Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Septiembre de 2009.

La Liga

20090901095703-maxwell-barca-vefut-okas-0.jpg

El Madrid es vanidad. Un poco como el Barcelona, claro. Todo madridista lleva cosido a su sentimiento, si es que se puede llamar así, un halo de vanidad. Florentino Pérez es vanidad. Echar a Robben y Sneijder es sólo echar lo que quedaba de Calderón, no vaya a ser que. El equipo es el Florendrid, y punto pelota. Detrás de esas gaficas hay vanidad, tanta que confundiose con el vino, y volvió a engatusar a los del halo, porque en clave madridista, vanidad + vanidad = madridismo. Ahora, a jugar, y a ver si son capaces de hacer fútbol esos tipos. Benzema ya ha dicho que en 2010 será el mejor del mundo. El Madrid le ha cambiado. Lleva un partido, no marcó, y miró a Raúl con cara de zorra cuando marcó su tiro al poste, y al día siguiente la prensa habló del 7, y no del mejor 9 del mundo. Un equipo sin bandas, con el Ronaldo ansioso, y una zaga que sigue pisando vino cuando le ponen un centro medio bueno. Suerte que les tocó el grupo más fácil de la Champions. Qué mal le queda el blanco a Xavi Alonso, por cierto. Si no termina jugando Higuaín todos los partidos, dudo que ganen nada. Será un año de transición, o así lo venderán. Si ganan algo, apuesto porque Floren tiene una estrategia para que el próximo campo lleve su nombre. La vanidad no tiene límites.

 

El Barsa es vanidad, a lo catalónico. A Laporta le gustaría ser madrileño de pelo engominado y cuello y puños blancos, pero el payo es catalán. O se lo hace. Cuando don Laporta esté senil guiñará un ojo mientras repite muy rápido dos veces eso del tricontento-tricontento, justo antes de que le den la medicación sedante. El Barsa ha fichado por fichar. Si en el próximo de Zero sale Chygrynskiy, ya sabremos el motivo del fichaje, y de una vez por todas fijaremos conceptos en torno a Pep. Yo estoy loco porque le hagan un reportaje a Maxwell y así verle la jeta más de cinco minutos seguidos a ver si consigo no olvidarme de él más de otros cinco minutos. Aunque saldrá bueno, que esos fichajes al Barsa le salen bien. Al Barsa hay que jugarle como le jugó el Bilbao en la final de Copa, con dos cojones y un palo, y aguantar, y se le ganará. Pero no tiene rival cerca, al menos en España. El Dinamo de mi admirado Milevsky les va a dar tomate. Ojo, sufrieron con el Shaktar, que quedó detrás del Dinamo. Si termina jugando Ricky Rubio en puesto de Eto´o, que nadie se sorprenda, porque un 9 no tienen.

 

Por lo demás, me mola el equipo que se ha hecho el Pucela. Hay muchas incógnitas, y un año más lo bonito será el descenso. Quedan menos equipos andaluces, así que por lógica este año le toca bajar a más de uno del norte, que ya está bien, aunque el Xerez baja aunque quede el 14. Se sabe que a igualdad de condiciones bajan los del sur, excepto si está el Numancia por medio. Aún no tengo la guía Marca, pero voy a jugármela, que mola luego leerse estos posts pasada la temporada, y sonrojarse, o sentirse el Rommell del fútbol: Bajarán Xerez, Racing y Osasuna. Jugarán la UEFA Pucela y Sevilla, y la Champions: Barsa, Villarreal, Valencia y Real Madrid. Ale, que no se diga que no me mojo.

 

En donde no me mojo ni muerto ni vivo es en Segunda. Sólo me apuesto mil litros de Estrella a que el Real Murcia queda por encima del Cartagonova renombrado Cartagena. Por cierto, el Efesé, el verdadero, perdió con el Lorca 3-2. Cosas del fútbol. Lo que sí vaticino es un año duro de ranciedades murcianistas, odios a Chando y Pere Martí, y muchos pitos a Mejía. Pero como dije, estamos preparados para eso, y para mucho más. Seguiremos escribiendo el murcianismo con tinta de oro, y prestigiaremos. El Guille ya sabe hacer palmas. Ganas de volver a Huesca. Bueno. Dejen sus apuestas, juéguensela, y nos vemos aquí en junio de 2010.

.

Foto: Maxwell... ya se me ha olvidao

01/09/2009 09:57 achopijo #. sin tema Hay 22 comentarios.

El Pazo

20090907112703-350-casa-rural-a-coruna-pazo-do-rio-fachada.jpg

El Just do it de Nike. El Enjoy de Coke. El Impossible is nothing de Adidas. La manzana de Apple... La cinta, años veinte, justo encima de las orejitas, con florecica sencilla, es la prenda que da ese toque mágico al vestido, en las últimas bodas en las que he estado. Así describíamos mi compadre blogmaestro El Adversario (no se pierdan su post hoy) y yo lo que representaba la cinta a su propietaria… que nos dejó solicos en plena efervescencia de la descripción publicitaria de susodicha prenda, enfrascados en el halo ultrabuenrollista que disfrutamos durante 72 horas en la inigualable boda de Carletto y Elena, en El Pazo do Río. Un Pazo para mi es un sitio donde uno se abraza con amigos, se ríe hasta no poder más, y se come de pie. Además de una palabra que ha pasado en tres días más de un millón de posiciones en la estadística del uso de palabras de mi vida, el mayor salto, tanto cualitativo, como cuantitativo en la historia del yayolenguaje.

 

Menuda boda de las de recordar, nenicos. Carletto, y sobre todo, creo yo, Elena, prepararon la boda como si fuera la toma de posesión de Obama. Empezó la cosa con baño en jacuzzi rememorando los años unav, siguió con una cena de pie en el césped de una casa de cuento coruñés, bajo una parra, y la empanada gallega más sabrosa de la historia. Hubo escapadica preciosa a la noche coruñesa, que no logró engatusarnos, y es que la presión del all star soccer entre Este y Oeste del día siguiente nos pudo las ganas de encoparnos. Tuvimos partido de fútbol de nivel, con equipaciones, vestuarios, balones, y hasta charla previa del míster, Lucas Rafael Marañón Alcaraz, alias 4-5-1, que en tres minutos de charleta le puso nombre y apellidos al fútbol moderno, y ganamos 4-1, con gol raulista de quien os escribe, tras cantadón del meta del Este, y dedicación al hermano de El Guille. Lo mejor, dicen, que fue el aplauso que recibió mi ego treintañero de 98 kilogramos de peso al intentar una chilena marcando los tiempos. Se fue a dos metros del larguero, y otros dos del poste, pero hubo golpeo.

 

Luego, mariscada en sitio turístico, de los que a Peter no le hubiera gustado, pero sí al Marqués. Disfrutada. Pereceberismo. Ribeiranco, y luego al Pazo. Pazo. Volvemos al Pazo. Echamos unas en el Pazo. En la terraza del Pazo se está de lujo. Terraza, jacuzzi, risotadas. Pazo. Pazo. Y luego ya vino lo que era la boda en sí. Iglesia de Santa Eulalia de Lians, allí, en Oleiros, pueblo que cuenta con una estatua de 180.000 machacantes en honor a Ernesto, el Ché Guevara, lo que provocó el único debate serio de la noche Carletta. La boda la ofició  Pepe Da Rosa jr. con acento mexicano, un toque exótico que te sacaba por momentos de Rivendell, que el boscazo que había allí, sobre la iglesia gris de cuento finlandés, a veces te llamaba con melodías élficas hacia una vida mejor. Menudo sitio, acho. Les tiramos pétalos, les abrazamos, nos abrazamos otra vez todos, y ale, de vuelta al Pazo a cenar de pie.

 

Pach, el grandísimo señor Jena, sacó enseguida un tema de su repleta chistera: futbolistas que sólo han sido internacionales una vez. Si os digo que no disfruté hablando de Berto, Aldana y Pirrimori os mentiría como un bellaco. Mucho fútbol, como era esperable, y Miss Achopijo, la grandísima Pilar, picando jamón con cinco jotas, en un grupeto de novias que ya quisieran en cualquier Pazo do Alegría. Bailoteos. Copaorejerismo… y Chuster con sombrero, camisa negra y corbata naranja. Ni Eddy Murphy en sus mejores tiempos habría hecho mejores chistes con esos ingredientes. La música la ponía una bandica de jazz que parecía dirigida por Steven Soderberg, y asistimos al debú cinematográfico de Chiara Marañón. Apunten su nombre, con un video que descubrió el tamaño del corazón de mi hermano Marcos Jesús Ruiz Baños y por enésima vez provocó besos, lágrimas, abrazos y sonrisas inabarcables.

 

La cercanía de David Peñas, el íntimo de Carletto, la elegancia modernen de las coruñesas, el toque futbolístico con las historias de Marañón, el máximo goleador de la historia del Español, y Fernando Molinos, un Makelele en bueno que cubrió a Pelé, Cruyff y Maradona con éxito, y a sus 61fue el mejor en las filas del Oeste, o el saber estar de Gullón, el cumplir años hacia atrás del gran Cores, el otro Rafa… y luego, sobre todo, y además, volver a sentir lo mismo al juntar al piso. Oli, Sans y el mismísimo Vitor ‘pulmón’ VOL... Así que las agujetas más duras, pesadas y globales que jamás he tenido en mi vida merecen la pena. Los dos o tres sustos en forma de turbulencia. El cansancio de mandíbula (les aseguro que hacía mucho tiempo que no me reía tanto) y sobre todo volver a sentir la amistad de aquellos años irrepetibles, en carne viva, hacen que hoy sólo quiera darle a Carletto, el amigo increíble, y a Elena, la anfitriona perfecta las gracias en forma de post largo (lo siento). Volveremos al Pazo. Vale.

.

Foto: El Pazo do Carletto & Elena

07/09/2009 11:27 achopijo #. sin tema Hay 7 comentarios.

Ensalada Davis

20090908093803-2041586.jpg

Nos viene la Davis a Murcia, nenicos. No iba a ser moco de pavo la cosa, y menos con nuestro superconsejero de por medio, no por na, sino porque todo lo que hace Cultura, Turismo y Deportes hace saltar las alarmas mediáticas y se tambalea el mass media murcianístico como jamás antes había pasado. Perdón, todo lo que hace Cultura, Turismo y Deportes, no. Todo lo que hace Pedro Alberto Cruz, que no es lo mismo. No creo yo que todo sea seguir la máxima de Oscar Wilde, que yo veo intentos naturales de darle una vuelta de tuerca a Murcia, que le hacía falta, lo que pasa es que aquí siempre que uno mea, mea contra el viento, que así somos los murcianicos, aunque no sople. La cosa es que la pesca se invente una ensalada con la que llenar la Ensaladera de la Davis, y de paso, vendemos huerta de Europa, y generosidad, que aquí una ensaladera no se queda vacía, participamos graciosamente en el evento, y conseguimos, teóricamente, que se cuente la cosa por las colas de los telediarios.

 

Pues acho, que sea una ensalada murciana, a ver si terminamos de fijar conceptos en torno a nuestra ensalada de tomates de Mazarrón, atún rojo de Águilas, aceitunas negras de Aledo, cebollicas de Fuente Álamo, patata (poquica), aceite del Altiplano y sal de San Pedro, que luego por ahí lo llaman mojete. Ensalada murciana para la Davis. Que repartan tuppers con ensalada murciana a granel entre los afortunados espectadores que hayan pillado sillica, con un buen cacho pan tostadico, y demos un paso para nombrar de una vez por todas como ensalada murciana al mojete patrio, y ese punto que nos apuntamos. Que por algo así empezarían a llamar catalana al pan con jamón y tomate.

 

Aunque, acho, también me tienta lo de la rusa murciana, o rusa pimentonera, que sería lo suyo, porque acho, imagínese usted la ensaladera esa de la Davis, que es como un camión, repleta de ensaladilla del Café Bar, con una mano de rosquillas El Perro, y dos soperas de anchoas del Cantábrico para hacerse marineras como un loco de atar, todo regado con tres o cuatro réplicas de la misma ensaladera de plata repleticas de Estrella de Levante tirada en el Rhin, y menuda Davis nos montamos en un tris, acho.

 

Que sí, que mandaremos ideas, a ver si nos tocan dos pases vip, que lo mejor de la Davis en Murcia no será el tenis, ni la victoria segura contra Israel por 3-0, ni el solecico, ni siquiera el día que uno puede pasarse en La Torre Golf Resort, ni el aperitivo en el chilaut polarista, ni el arrozaco en el restaurante… Lo mejor de la Davis en Murcia va a ser el supertonteo de los palcos, con lo que a mi me mola el estudio del tonteo murcianístico. Acho, es que la feria de toros se va a quedar en migajas comparado con el emperifolle Ensaladístico. Para ensaladas, la de pijoteo que vamos a chuparnos, si es que ganamos la Ensalada de la Davis… Porque si no, nos tocará esperar a los reportajes gráficos con los apellidos en negrita. ¿Qué ensalada colocarías en la Ensaladera de la Davis? Vale.

.

Foto: Llega la Ensaladera

08/09/2009 09:38 achopijo #. sin tema Hay 14 comentarios.

Bolsa Caca

20090909115318-bolsacaca.jpg

Lo de las bolsas ya nos olía, acho, que no se puede querer ser europeo por nuestra cara bonita. No hay nada más europeo que lo de ir a comprar con tu bolsa de tela, o comprarlas de papelorio en el mismo súper. Muy danés, a la par que italiano del norte. Si empezamos con lo de las bolsas, que lo veo muy bien, después debemos seguir con lo del volumen de la voz, y luego ya prohibir fumar en todos los sitios públicos, incluidos bares de carretera, que el otro día me jamé un Pepito de ternera al Ducados, que no se lo deseo ni a la Esteban. Aunque antes de lo de las bolsas deberíamos aprobar de una vez la asignatura de primer curso de la carrera de Europeización, esto es: Bicicletas I y II, troncales de ocho créditos, que aún llevamos colgando, y no hay manera. Pero bueno, ahora estamos con lo de bolsa caca, cada dos por tres mupis. En serio que lo veo bien, pero acho, por otro lado… ¿qué vamos a usar a partir de ahora como bolsas para todo lo que las usamos que no es ir a comprar?

 

Que nos den ideas. Yo, de largo, con mucho, para lo que más he usado las bolsas del Pryca, Mercadona, Ros, Carrefour y las de plástico bueno del súper del Corte Inglés, ha sido para hacer pelotas caseras. Bolsas, periódicos y cinta aislante, o americana. Incluso el fixo valía, o el esparadrapo. Era cuestión de meter a presión bolsas y papeles y que la última capa fuera una de las del Corte Inglés, si era de las de ropa, mejor que mejor, y gastar todo el rollo, fuera cual fuera el adhesivo utilizado. La compactación era la última fase del proceso, y quedaba una señora pelota, que no se pinchaba, era ligera para jugar en casa, y sonaba cual chut del Macho Figueroa en aquellos calentamientos condomineros pre partido. ¿Con qué harán esas pelotas los zagalicos de la era virtual? Aunque igual esas pelotas ya eran historia antes de que asistiéramos al final de las bolsas de plástico.

 

Luego, acho, habrá que comprarse bolsas de tela portazapatos. Sí, sí, que eso existe, que los daneses las usan. Porque levante la mano el primero que no use una bolsa del mercadona para meter los zapatos en la maleta. Acho, cuando desaparezcan… Igual hay que abrir una franquicia de bolsas de tela cubrezapatos para España, y forrarse, que con esas cosas es como se forra la pesca. Ahora, en Semana Santa, además de los carritos de coco, espadas y molinillos, habrá otros carritos con bolsas de tela o papel para vender a unos céntimos para guardar los caramelos, qué es eso de llevarse la bolsa de plástico para llenarla hasta los topes. Ya no habrá esa competencia, ni se podrá hacer el truco de llevarse una bolsa pequeña para llenarla seguro. Oyes, y lo de las bolsas de plástico ¿afectará también a las pescaderías? Porque menudo aislante es la bolsica de plástico. De ahí que también las usáramos para los bocadillos en la mochila de la excursión. Deberían publicar una lista de excepciones, que nos quedemos tranquilos. ¿Para qué usas bolsas de plástico? ¿Qué te parece el inicio de su exterminio? Vale.

.

Foto: Bolsa Caca, anuncio

09/09/2009 11:53 achopijo #. sin tema Hay 23 comentarios.

La Feria

20090910095504-img-4526-ok-web.jpg

Como El Guille aún no sabe no contesta sobre coches de choque, algodón de azúcar y trenes de la bruja, pues aún me libro de las jornadas de feria septembrera como papi. Ya me estrenaré, que llevo ya meses acudiendo a un psiquiatra para hacerle frente a ese momento. Porque ayer por la tarde era yo quien tiraba del pantalón para repetir coches de choque. Aunque acho, yo no he sido de feria, ni de atracciones. A mi me molaba escuchar al de la tómbola, tirar pelotas de trapo, pescar patitos con premio y montar, sólo en los coches de choque, y por ese orden. Luego, cuando tocó ir sin adultos, con la pandi, ir a La Fica a la Feria era, de largo, el momento más chungo del año. Más miedo que hambre. En los largos ochenta, ir a La Fica era sinónimo de tres cuatro atracos fácil, dos de camino, dos o tres allí mismo, entre el gentío. Había que repartirse el dinero entre calcetín, zapato, bolsillo como diezmo, y si acaso, calzoncillos. Total, que llegabas a la feria con pasta para montarte en una sola cosa, y como en la pandi lo normal era hacerse el chulo supermayor, lo más seguro es que tocara o barco vikingo, o girasol, canguro, o pulpo de ese.

 

Me río yo de las escenas de espías en ferias, como en El Tercer Hombre. Cuando ibas a La Fica había que ir con mil ojos. Parecía que había mil quinientos jinchos mirándote, y todos sabían que llevabas la moneda de doscientas pelas en el zapato, haciéndote un moradico. De aquellos polvos salieron los lodos cuando tocaba ir con la novia y la otra parejica. Los mismos mil ojos, y con novia no podía uno meterse las pelas en los zapatos, que iba a pensar la zagala que uno era un cagón. Había que hacerse un La Fica, a pecho descubierto. Partida de póker, y la niña de la mano. Luego inventarse cualquier cosa cuando las novias querían subirse en el girasol. Acho, las payicas con esa edad no le tienen miedo ni al Ébola. Se subían hasta en una cosa que daba vueltas a cien por hora en todos los sentidos, las payas. – Es que hasta ayer tuve fiebre, y el médico me ha dicho que no me mueva mucho… Tampoco podías ponerte a pescar patitos con ese panorama. Así que la feria con novia tampoco era un trago dulce. Si acaso, unos disparos y los coches de choque, que te salvaban de la quema.

 

A mí, de ferias y eso, me molaba número uno la pequeña feria de Campoamor. Había tres cosas: Coches de choque, camas elásticas, y mini tómbola. Acho, parecía la feria del Yayo. Hacía un pleno, a gustico, y tarde echada. Sobre todo con lo de las camas elásticas. Además, allí no había ojos acechantes, ni olía a pie como olía en las camas elásticas que ponían en La Fica, acho, que aquello olía como aquella visita a Leche El Prado. Así que siempre que iba a La Fica, me acordaba de mi miniferia campamoreña. Allí sí que era el Rey. El año que viene veremos de qué pie cojea El Guille, eso sí, antes de empezar la temporada Fica, haremos una pretemporada en alguna miniferia, no vaya a ser qué… ¿te gustaba la feria? Vale.

.

Foto: Feria de Murcia

10/09/2009 09:55 achopijo #. sin tema Hay 10 comentarios.

La Plancha

20090911101359-ist2-2710871-ironing-incl-jpeg-1-.jpg

Se está librando una batalla a cara de perro, y hay que dejarse los higadillos. Hombres contra mujeres. Mujeres contra hombres. La batalla empezó con Adán y Eva, más menos, y seguirá para los restos. En esa gran dicotomía social universal existe una llamativa pequeña batalla en la actualidad, un terreno de esos por los que suspiran los generales sobre los mapas, un estrecho del Bósforo, un canal de Suez, una salida al mar, una conquista estratégica, que es el último eslabón de un imperio que se ha venido perdiendo de una forma cabal y ordenada en los últimos siglos, y que, como hombres, deberíamos mantener bajo nuestro protectorado durante un siglo más, al menos, como símbolo de nuestra predisposición al nuevo y lógico nuevo orden mundial, en pro de la igualdad entre hombres y mujeres. Con esa igualdad por bandera, hay que resistir: Los hombres no podemos planchar.

 

Es algo genómico. No es una cuestión de voluntad. Porque, de hecho, hay hombres que dicen que planchan, los payos. Bueno, y por ahí, habrá profesionales que planchen, claro, que cuando se trata del pan, damos el cayo, pero planchar así, lo que es planchar, por mucho que nos pongamos, no podemos. No sabemos. Fregamos, ponemos el lavaplatos, cocinamos, quitamos la mesa, limpiamos el polvo, incluso, tendemos la ropa, ponemos lavadoras, hacemos la cama, cambiamos pañales… fácil. Pero la plancha… Ahí tenemos que estar unidos. No es cuestión de orgullo, ni de machismo, es cuestión de realidad. Las mujeres deben tener una neurona que dicta ese movimiento sobre una camisa, y a la vez controla los vapores y temperaturas. Una vez me puse delante de una plancha, casi obligado por las hordas enemigas, y salí victorioso. La plancha parecía el polo negativo de un imán, y todo mi ser, un positivo multiplicado por mil. No hubo forma. Salió agua, se quemó la camisa, hubo hasta humo, se fue la luz, me quemé un dedo, rompí las patas de la tabla al cerrarla, traté de devolver el agua esa que se le pone a la plancha a su recipiente original y se desgarró el plástico de la botella… Mis tropas estuvieron pletóricas. Nunca más han tenido que entrar en combate.

 

Es cierto que parte de nuestra estrategia debe ser no buscar demasiado esa neurona, no vaya a ser que. Porque si un día lo logra alguno, habremos empezado a retroceder, y es otro pequeño paso para perder lo único que nos queda. Cada vez que un hombre reconoce que plancha ellas nos miran, y lanzan una ofensiva subliminal sobre nuestras conciencias. Hay que mantenerse firme, y contraatacar con la sinceridad, reconociendo la absoluta incapacidad. Si nos ponemos a aprender, durante largo tiempo habrá que ceder terreno en otros quehaceres ya asumidos, y ellas corren el peligro de perder otras conquistas que ya consideran absolutamente dominadas. Así que el orden establecido precisa de no perder la plancha, es vital, esencial, para la igualdad y la convivencia. Así que, por favor, los que plancháis, mantenedlo en silencio, hacedlo como parte de una resistencia sorda, y en la medida de lo posible, hay que desprenderse de la estrategia que ellas, reconociendo imposible nuestra rendición, llevan siguiendo desde hace un tiempo. Ellas ahora, en su afán por igualarnos en todo, empiezan a vender que no planchan porque no saben, porque no pueden. Nos están haciendo la táctica del espejo. Pero en situaciones de necesidad extrema no pueden aguantarse, y entonces caen. Ahí es cuando nosotros debemos lanzar nuestro bombardeo subliminal. ¿Cómo son tus batallas por la plancha? Vale.

.

Foto: ¿Es historia esta imagen?

11/09/2009 10:13 achopijo #. sin tema Hay 12 comentarios.

Septiembrenero 2009

20090913085558-jc1nocturna.jpg

En septiembre la única cuesta que subimos es la de la Fuensanta, pero acho, dime que no es un mes gemelo de enero. Yo, que tengo el carnet del club internacional de iniciadores de actividades y voluntades que luego se quedan en cuatro días, ahora tengo las mismas sensaciones que cuando pasa la Navidad. Ganas de hacer deporte, ordenar el trastero, reducir las jornadas gastronómicofestivas, incluso alguno de los coleccionables que nos venden por la tele me llama, aunque no llego nunca a eso, que conocerme me conozco. Después de los agostos tampoco es que uno llegue carteropletórico a septiembre, y eso que enseguida empiezan las citas, que si Huertos, que si semilío en los Moros, que si los toros, que si comida de reencuentro, que si bodas… Así que el gemelo también nos achucha. Sobre todo porque también vuelve la ORA, acho, que mira que los primeros días cuesta. Vuelve hasta el de la camisa, aunque los más golondrina se piran, los payos, en septiembre de viajes exóticos, o a playas lisas.

El otro día, fiel a mi club de iniciadores, volví al gimnasio. Después de un mes largo en el que el único ejercicio ha sido subir y bajar maletas al coche y conducir el triángulo playa-campo-Murcia así como 17 veces, ponerse al ritmo de la profesora de bike es una utopía. Al menos no me bajé de la bici en plan loser, que me dieron ganas siete veces, subiendo el último puerto, cuando te obligan a ponerte así semi de pie, pero no del todo, que te duele un músculo que debe haber que va desde el esternocleidomastoideo hasta el dedo meñique del pie derecho. Cuando acabé, mi camiseta parecía una medusa. Para sudar el verano hacen falta más clases. Así que de momento, sigo con mi capacidad iniciadora. A ver si esta es la buena, y en octubre sigo subiendo puertos a ritmo de música disco. Para darle ciertas garantías a la iniciación septiembrera, me he cambiado de gim. Acho, que esto del JC 1 está guapo, con todos los máquinos nuevecicos, y puedo ir andando, lo que me ahorra una segunda ansiedad ORIL.

A la par que uno va pasando dos y tres clases de spining sin acordarse del plazaflorismo, un día de repente, va y se acuerda. Es el comienzo del fracaso de la iniciación, normalmente, aunque hay quien puede compaginar ambos mundos. Octubre aún queda lejos, como febrero de enero, y queremos ver a Morante, buscar el postre estrella de este año en los Huertos del Malecón, y por supuesto, inaugurar el tapeo patrio como mandan los cánones, incluso volver después de muchos años a nuestra vecina Albacete, que cada año hay más periquitos que se dejan caer por allí. Ahora que empezamos a remontar la crisis, dicen, igual cogemos la corriente buena y podemos hacerlo todo. De momento, les dejo que voy a echar un pádel previo a unas cañicas frescas en el inigualable Bar Las Acelgas, aquí al ladico, en Espinardo, y luego al fútbol, que es lo único que mejora septiembre a enero, y es que aún, la mayoría, tiene ilusión por el Real Murcia. Que pasen una buena cuesta de septiembrenero. ¿Qué planes tienes para el nuevo curso? Vale.

Foto: JC1

13/09/2009 08:55 achopijo #. sin tema Hay 7 comentarios.

Romería Nordic

20090916110111-2095399.jpg

Acho, había más gente que nunca, pero sobre todo, había más puestecicos caseros que todas las Romerías anteriores. Hasta en la Romería, y entre los guapas a la Morenica, tenemos que darnos cuenta de la crisis que nos pesa en la chepa. Mesa de playa, y bocadillos hechos la noche anterior, plastificados, vendidos con bote de cerveza holandesa del Lidl a dos euros con cincuenta. De salchichón, jamón york, jamón y tomate y atún. Los puestos de bebidas frías, se multiplicaban desde Santiago El Mayor hasta el Santuario, en la Romería de la crisis. Churros, chocolates, gofres y hasta cucuruchos de paparajotes recién hechos, a cinco euros oiga, entre las panochas a la brasa, que valían a mediodía a dos euros la unidad, allí en el parking del Santuario, y media hora después el gitano gritaba una rebaja, la bajoca, a dos monedas de un euro. Subimos un año más, pantalón corto y jersey, que a las siete no sobraba. A la altura de la Iglesia de Santiago el Mayor adelantamos a la Morenica, y le grité un guapa que me salió del píloro.

 

En Murcia, lo que mejor organizado está de su historia, es el tema de los buses de vuelta desde el monte, acho. Salen cada cuatro segundos, Monte-El Carmen, sin parar, llevan aire acondicionado, y en la frente llevan la palabra ROMERIA, que nadie se equivoque. Las dos jornadas de spinning me han venido bien, y hoy no tengo agujetas. Acho, y eso que por la tarde me acerqué a los toros, que con mi tino habitual, elegí ver el debú de Perera en nuestra ferica, el día del diluvio universal, que mientras esperábamos charlando con la azafata de Nordic Mist vimos pasar por la calle a Noé en su Arca, recogiendo animalicos. Menuda cayó del cielo. Otro día más así y volvemos a ver el Segura salirse por la Glorieta. Uno de los areneros, palillo boca ceño fruncido sol en las arrugas sombrero impoluto ojos cerradicos, nos dijo a mi compadre don Javier y a mi que la cosa estaba tizná. Porque algunos por el callejón decían que habría corrida, que aquí nadie se queda sin su parte. Pero el arenero dijo que había “palmo de hundirse” y que en esas el toro ni anda. “O para ahora mismo en seco, o no hay toros hoy”, concluyó.

 

Llevaba razón. Más que un santo, el arenero. Aunque lo de parar en seco pasa, en el seco al que él se refería era más chungo. Nos dimos un paseico por el Muzik, el bareto que hay bajo la plaza, que abre ahora previa corrida, sí, donde había la fiesta Nordic, y echamos un ratico. Vendía chubasqueros de esos que siempre que llueve lleva la pesca y no sabes si es que los están repartiendo por algún sitio, o qué pijo pasa, pero se me pasó comprarme uno. Se suspendió, como dijo el arenero, porque no paró en seco, pero la pesca no se amilanó, que el martes romero había, en general, un ambiente molón, así como si las estrellas hubieran propiciado un buenrollismo general. Don Alberto Castillo me descubrió saliendo de la plaza, y me achacó el gafe. Si el supiera que atinó… El día que elegí mis dos entradas en la Asociación de la Prensa le eché el mal fario al pobretico Rafaelillo… menos mal que vamos a verle sustituir a El Cid, y la va a armar en su casa, como manda Murcia. El sábado voy otra vez. Si vuelvo a ser el gafe, al menos, espero pillarme un chubasquero de esos. ¿Cómo fue tu Romería? Vale.

.

Foto: Había un palmo de barro

16/09/2009 11:01 achopijo #. sin tema Hay 5 comentarios.

Autoridad

20090917130809-skinner1.jpg

No era mi profesor. No me dio clase nunca. Pero el tío se las apañaba para darme la ración de educación que necesitaba, cuando la necesitaba. Cuando Don Joaquín me mandaba a la otra clase a por una tiza, o cosas así, llamaba a la puerta con cierto acojone. Lo suyo era entrar y si podía, hacer algún numerico, que yo he sido de los de llamar la atención en donde sea, y si es haciéndome el gracioso, mejor, pero con Don José Luis era más chungo. Si se la colabas, primero se reía, y luego te cogía de la patilla y te sacaba de la clase con todo el peso de tu cuerpo sostenido por tres pelos justo detrás de la oreja. Se te quitaban las ganas de hacer un chiste durante una hora, como mínimo. No sé si ahora algún profesor conocerá la técnica de la patilla, pero lo que estoy seguro es que tal y como está el patio, hasta sería noticia. Porque yo hacía un chiste, como mucho, y eso me costaba el empatille, pero las gracias han pasado a mayores, y no son tan graciosas.

 

En mis tiempos nos levantábamos de la silla cuando entraba el director, o el jefe de estudios, o incluso otro profesor, en el aula. - Siéntense. Decía nuestro profesor, y nos sentábamos. Igual es la última generación que hemos hecho eso. También entrábamos en fila a clase, y nos levantábamos diciendo presente cuando el profesor pasaba lista. Bueno, algún bicho había por ahí, que liaba buenos gargarejos, pero nada serio. La integridad de los profesores no peligraba, sobre todo porque la inmensa mayoría de la clase respetaba al profesor. Lo más chungo que se hacía era fumar en los servicios, o quemar papeles en los cambios de clase, que yo recuerde. Pintar en las mesas, o llenar de lapicos la espalda del compañero de delante. También había una época de canutos, cuando íbamos al cole con los bolsillos llenos de arroz, aunque terminábamos por tirarnos papelicos en saliva, pero tirarle al profesor estaba al alcance de muy pocos. Porque acho, los profesores, eran profesores.

 

Digo esto porque ahora por un lado nos venden que los profes son coleguis que hacen botelleo y se fuman un porrico, más guays que la vida misma, y llevan un rollo de saludarse como el Príncipe de Bel Air con los alumnos, y por otro que les demos autoridad, y claro, luego pasa lo que pasa. Le echamos la culpa a los padres, bueno, mucha culpa tendrán, pero aquí yo creo que no se salva ni el de la camisa. Los zagalones llegan que parecen los de Apocalipto, pero acho, la imagen que tienen ahora los profesores no es la que tenía Don Joaquín, con sus camisas, su barba, su cara más seria que un San Bernardo, y la impasible mirada cuando decías la lección de matrícula, o de muy deficiente. Vamos, que la autoridad se la ganaba él solito, siendo eso, profesor. Así que yo digo que sí, que será cierto que los alumnos, por los padres, no son lo que eran, pero acho, los profesores tampoco. Qué será antes, el huevo o la gallina… problemón. Aunque yo creo que la autoridad es importante, lo es, si es natural, si es la autoridad que se respeta sin necesidad de ser conferida… ¿Será imposible? ¿Tenía tu profesor autoridad en la clase? Vale.

.

Foto: ¿Skinner tiene autoridad?

17/09/2009 13:08 achopijo #. sin tema Hay 18 comentarios.

El Josetomasismo

20090918102550-710849jose-tomas2.jpg

En los últimos años, el día de feria que viene a Murcia José Tomás pasa una cosa que hay que descubrir, acho, y es que se desprende por el centro de la ciudad un halo incoloro, como subliminal, que agita los píloros, no sólo de aquellos que aman la Fiesta, también de los que saben de fiesta (hagan así con los dedos pulgar e índice y levanten las cejas), y por ende, del revoltijo hostelero murcianístico, que días como hoy se luce entre marineras, caballitos, pulpico al horno, medios limones y merendolas de jamón sudado con queso manchego semiderretido, sobre cañicas frescas y botellas de vino de Bullas y Jumilla, mejor sin etiqueta. El Josetomasismo llega a la última esquina de la última barra del Barrio de Santa Eulalia, y el sabor del anís empapa el fresquico ambiente que ha dejado la primera gota fría de septiembre, en ese camino de siglos que se forja en el alma de la ciudad, en la única y verdadera sensación de feria con garbo que nos ofrece estos días de Moros, Cristianos, Huertos y Toros.

 

El Josetomasismo se va generando en los días previos de corrida. No es nuevo el ambiente de toros, nadie se confunda, y menos en Murcia, que para ver jamón sudar sobre cajas de merienda no hay más que ir un día, el que sea, a La Condomina. Las sonrisas bajo sombrero, los puros humeantes, los palillos y las camisas, rosas, pistacho, azulicas, con su mosca bien marcada, como el ganado de altura, y las gafas de sol, entre abanicos sobre generosos escotes, claveles y bolsas, son todo uno la corrida, siempre. La coctelera se completa con el aroma inconfundible de perfumes caros, entre Armani y Carolina Herrera, el humo de puros, habanos en sombra, dominicanos en los palcos, de bodas en sol, y las arremetidas que a veces suben del albero, a campo cerrado, mierda de toro y tierra. El Josetomasismo actúa de multiplicador geométrico, y alza todo eso a unos niveles de cámara superlenta. Su toreo le precede, y la ciudad que le recibe viste su afición taurina con sus más elegantes galas.

 

Los toros no son toros, son José Tomás, y al coso acude hasta el de la camisa, nunca mejor dicho, dispuesto a volver a preguntarle al aficionado invadido si el Maestro de Galapagar ha empezado por naturales, o medias verónicas, o sí eso ha sido un pase de pecho, o si el bicho cabecea, es bragado, o cualquier término que uno ha oído por aquí, o por allá, y el aficionado responde, entre ojos, pero enorgullecido en el fondo, consciente del embrujo del Josetomasismo, y todo son palmas y ganas de pedir el rabo, el indulto, la beatificación y suputamadre en verso, para después, en la copa posterior de viernes Josetomasista, poder saberse espectador del enésimo mejor triunfo del Maestro, y decir yo estuve allí, y se pagaron mil ciruelos en la reventa, cuando Tomás indultó un toro que era un Dios, en una Condomina que era el Olimpo, entre miles de creyentes embrujados por ese misterio creciente, que algún año, culminará, y que nadie, he dicho nadie, puede perderse. Con esas, hoy es viernes de feria, torea José Tomás, y desde ya, primera hora de la mañana, se respira el Josetomasismo. Si es hoy, que lo disfruten, y si no, no se pierdan la oportunidad de vivir Murcia Josetomasizada. ¿Vas a ver a José Tomás? Vale.

.

Foto: José Tomás, estado puro

18/09/2009 10:25 achopijo #. sin tema Hay 8 comentarios.

Tiki Taka

20090922093127-andres-montes-recomienda-van-morrison-thumb.jpg

Hay un tipo de payos que tienen un don único. Es un don que genera la propia naturalidad, y que normalmente va ligado a un aura de buenrollismo que hace que estos payos sean casi intocables, porque saben moverse como sardinero en charangas en un complejo límite entre el vacile y la admiración ante quien recibe su agasajo. Son esos que a la vez que te dan una palmada en la espalda, o te pellizcan con fuerza el cuello, el hombro, o incluso la mejilla, gritan tu nombre, o mejor, tu apellido, o tu apodo o mote con un tono sobrecogedor, mientras te miran a los ojos y se muerden la lengua o aprietan los dientes. Hay muchos que no saben hacerlo, y enseguida se les cala. Pero Andrés Montes, igual que mi amigo íntimo Marcos Jesús Ruiz Baños, sí tiene el don. Desde su ¡Daimiel! Narrando la NBA en el Plus, hasta su ¡Salinas! En los partidos con la Sexta no hay más que eso, un don, que aplicado a la comunicación ha dejado expresiones para la historia, algo que no es nada fácil, y que la SGAE no persigue, para desgracia de Montes.

 

Que Michael Robinson, en prime time, en el día grande de la presentación de Canal Plus Liga, junto al Lama, el Carreño, el Carlos Martínez y toda la pescaprisa, utilizara la expresión Tiki taka para referirse al tipo de retransmisión que iban a hacer en el nuevo canal futbolístico es un hito televisivo periodístico de una altura inigualable. Lo usó, rendido a la expresión, sin valorar la posibilidad que tuviera haber usado la invención de Montes, porque ya está por encima de todo eso. El Tiki taka está a unos niveles estratosféricos de la semántica plastificada por la tele. Eso se lleva Montes ya para los restos, aunque la SGAE no se presentara esa noche en casa de Robin para pedirle unos miles de ciruelos por el hurto.

 

Pero no queda ahí la cosa. Cuando el furor del Tikitakasismo, volviendo un día de la Casa Grande, por la horrenda AP7 de Alicante, unas luces al atardecer de domingo llaman mi atención antes de llegar a Crevillente. Neones rojos y azules parpadeantes. Anda, han puesto el enésimo puticlú alicantinomurcianístico… Sí, pero casi tengo que parar en el arcén para hacer una foto cuando me pongo a su altura y leo: Tiki – Taka Club. España es un país de visionarios, pijo. Si hubiera tenido el móvil de Montes le habría llamado en ese mismo momento, para reconocerle un mérito gigantesco. Que un periodista que narra los partidos a base de un don de naturalidad haya creado una expresión que en dos días sirva para que un avispado empresario del mundo cuqui la utilice para poner en neones nombre para su nuevo Putin es un logro vital al alcance de poquísimos, y que eso no te reporte nada más que una sonrisa suspirada, acompañada de un meneo de cabeza, en forma de reverencia por tal cúmulo de ocurrencias, es lo que lo hace aún más grande.

 

Se va Montes. Cierto que se equivocaba de jugador, que no es el tipo de periodismo deportivo que más me gusta, pero sí que considero a Montes el verdadero iniciador de un periodismo deportivo divertido, no forzado, que basó su éxito en verdadero ingenio. En naturalidad. A mi no llegó a cansarme, y he disfrutado con su baloncesto, donde se le ve mucho más cómodo, todo sea dicho. La naturalidad de Montes no tiene precio. Seguro que nos saldrá por algún sitio. ¿Te gustaba Montes? ¿Has usado la expresión Tiki taka? Vale.

.

Foto: Montes, mejor en el baloncesto

22/09/2009 09:31 achopijo #. sin tema Hay 20 comentarios.

¿Photoshop?

20090923095312-fotos.jpg

A mi no me gusta el maquillaje. Pero nada, acho. Ni siquiera cuando no se nota, porque siempre se nota algo. Una cara natural, limpia, eso sí, es como más guapa está una mujer, de largo. Lo demás, plastifica. Incluso unos toques sutiles. Soy radical en eso. Somos unos cuantos los de la corriente antimaquillaje, que lo he escuchado mucho por ahí. - No te maquilles, que estás más guapa sin maquillar… no hay piropo que me salga más de dentro que ese, porque acho, es sincero siempre. Aunque no todas las veces causa la misma reacción. Lo normal es que crean que tienes prisa y lo que no quieres es esperar al maquillismo, que además, siempre les toca cuando uno ya está listo llaves mano puerta abierta. Pero para ir a una boda sin maquillar hay que echarle los huevos de Obélix al asunto.

 

Lo que ya estaba pasando a unos niveles de Decreto Ley era lo del Photoshop. Acho, que recuerdo una portada de la Preysler en el Hola! que casi había que girarse los ojos hacia dentro para verla nítida, de la neblina photoshopera que le habían cosido a su cara de porcelana. Así que saber que la revista Elle le ha echado cojones al asunto y ha publicado portadas de guapérrimas sin maquillar me ha gustado esta semana especialmente. Lo de Elle en Francia ha generado un debate sobre el deber de los medios de informar sobre los retoques de las fotos, algo que a mi me los toca también. Soy radical en esto, acho. Un medio de comunicación debe ser lo más fiel a la verdad que le sea posible. Photoshopear las fotos falsea imágenes, tergiversa la información visual que ofrece el medio, y eso no debe ser sinónimo nunca de mejora del producto que se vende, sobre todo si es informativo.

 

Supongo que hacemos la vista gorda porque sabemos que es así, en Corazón, Moda o Cine. Aún así, al pie de foto debería añadirse: Foto retocada o Foto sin retocar, y eso ofrecería una información más fiel al lector. La revista podría retocar con el consentimiento de la modelo, o el modelo podría negarse al retoque. No sé qué vendería más. Lo que es demencial es que se usen programas para cambiar imágenes que luego son portada en periódicos nacionales, como hizo El Mundo con la foto del puño en alto en Rodiezmo. Montajes sin avisar, que además luego te descubren, y se deja la credibilidad del medio por los suelos. ¿Merece la pena? Yo creo que no. Así que igual es mi militancia antimaquillaje la que me ha condenado a ser militante antiphotoshop, al menos en información, y siempre avisando, sea el medio que sea, si es que hay truco. A mi la Mónica Belluci con mejillas brillantes, frente lisa, ojicos aclarados, y neblina preyslera no me pondría tanto como verla a pelo, y como con Mónica, con el 99 por ciento de ellas. A ver si Elle obra el cambio… lo que no cambia es que Kasparov le da manteca a Karpov. ¿Prefieres maquillaje o naturalidad? Vale.

.

Foto: Juliette Binoche, Mónica Belluci y Eva Herzigova, a pelo

23/09/2009 09:53 achopijo #. sin tema Hay 23 comentarios.

Hornby 1972

"Un apunte sobre el tipo de público que el fútbol ha decidido que quiere tener: los clubs tienen que asegurarse de ser muy buenos, de que no habrá años de vacas flacas, porque ese nuevo público no tolerará un nuevo fracaso. Ese público no lo conforman personas capaces de ir a ver jugar al equipo contra el Wimbledon en pleno mes de marzo, cuando el equipo esté en el decimoprimer lugar de la clasificación y haya sido eliminado de todas las competiciones de Copa. ¿Por qué iban a ir al campo en esas condiciones, si tienen muchísimas otras cosas que hacer? Por eso, si no me equivoco, el Arsenal ha apostado por no pasar más rachas de 17 temporadas sin ganar un sólo título, tal como ocurrió entre 1953 y 1970, ¿no es eso? Se acabaron los flirteos con el descenso, como en 1975 y 76, o los lustros en los que no estuvimos presentes en ninguna final, tal como ocurrió entre 1981 y 1987. Nosotros, los ingenuos incondicionales, aguantamos todo eso y mucho más. Al menos estaremos presentes veinte mil de los nuestros, por mal que vaya el equipo (y a veces ha ido fatal, muy mal). En cambio, este nuevo público... bueno, yo no estaría tan seguro".

Fever Pitch (Nick Hornby, 1992) Pag 108. ’El día de la graduación: Arsenal - Ispwich Town 14-10-1972’

24/09/2009 13:21 achopijo #. sin tema Hay 16 comentarios.

Contra los robos: ¡MURCIANISMO!

20090928112921-rmurcia2salamanca2-11.jpg

¿Qué puede hacer un hincha cuando le roban ilusión en su cara? Es jodidamente complicado… pero después de muchos años, y de mucho ninguneo, es lo que tiene ser de un equipo de provincias, segundón, de una Región históricamente ninguneada, lo más que se puede hacer, y además puede resultar lo más positivo para afrontar la temporada, es unirse. Cuando es tan evidente que se está persiguiendo a un equipo, a una hinchada, a una ciudad, la única respuesta posible es la unión. Hace dos jornadas, cuando ya era flagrante la persecución al Real Murcia, aún había reticentes a montar una protesta conjunta, ahora, con la evidencia ante nuestras narices, no se puede dejar pasar más tiempo. Hay que hacer ruido, unirse, y que los árbitros sientan nuestro aliento detrás de sus hombros, en cada paso que den en nuestro campo, al menos. Llevamos sólo cinco jornadas. Queda toda la liga, y precisamente por eso hay que moverse desde ya.

 

No importa cuales son los motivos de tal injusticia, pero los pagamos los de siempre, y ante la mirada impasible de la prensa antisamperista, que sigue confundiendo a Don Jesús con el Real Murcia. ¿Cometerán los árbitros el mismo error? Es muy revelador que el año pasado, coincidiendo con la marcha de Samper del club, el equipo ganó partidos, sin decisiones arbitrales que entorpecieran su marcha, porque esto, señores, viene de muy atrás. El antisamperismo, antimurcianismo inconsciente, viene minando la suerte del Real Murcia desde Primera División, con robos antológicos y estratégicos como ante el Villarreal, Levante o Almería, ante los cuales lo único escrito en los periódicos, y escuchado en las ondas, eran críticas a Lucas Alcaraz primero, y luego a Javier Clemente, cuando no se las llevaba la plantilla, o algún jugador.

 

Estamos entre dos mundos, y hay que elegir. La persecución arbitral evidente por un lado, contra la que se puede hacer ruido, mostrar unión, y reforzar la identidad del equipo, algo que pide a gritos el corazón de todo el que sea un hincha de este equipo, y por otro lado, la corriente anti, que ya critica la capacidad de Campos para entrenar a este equipo “porque es de Mazarrón”, se mete con Capdevila, Óscar Sánchez o Chando (hasta el partido del Salamanca, claro), dice que no hay gol, y mantiene esa absurda cantinela de que el árbitro influye igual para todos, y que si se juega bien, se gana. No, señores, no cometamos otra vez el error, por mucho que cueste, y muy fácil que sea dejar el cabreo a merced de los chacales, que visten piel de cordero, exigen madridismo al Real Murcia, y no tardaron en dar la espalda a su centenario equipo cuando por la acera de enfrente paseaba un engendro con cantos de sirena, camiseta roja, y pantalón negro. Si cometemos los mismos errores, volverán otros tiempos, y renacerán viejos fantasmas, que siguen ahí, cobijados por el complejo, esperando su oportunidad.

 

Los árbitros se equivocan. Los árbitros pueden cambiar el signo de un partido, y pueden cambiar la moral, la seguridad, la concentración de todo un equipo. Pero los árbitros también son conscientes de sus errores, pasado el partido, y también están en el campo, bajo la presión que puedan crear 10.000 hinchas. Ahí es donde tenemos que actuar, sin esperar que ningún dirigente lo haga por nosotros, al fin y al cabo, es a nosotros a quienes nos duelen las injusticias con nuestro escudo. No importan los motivos. No debe importar, ni siquiera, que no haya motivos. Pero hay que hacer todo lo que esté en nuestra mano porque a los murcianistas no vuelvan a robarnos ilusión. Contra los robos arbitrales: MURCIANISMO.

.

Foto: Instante del robazo del sábado en Nueva Condomina

28/09/2009 11:29 achopijo #. sin tema Hay 19 comentarios.

Little Dream

20090929093142-andrescalamaro2.jpg

- Hola Andrés, quiero darte las gracias por ponerle letra a mi vida. Antes de llegar a su lado, Andrés Calamaro (Buenos Aires, 1961), me tira su mano izquierda, con el tatuaje asomando por la manga corta, mirándome por encima del periódico que lee, La Opinión de Murcia, sentado, solo, en una mesa del restaurante La Vinoteca, en La Torre Golf, de Polaris World. Camiseta negra, estrella roja grande en el pecho, y por detrás, Andrés, con el diseño de la gira 2009. Bufandín de seda, pelo alborotado, algunos kilos de más, vaqueros y all star maqueadas. – Muchas gracias a ustedes, muchas gracias por venir. Son muy amables.

 

Bajamos al restaurante del hotel a comer, recién llegados a ese oasis a lo Pleasantville que es La Torre Golf. Cobrábamos invitación por haber leído el pregón de las fiestas, y aprovechamos la ocasión. Relax, spa, buen comer, hotelazo… y broche final, el Calamareo clásico, en un concierto que se preveía histórico, maduro, con olor a vino de reserva. Apurábamos el segundo plato, un steak tartar bastante currado, cuando en la mesa de al lado se sientan tres esbirros del equipo de Andrés. Camisetas, tatuajes, acento argentino… olían a rock and roll. Nos pusimos nerviosos. - Acho, verás que viene Andrés y se sienta aquí al lado… Aflojamos el ritmo. Cuando el metre dio la orden al camarero: - Prepare la mesa dos, para el señor Calamaro,  a Pilar y a mí se nos bloqueó la razón. Andrés Calamaro, mito, cantor, poeta, sinónimo de mil recuerdos, presente en todos esos días, la voz en la que todo suena a rock… iba a estar allí, a dos metros. ¿Qué se hace en estos casos?

 

Es imposible. No se puede hacer nada. En aquellos diez minutos no nos hablamos. Pensábamos. Por mi cabeza pasaron mil frases de canciones, volvieron recuerdos, sobre todo, en el piso. Mandé algunos mensajes, entre ellos a Charly, Calamarista puro, el maestro adversario, pidiéndole ayuda. Vol respondió. Dale recuerdos, me puso. Podría haberlo hecho, porque Andrés nos saludó como a viejos amigos. Todo pasó rápido. Tras el apretón, y los dos besos… - No sé qué más decirte… gracias. Acho, pijo, aquí se dice mucho acho pijo. - ¿Cómo? Dijo él, riéndose… - Nada, que esta es la tierra del acho, y del pijo… - Ahhhh, ya sé, ya sé, gracias, gracias… volvió a reírse. Nos despedimos. Nos fuimos, con una pinza en el estómago. Allí se quedó él, sonriendo, con su Coca Cola light, y sus periódicos. Al menos, le dimos las gracias por todo.

 

La voz se ha limpiado, pero mantiene el toque. Jugó sin marear la bola, tocando y tocando, sin parar. Se gustó, dejando en un altar a los Stones, Dire Straits, Led Zeppelin y un My Way épico. Un all star acalamareado, y cantó Murcia con él versionándose a sí mismo, como siempre, pero más maduro. Más hecho. Más Calamaro. Chupa violeta, gaficas, y  rock and roll reserva. Entre medias, El Salmón, Mi Enfermedad, Estadio Azteca, Media Verónica, Loco, La Mirada del Adiós, Crímenes Perfectos, Palabras, Alta Suciedad… dos horas y  media de puro Andrés. Cerró con Paloma, la canción que le pidió Pilar, cuando le daba dos besos. Camiseta de la gira, y al hotel, donde una veintena de fans esperaban poder subir a la habitación del gigante. La rubia esbirra, argentinaza, tatuaje de medusa, movía el cotarro, bien. Durmió en la suite que tuvo Woody Allen. ¿Le saldrá una canción? Para Andrés, que dijo en prensa que él era murciano, Murcia también es Little Dubai, el oasis de Polaris, en el que Yayo y Pilar cumplieron un sueño musical. Vale.

.

Foto: El mejor Andrés. No os lo perdáis (Vitoria, Zaragoza...)

29/09/2009 09:31 achopijo #. sin tema Hay 18 comentarios.

El Spa

20090930103618-hotel-beatriz-toledo-spa-2.jpg

La mejor mañana de mi vida la pasé con mi compadre Fernando Cano, Rey de Beniaján, en un spa toledano, con tres horas de sueño, y un día de boda largo por delante. Fuimos a despejarnos la resaca, y nos pegamos dos horas eternas de autospa que ni Briatore, tu. Nos montamos en todo, como quien dice feria. Chorro tras chorro, piscina tras piscina, sauna tras sauna. En el orden que nos salió del pijo, que lo bueno de un spa es que estés solo y puedas aventurarte tú mismo, sin que te den el rollo con los recorridos, la presión sanguínea, y los friocalores. Del jacuzzi multichorro rabadillero, pasábamos por el agüica helada con piedras, y nos metíamos en la sauna de menta con las manos cargadas de hielos, y allí dentro nos atizábamos, con el hielo, no homopiensen. Que sudabas, pues toma meque con hielazos en la espalda. Luego al multichorro, y a dejarse llevar en la cama esa de agüica. Menuda mañana. Nos faltó el masaje, aunque allí no tenía muy buena pinta.

 

El otro día me pasé por el spapolaris, después de saludar a Andrés. Acho, la cosa en el Polaris va rollo Thai. Pero tanto que si me tomo una copa de vino más con el tartar me mentetransporto sin problemas al Hilton de Bangkok. La paya que atiende habla sólo inglés y thailandés (con h), y allí que me fui pa ella directo a preguntarle por los masajicos. Huele a nenúfar y canela, todo es de madera de esa negra que hay en Banak importa, y hay plumas naranjas y cojines enormes. Se pone uno fino sólo estando allí. Pero el rollo fuerte del spa polarista son los masajes, que hay unos cien mil diferentes, y ni uno baja del billete marrón. Hay uno de cinco minutos que me quedé con las ganas de probar, pero me conformé con mi media hora larga de sauna de menta y lucecicas, y baños piscineros, en solitario, que allí sólo había un retirado londinense leyendo el Times con unas gafas de pasta más grandes que dos frisbis, que igual era el inglés que mejor estaba del mundo hasta que llegué yo a hacerme dos largos y a preguntarle a la thai en murcianglish qué dónde pijo estaban los chorricos.

 

No hay chorricos. Hay masajes. Me dijo en Thainglish. Bueno, me conformé. Si yo en un spa, con tener bandeja de hielo de ese pequeñico para atizarme presauna, me sobra. Eché de menos al de Beniaján, y nuestras conversaciones spasísticotoledanas. Lo mejor del spa polarista eran las toallas y los albornoces, acho. Después de los sudes, el hielo, y los largos jodiéndole la felicidad el londonman, ponerte el albornoz era como dejarse abrazar por la mamá de Mimosín. Hay allí unas tumbonas que parecen camas. O camas que parecen tumbonas, mejor dicho. Que te recuestas, sobre cuatro cojines, como a mi me gusta, y falta que la Thai venga con un racimo de uvas para reventar la sala de felicidad en la sede de medición universal por pantallas de Nueva York. Luego el cuerpo se te queda como de superhéroe. Parece que ya pueden darte un mantecao bien metido, que va a rebotar en tus carnes spasificadas. No hay dolor. No hay cansancio. Sólo tienes ganas de dar besos. Aún puedo contar con los dedos los spás que me he echado… Pero en breve daré el salto. ¿Te molan los spas? Vale.

.

Foto: Spa Hotel Beatriz

30/09/2009 10:36 achopijo #. sin tema Hay 24 comentarios.

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris