, radar, gepeese y suputamadre, que no quiero ni imaginarme los eurazos que costarán esos máquinos y cómo pijo se utilizarán si ya me sorprende que un puto móvil haga fotos en las que se ven los poros, se la han pegado en pleno Atlántico. (pliiugh… … … pliiugh… … … pliiugh) Sí, sí, que se han chocado. Ahí lo llevas, acho, eso por no poner unas ventanicas bien curiosas por las que otear, que digo yo que al menos con los ojicos se podrá ver venir a un submarinazo de guerra por el retrovisor… Daría lo que fuera por conocer las teorías de la tripulación de uno y otro submarino cuando chocaron… que si una ballena, que si el grumete se ha liao con la profundidad, que si ha sido un chorro corriente, un calamar gigante, un container… (pliiugh… … … pliiugh… … … pliiugh) O si ambos, tras el choque, y para evaluar daños, subieron a la superficie y allí se miraron por los periscopios (porque supongo que seguirán teniendo periscopio a pesar de tanta tecnología) y se descubrieron. Me imagino a los segundos de a bordo, ya como capitanes, con las ventanillas bajadas discutiendo tras el choque en la superficie: -Acho, qué, que no sabes por dónde pijo vas - Me dices a mi, pero pijo, ¿es que no había océano?… ¿es que no había océano? – Que llevas el radar apagao, cenutrio! – Mira que te lanzo unos torpedos y la liamos… (pliiugh… … … pliiugh… … … pliiugh) Vamos, que igual faltó el pelo de Golum para una nueva guerra francobritánica, y nosotros pensando en Karabatic.

 

Aprovechando el tema diré que me molaba recenar en el Subway que había en Brasil, Avenida de, en Madrid. Cuando salíamos por ahí de cutresalsismo terminábamos echando unos subways, (pliiugh… … … pliiugh… … … pliiugh) y diré también que con mi grupeto de la cabecera roja he pasado grandísimos momentos en el Das Boot, más conocido como El Submarino, mítico pub murcianístico tasquero, (pliiugh… … … pliiugh… … … pliiugh) o quién no se ha tomado alguna vez un submarino de whisky en un tanque de cerveza, y me juego un brazo a que el grandísimo Sushi de Anguila va a hacer un comment en este post en el que vamos a aprender algo interesantísimo sobre submarinos, no sé si de guerra, japoneses, o algo de eso, pero me lo juego con más calma que el Mar Menor en septiembre. ¿Cómo has visto eso de que choquen dos submarinos en medio del océano? Vale. (pliiugh… … … pliiugh… … … pliiugh).

.

Foto: ¿No quedaría bien el Submarino Peral pintadico de grana?

17/02/2009 09:31 achopijo #. sin tema Hay 27 comentarios.

Lo de los Deportes

20090218122510-deportes-tve.jpg

¿No habían terminado ya con el descifrado del genoma humano? Acho, pues que cojan el gen ese de las mujeres que les hace hablar justo en el preciso instante en el que empiezan los Deportes y hagan algún arreglo, que al menos las niñicas que nazcan ahora no tengan lo de los Deportes, que algún divorcio evitamos. Acho, es para estudiarlo. Es matemático… Pasa la cortinilla que anuncia los Deportes, sea la cadena que sea, que ni en Cuatro cuando los ponen antes de las noticias se libra uno, y ellas empiezan a preguntarte, y ojo, da exactamente igual que lleves 15 años diciendo con buenos modos esa manídisma frase: - ¿Lo hablamos después de los Deportes? … o esa otra: - Los depoooooortes… Con cara ya de no saber a qué recurrir. En mi casa ha habido días que ha sido empezar los Deportes y superpilarín empieza a sacar tema sobre planes inmediatos o futuros, a la vez suena su móvil, mi suegra, y a la misma vez, mi querida mami, al Onogratis… Que es que yo creo que el gen actúa in crescendo conforme más interés tiene el hombre por la información deportiva.

 

Es un gen que se retroalimenta del daño que provoca. Es como una retroalimentación causal, basada en la teoría del no es para tanto que forma, grosso modo, el sistemático método de discusión femenino ante nosotros… en una conjunción perfecta para prender la mecha una vez que el vaso de agua recibe la última gota de discusil, ese metafórico líquido que nos van metiendo poco a poco en la psique nuestras contrarias. Cuanto más interesan los Deportes, más surge la conversación, y más importante es el tema en cuestión. Está comprobado. Es como una búsqueda irrefrenable de la chispa que prenda la mecha, en ambos sentidos. Con esas, si los presentadores de los Deportes pudieran vernos igual que les vemos a ellos, desde la tele, serían, de largo, los que más discusiones estúpidas entre parejas han presenciado.

 

Luego están las diferentes estrategias a seguir, si uno puede dominar la chispa… que es casi siempre, al menos en mi caso. Lo de irse a la otra tele es absurdo, porque el ataque se produce aunque ellas no estén en la misma habitación, y para ejemplo, el de la llamada de teléfono, que además suele lograr un doble prendimiento, el que se da en casa de la llamante, y el del llamado, en mi caso, marido & hijo. Lo de hacerse el sueco tampoco es aconsejable, porque la chispa la prende ella… aunque hay verdaderos maestros de la estatua… Yo, con mi ansiedad, no puedo, porque no se escuchar la tele si alguien está hablándome. El que tenga esa habilidad, bueno, puede usar la estatua. Yo suelo perderme un minuto y medio de los Deportes siempre, para hacer caso directo justo cuando el gen se muestra, y suele dar resultado, al menos un 80 por ciento de las veces… Si tras el minuto y medio el gen sigue moviendo los labios de ella… o doy por perdidos los Deportes, o se lía.

 

Siempre he creído que no lo hacen a propósito. No sé si seré un ingenuo… pero no creo que ellas, con lo buenas que son, y con lo que nos quieren, hagan lo de los Deportes a malahostia. Además, si alguna vez lo hacen, se les nota, y entonces suelen rendirse, porque se sienten culpables… ¿A ti te hacen lo de los Deportes? Vale.

.

Foto: ¿Será por lo de los Deportes por lo que le tengo manía a Manu Sánchez?

18/02/2009 10:44 achopijo #. sin tema Hay 29 comentarios.

Estereotipo para Murcia

Dicen que en pocos días toda España conocerá a Vlado Karabatic. Está buscando un estereotipo para Murcia, y que nos conozcan a través de él... No sé si dará con la clave... y tampoco sé si quiero que la encuentre... que siempre he dicho que eso de vendernos mal tiene sus ventajas, que a más tocamos. ¿Qué os parece este personaje? Me interesa que los achopijeros de fuera hoy veáis el vídeo... intuyáis por dónde van a ir los tiros con esta campaña... y si puede ser, echéis una mano con la búsqueda del estereotipo dando vuestra opinión. No es por na, acho, pero este pequeño blog es un intento constante de estereotipación murcianística. Pues eso, fuera de polémicas, animadversiones personales, política... ¿qué os parece esta incipiente campaña? ¿qué os parece el Vlado? Vale.

Vídeo: http://murciaencuentrasuestereotipo.com

19/02/2009 09:34 achopijo #. sin tema Hay 69 comentarios.

Hoteles

20090220102514-keycard.jpg

Yo soy feliz en un hotel. Iría a un hotel a estar allí, sin más. Ya os conté mi absoluta devoción por los desayunos bufé de hoteles, hotelitos y hotelazos. Pero hoy hablo de lo que es el Hotel, acho, el Hotel en sí. De todo, lo mejor, de largo, con mucho, es el minuto de llegada a la habitación, sobre todo si uno no conoce el hotel. Sólo puedo comparar la emoción, la ilusión, y el interés con el que uno inspecciona la habitación al llegar, con el de entrar al salón el día de Reyes con 5 años… ir abriendo cada regalico, es igual que ir mirando el baño, abriendo los armarios, el minibar, la carpetica con la información… Después de esa primera inspección, uno coge y se tira a la cama con los brazos abiertos, que cierras los ojos y te dejas engullir por las mullidísimas almohadas, en esas camas de kilómetros, que te abrazan… y entonces pasamos al tercer gran momento, que es encender la tele y comprobar cuantos y qué canales se ven. Siempre hay una bonita sorpresa televisiva… o todo el Plus en abierto, o un canal de deportes alemán que da un partido inesperadísimo… o incluso sistema de videoclub.

 

Menudas duchas. Aunque alguna requiere conocimientos de ingeniería avanzada para utilizarla correctamente, pero menudas duchas que ponen, los payos. Luego es importante tener suerte con lo de las toallas. Hay dos tipos de hoteles en el mundo: Los Pañueleros y los Sabaneros. Esto es, los que ponen toallas que parecen pañuelos, y los que ponen toallas que parecen sábanas. Si me toca un pañuelero, es una putada, pero bueno… que la toalla más grande no coge ni pa la cintura, acho, que son todas como pa los pies. Pero cuando toca un sabanero… Ahhh! Que sales de la ducha y dan ganas de irse a la calle con la toalla, te la pongas como te la pongas, que uno se siente un decurión romano recién salido de las termas… que si dejan una corona de laurel en el lavabo yo me la pongo. Luego está el síndrome viagrilístico de todo hotel medio, que es estar en un hotel y ponerse uno como una Rieju, que sales de la ducha con el toallón, la corona de laurel, y ves la camaca esa… y ponte tontica son segundos. Fresas, champán… y que me llamen al móvil.

 

Los botecicos de champú, que uno se lleva siempre, y nunca se gastan, pijo, con lo pequeños que son… y el peinecico ese, que se peina uno mejor que James Dean con él, y el pack de higiene dental, acho, que como todo pack me maravilla… y hasta el plastiquico que ponen en el water le da un toque de pulcritud que habría que estudiar transportar esa idea a otros menesteres… igual si le pones el plastiquico con la cruz azul a la tele se ve de otra manera toda la telemierda que echan últimamente… Es cuestión de probar. Los hoteles y sus cosicas, acho, qué bien, y qué ganas de echarme un hotelismo pronto, con nuestra cunica de viaje, y to.

 

Aunque no todo es un camino de rosas… que hay dos cosas, sobre todo dos cosas, que me ponen venas en los hoteles. Pero venas, que con mis ansias no es mocopavo. Así que con esas dos astillas lo que hago es tratar de cederlas como que no quiere la cosa, y que sea Pilarín la que gestione. Una es lo de la llave. Ya el tema de la Recepción me incomoda… antes, cuando no todas las llaves eran una tarjetica, era peor, porque cabía la posibilidad de que fuera una llave normal y corriente… Pero ahora que todas son tarjetica lo tengo claro, paso y me hago el sueco. Porque no puedo con eso de meterla y que la luz roja siga fija, impertérrita, mientras tu cargas equipaje y tu corazón palpita por entrar a vivir el momento habitación, y no hay manera. Meter, sacar, mirar, soplar, raspar, meter, sacar, luz roja, dudar, tercer intento, mirar el pasillo por si pasa alguien… ¿Bajo a recepción?

 

La otra cosa es lo de las cortinas esas que tienen los hoteles, pijo. Que ponen un papelorio gris así como de plomo, que para abrir la ventana hay que romper las cortinas sí o sí. Que anda que no he roto yo cortinas de hotel. Acho, que le ponen un palico así fino pa mover el plomo ese, y minuto uno, o rompes el palico, o fuerzas con el brazo el cortinón. Lo mejor es dejarlo to a oscuras y jugar con los juegos de luz, que esa es otra, tocas un interruptor y a saber cuantas y qué luces se encienden… Hoteles, qué maravilla. ¿Qué te gusta y no te gusta de los hoteles? Vale.

.

Foto: No me llevo bien con las keycards

20/02/2009 10:25 achopijo #. sin tema Hay 13 comentarios.

La Charo

20090222094913-charojune.jpg

En plena búsqueda del estereotipo murciano no he podido dejar pasar la oportunidad hoy para recordar a Charito, musa de Achopijo, El Blog. Sí, sí, nuestra Charo, la murciana más universal que hemos parido en en el siglo XX, con mucho, y de largo. Charo es la de la frase, en todas sus versiones: -Eres más famosa que la Charito. Roza los sesenta, aunque su edad, como la de toda gran estrella, es un misterio. Charo vive en Estados Unidos y no sale a la calle sin ser reconocida. Su canción ‘Cuchi, Cuchi’ es un éxito absoluto, tipo Los Pajaritos de María Jesús, pero en los América, incluso más. Charo es la española más famosa en América, pero que podemos reírnos tranquilamente de nuestra Pe, gane o no gane hoy su Oscar. Tanto, que os sitúo: Maryland, High School, clase de español… En el aula una gran bandera española, un mapa, y una foto enorme de Charo, con su nombre recortado en letras de cartulina… Concepto Charo – España. Bueno… pues Charo, amigos, es murciana, pura y dura. La primera murciana que salió en la Wikipedia. Con cientos de miles de descargas en youtube, y otras tantas mil entradas en google.

 

Las malas lenguas dicen que se casó con 15 años, con el buscatalentos Xavier Cugat, que fue quien la descubrió. Dejó las murcias cuando ya era una virtuosa de la guitarra y el flamenqueo, pero su vida le aguardaba otros menesteres. Ostentosa, provocativa, tetona, murciana, famosa, americana desde el 77, Charo nos dejó frase mítica y desapareció en el pindongueo mediohollywoodiense. Pero como buena murciana, lleva su tierra cosida a su corazón. Sigue comprando habichuelas donde puede, en su retiro star system, y aún recuerda con nostalgia su hermosa Murcia, con la que ha conquistado el mundo, aunque muchos de sus paisanos creíamos que únicamente hablabamos de ‘La Charo’ como una frase hecha, sin historia…

 

Los de mi generación no hemos tenido la oportunidad de conocer a Charo en toda su dimensión, y ahora, con Karabatic buscando estereotipos, Charo renace de sus cenizas, porque menudo estereotipo en potencia que tenemos con ella, acho. Y ojo, que el caso es que al verla, su cara suena de toda la vida. Pero de Murcia, pijo, de verla por ahí por el Corte Inglés y las Flores. Porque se le ve Murcia en la mirada y al verle el desparpajo con su ‘Cuchi Cuchi’, uno entiende cómo ha sido esa gracieja huertana con lo que ha puesto a América a sus pies…  Charo, la murciana que conquistó América.

 

Hace ya algunos años que Charo salió en mi vida, pero ha sido hoy cuando sale definitivamente para no volver a morir, pasa directamente al top de personajes que admiro, y se convierte, de un plumazo, en la musa de esta humilde columna. Charo vive en Hawaii y fue la primera mujer del mundo que se casó en el Caesars de Las Vegas. Habla dos dialectos de chino, inglés, sueco, español y japonés fluido, ojo. Allí estará, buscando habichuelas para hacer un arrocico huertano… y esperando a que alguien se digne a invitarla a volver a Murcia, a contar su historia y dejar perplejos a los treintañeros de a pie. Charo, mil besos pa ti, pijo, y espero que algún día podamos disfrutar tu ‘Cuchi Cuchi’ aquí, entre paisanos. ¿Conocías a La Charo? Vale.

.

Foto: Charo

22/02/2009 09:47 achopijo #. sin tema Hay 25 comentarios.

El Síndrome Mirinda

20090224092534-news46256.jpg

Acho, nenes, ayer casi me da un síncope treintañerístico profundo… Menos mal que uno ya ha ido haciéndose ideas poco a poco, pero es que la vida puta no deja de sorprendernos. Ayer coincidí una noche más con Thais Villas en El Intermedio, y no es que sea seguidor, pero últimamente en ese momento zapping absoluto de las 21.48 coincido con esta chavala que tiene un nosequé, y me la trago. Ayer hablaba la paya de estereotipos ochenteros. Al oír la palabra estereotipo, con mucho, de largo, la palabra estrella del mes de febrero en mi vida, por delante incluso de ‘crisis’, mi atención se centró en Thais y mi dedo gordo dejó de sufrir zapingitis. Fijé sentidos y esperé a comerme ese plato tan amargo como sorprendente que es sentirse fuera del rollo. La cosa era decirle a zagalones de ventipoquicos una frase con palabros ochenteros, en plan Hi-Fi, SIMCA, ye-yé… y Mirinda.

 

Sí, chorradismo máximo… que además la mitad de los palabros eran más setenteros que ochenteros, lo que ya dice mucho de los guionistas sexteros, esto es, que se creen más jóvenes de lo que son confundiendo, na menos que dos décadas, los payos. El caso es que lo de la Mirinda me tocó el píloro. No sé ustedes, achopijeros de pro, amantes de nuestros ochenta, si estarán conmigo, pero si tenemos uno o dos estereotipos grabados a fuego que definan esos años de quasinfancia postmundialística, uno, o los dos, llevan la palabra Mirinda. Tan asumido y evidente, que pijo, es como decir Muralla y China. Pues acho, acho, los zagalones no sabían lo que era la Mirinda. ¡Pero que no lo sabían! Acho, pero que ni zorra idea tenían, los payos, ahí tan tranquilos, con barba y la hostia… Estaba recostadico en el sofá, con El Guille recién morfeado, y me disponía a relajarme mi media hora libre… y no pude. Tuve que enderezar el cuello y liberar toda la perplejidad que fui capaz de reunir, para hacer frente a tal choque nostalgico viejuno.

 

Una zagalica, monísima ella, decía que tomarse una Mirinda era echar unas copas de merienda, la paya. Tan fresca… y un barbas que debía tener ya más treinta que veinte, el payo, que eso de la Mirinda sería darse un voltio. Bueno, bueno, bueno… ¡pero es que estamos locos! Si en Educación para la Ciudadanía no hay un tema, o dos, en los que se hable de la Mirinda es que no sabemos qué estamos haciendo, y que se dejen de éticas y religiones. Pijo, yo no viví en los años veinte, y me gusta la Mistingett, ni había nacido cuando el rollo jipi, y reconozco el símbolo de la Paz… Acho, los estereotipos son como las cucarachas… nacen, crecen, se reproducen, y ¡también mueren! En una fiesti del tuenti esta noche dices eso de que si no hay Casera nos vamos, y se ahorcan… Ahí estamos, en ese momento delicado, que ponemos un huevo y ni nos damos cuenta. No saben lo que es la Mirinda… Ojo, cúbranse las espaldas, que las cucarachas van feneciendo a nuestras espaldas, y ni nos enteramos, pijo. ¿Has sufrido hace poco algún síndrome trentañerístico? Vale.

.

Foto: Mirinda es fiesta

.

P.D.: Post dedicado al inimitable Abelardo, en el día de su cumpleaños

24/02/2009 09:25 achopijo #. sin tema Hay 14 comentarios.

La Estrella

20090225100316-untitled.jpg

Era uno de los tesoros más preciados a los 11 años. Cuando la traía alguien a clase, sólo la enseñaba con mucho sigilo, en los cambios de hora, y a un reducido grupo de lacayos de confianza, que no era cosa para publicar directamente en el recreo, era cosa de hacerlo en plan mafioso, que lo fuera sabiendo poco a poco to quisque. Había que tenerlos bien puestos, ser un poco más que un gamberro de patio de colegio para fangar la Estrella de tres puntas. He visto muchas, y he tenido alguna en mis manos… no mucho tiempo, que los dueños no solían dejarlas demasiado, gracias a que mis amistades recreriles comprendían a lo más granado del gamberreo, pero jamás pude hacerme con una por mí mismo. No puedo negar que lo intenté… pero cuando echaba el jersey sobre la estrella mi corazón se aceleraba igual que cuando me pasaban una chuleta a mi mesa en pleno examen… y nunca daba el paso. Solía recurrir a mi ingenio para salvar los muebles en el momento justo. Nunca fangué una Estrella.

 

Sí tuve, por H o por B, insignias de Citroën y de Ford, que se las cogías a coches destartalados en la playa, que parecía que casi les hacías un favor quitándoselas… Pero a un Mercedes… me podía la congoja, y mira que uno, cuando tenía entre sus manos la Estrella de tres puntas, sentía el poder hasta en el último poro del cuerpo. Lo más parecido que he sentido yo a ser Frodo y llevar el anillo al Monte del Destino ha sido tener unos segundos en mis manos una Estrella de tres puntas, con aro, y sin aro. Una vez, en casa de un fulano de cuyo nombre no quiero acordarme, vi una caja de zapatos llena de estrellas, con aro y sin aro, con insignias de BMW y de todas las marcas de coches que uno pueda recordar en 10 segundos. Era todo un tesoro. El fulano tenía un corcho a los pies de su cama, y lanzaba las estrellas sin aro, que había afilado con cuchillos, cual estrellas Ninja, y se clavaban que mucho ojo. Así luego se llevaba una al recreo y la clavaba en los chopos del patio, que a ese no le tosía ni el tripitidor.

 

Asistí alguna vez a una jornada de trofeos… y conocía perfectamente el modus operandi. Lo mínimo era ir dos, que uno vigila y el otro fanga. La técnica del jersey, para la Estrella, era la más común. Consistía en tirar el jersey encima de la Estrella, y asestar un golpe seco y fuerte sobre la base. Había auténticos maestros, que lo hacían en un segundo corto, y al llevarse el jersey se llevaban todo de una, y salían por la acera como si tal cosa. Los transeúntes ni se percataban. Lo del jersey no sólo era por disimular, que así se evitaba el calambrazo. La leyenda urbana decía que la mitad de los Mercedes (sobre todo los nuevos) llevaba el sistema antirrobo ese que descargaba electricidad si tocabas la Estrella. Échale. Por eso los profesionales buscaban Mercedes 190 E más antiguos, en los que no hacía falta lo del jersey, porque en dos movimientos certeros, giro de 90 grados y golpe con la palma de la mano, la Estrella se desprendía como si la base fuera de mantequilla. No sé si lo de las Estrellas era así fuera de Murcia, pero acho, aquí, como éramos la tierra de los Mercedes, tuvimos una época dorada paralela, en los patios de colegio: la Época de las Estrellas. ¿Has tenido en tus manos una Estrella de tres puntas? Vale.

.

Foto: La Estrella

25/02/2009 10:03 achopijo #. sin tema Hay 16 comentarios.

Pañales

20090226104236-panales.jpg

Ayer recibí el diploma acreditativo como Maestro del Pañal. He sido el número uno de mi promoción de padawans pañalísticos. Desde el principio supe que el mundo del pañal me iba bastante bien. Siempre me he sentido cómodo, y he puesto todo lo que tengo para mejorar día a día, incluso en situaciones de defcon 1, que en estos nueve meses las ha habido, sobre todo después del tercer mes, ese mes en el que Pilarín y yo nos llamábamos exultantes para ver las pedazo de caconas que se marcaba nuestro retoño. El mundo del pañal es espectacularmente complejo, porque es de las pocas disciplinas en las que la experiencia no es lo verdaderamente importante. Esto se debe a que el proceso de cambio pañalístico está en constante evolución, y lo aprendido una semana no te vale, en absoluto, para la siguiente, por lo que hay que desarrollar, paralelamente a las cuatro líneas básicas de la acción, una segunda y vital línea de improvisación que es la que al final te convertirá en un auténtico Jedi (leer yedai) pañalístico.

 

Aún recuerdo mi primer pañal… cuando cogías al zagalico como si fuera de papel de fumar, levantándole los piececicos esos, que no podía ni moverse el pobretico mío, y colocabas el pañal milimétricamente medido, con las pegatinas puestas con escuadra y cartabón en los vértices de su diminuta cintura, mientras el bebico lloraba como un gorrinico, el pobre. Menudos nervios… Ahí desarrollabas la técnica de precisión, y menos mal que las cagarrutas líquidas desaparecieron a la par que El Guille aprendía a mover la cintura y las piernecillas, que una de esas hoy no quiero ni imaginarme el revoltillo. Ay! Hasta se echa de menos aquel verde líquido, bien recogidico en el pañal, que se cerraba sin ningún tipo de complejidad. Coser y cantar, siempre respirando con la boca, que a mi el olor me desconcentra… aunque acho, siempre, y no se sabe por qué razón, a uno se le escapa una bocanada olfativa. Es irresistible. Los problemas empiezan cuando nace en el bebé el gen de la ansiedad, que en El Guille viene además con denominación de origen. Ahí es cuando uno, una vez que domina el sentido del pañal (pegatinas por debajo), y el levantamiento bebístico se hace natural, sin romperle la crisma, ni pecar de mojigato, tiene que apañárselas.

 

Por ejemplo, el Guille ahora tiende a girarse sobre sí mismo hacia la izquierda, justo en el momento de la suelta de la segunda pegatina, dando igual el lado por el que uno empiece a quitarle el pañal. Su contraposto es decidido, rígido y va acompañado de un quejido gutural y un fruncimiento de ceño importante. Una vez girado levanta su bracico derecho, que parece un He-Man al 500 por ciento, y lo pasa por encima de su cabeza para agarrar lo más lejos posible algo en la parte superior izquierda de su cabeza. Todo esto justo cuando el pañal está suelto, y el regalo puestecico, normalmente a mitad y mitad, pañal y glúteos. Aprovecho el giro, agarrando al Guille de su pierna derecha, y cuando lanza su pirueta, le ayudo a dar la media vuelta entera, vigilando con mi otra mano su cintura. El Guille gira 360 grados fictícios, ya que inicia el giro desde los 180 de su contraposto, y cae de nuevo sobre el pañal. En el desconcierto, aprovecho para limpiarle, y doblar el pañal, en un giro de muñeca que he desarrollado estos diez meses, y que estoy seguro de que ha aumentado mi acierto desde 6,25 en un porcentaje considerable, con lo que ya tengo el 80 por ciento del rito completado, dejando atrás la parte más compleja del cambio pañalístico, esta es, la de la cacota. Al terminar el giro hay que tener preparado un objeto, a ser posible un móvil, para calmar cualquier reacción adversa.

 

Esta técnica me ha valido el título… aunque ojo, se avecinan nuevos tiempos complejos para el pañalismo. Llevo ya días estudiando posibles estrategias, que antes de la Primavera tenemos al Guille corriendo por el pasillo… Lo que supondrá un nuevo reto pañalístico para la fuerza. ¿Eres maestro pañalístico? Vale.

.

Foto: Pañales

26/02/2009 10:42 achopijo #. sin tema Hay 15 comentarios.

A Vueltas con Karabatic

20090227093927-n1145211340-346943-403292.jpg

Todo perri considera que en el Periodismo actual cada can se lame su cosica, y caminos abiertos… Ni los doctores en comunicación (Arroyas y Losada de la UCAM), ni los publicistas de la new wave (Jorge Martínez y Lillo de Germinal y Buenafuente), creen verdaderamente en el Periodismo… ni siquiera la Asociación de la Prensa (Juan Tomás Frutos), que puso sobre la mesa la precariedad real de la profesión como excusa y realizó un canto romántico como única causa de la defensa de nuestros valores, se atrevió a hablar de una profesión que busca la verdad, sin más. La objetividad se ha quedado a medio camino, que hay muchos intereses por medio… Con esas se debatió ayer en el Club de La Opinión (moderado por López Bachero) sobre los límites de la publicidad, con el Caso Karabatic de telón de fondo.

 

Bueno, se dijeron cosas interesantes, y muchas, muchísimas, viciadas por lo que es la comunicación hoy día. Lo primero, que allí, exceptuando la profesional que cubría la información para su medio, no había ni un solo periodista de medios en activo. Claro, estarían trabajando, todos. Ni los profesores más en la línea dura de la Teoría de la Comunicación defendieron la profesión real, sólo defendieron su teoría, partiendo de la base de que todo está viciado, viciando ya el debate. Defendieron una absurda utopía reconociendo que todos los días los periódicos están llenos de mentiras, pero culpabilizaban la mentira Karabatic en un plano incomprensiblemente diferente del que asumen a diario.

 

Levanté la mano y defendí la Comunicación Institucional, esa parte del Periodismo tan denostada por los profesionales (no todos), y tan estigmatizada por el gran público, no se sabe si por causa o efecto, o el mismo descrédito que sufre sólo por el inmenso error de considerarla política pura y dura. Si la base sólida del Periodismo se mantiene viva en algún rincón de la comunicación, ese rincón es la Comunicación Institucional, aséptica, pulcra, veraz… que sólo es un punto de apoyo para los profesionales, aunque muchos, por ese día a día que fagocita la profesión peor pagada de todas, conviertan ese punto de apoyo en un todo, con el peligro que eso conlleva. No hay que culpar a los profesionales por eso. Al fin y al cabo esa información es la única que procede de una fuente segura, y eso le otorga seguridad, pero le resta notoriedad y diferenciación, y ahí es donde el periodista debe crecer. Que la campaña de Karabatic utilizara el canal institucional es el mayor acierto, y a la vez, el punto clave del debate abierto en materia de comunicación.

 

Bueno, es evidente que la comunicación evoluciona… y lo hace hacia nuevas fórmulas, en muchos sentidos. Es importante que quien vela por los intereses profesionales y la deontología profesional levante su voz para defender los pilares básicos de la profesión. Se ha mezclado publicidad con comunicación institucional, algo que, aunque muchos pesimistas crean que es algo común, e incluso vivan esta profesión con ese convencimiento dañando constantemente la deontología profesional, no lo es en absoluto, del mismo modo que un periódico aborda la información diaria bajo el fino manto de su línea editorial, algo que no hace sino enriquecer la información que llega a la Opinión Pública. Ahora bien, que se rompa una regla, a estas alturas no es, ni mucho menos, para leer algunas cosas que se han leído a este respecto.

 

Como dijo Jorge Martínez ayer, no se ha hecho daño a nadie, y como subrayó Karabatic, el objetivo último de esta campaña es un bien común, y ese bien común además es Murcia, un punto que muy pocos tienen en cuenta, y que a mi, como murciano, es lo que más me duele de todo esto. Así que yo, después de escuchar a unos y a otros, y ver que todos tenían razón en muchas de sus argumentaciones, creo que es lícito defender los pilares de la profesión, es lo que la mantiene viva. Pero el Periodismo ha de seguir vivo muchos siglos más, y para ello hay que hacer por engullir cualquier nueva forma de comunicación que surja, incluida la publicidad, que por otro lado, nadie olvide que es la gasolina de todo medio de comunicación. El campo de juego se hace más grande, dijimos casi al alimón Lillo y yo. Esa es mi conclusión después de todo lo escuchado, y hay que contar con ello. Eso sí, creo que el campo se puede hacer más grande sin cambiar los principios básicos del Periodismo. Vale.

.

Foto: Sushi, Vlado y Achopijo, tras el debate

27/02/2009 09:39 achopijo #. sin tema Hay 11 comentarios.

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris