Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Marzo de 2010.

El Primaverano (RE)

20100301130707-untitled.jpg

Recupero un post de 2007, y una foto de 2006, recién casadico, en una comidad primaveranil cabopalense que aún recuerdo con gozo. Pasan los años, y el Primaverano sigue llegando fiel a su cita. Que lo disfruten ustedes al máximo.

.

Acho nene, ya está aquí el sudorico. Se intuye que ha llegao el verano murcianístico semestral, ese tan de aquí, cuando a las siete la mañana hay ya un solaco que arruga, pijo. La nieblita fresca que deja rociico en la huerta ya no asoma, y ahora los pajaricos en vez de piar se cagan en los coches, porque na más asoma el solaco de Murcia ya te arrea… Así, sin mediar, llegó marzo el primero, y con él, la cuenta atrás de horas pa echarse el primer baño en el Mar Menor. Bienvenido, si, pero ahora tenemos que pasar las dos semanicas esas de sudorico, camisa, chaqueta, jersey y la confusión absoluta que ahora se puede ver por la calle de chaquetón, incluso algún despistao, con bufanda, y es que será normal algún susto de fresquico… Aunque todo es por quejarse, y una vez pasado el trámite… llega lo nuestro, porque aquí, acho, en nuestro semestre es donde sabemos hacerlo… ¿Eh?

.

Un minuto antes de que asome aún hace algo de brisa, y confunde a los murcianicos que con el paso de los años aún le tienen respeto al frío seco invernal, y se piran al curro de mañanica con su jersey, o chaquetilla… Con el sol fuera de Carrascoy ya llega la lamentación… Acho, pijo, ya me sobra to menos la piel! Y el sudorico sale a flote. Calcetines, zapatos, pantalones, camisas por dentro… ay! Que unas semanas de frío son suficientes pa que se nos olvide que aquí hace más calor que la vida…

.

Equivocaciones veremos, incluso yo mismo caeré, a pesar de aquí ironizar con la cosa, y más de un día me queda de sudorico por falta de decisión sobre el tema de aceptar que ya. Que ya está aquí la primaverano murcianística, y que pronto habrá que dejarse el almuerzo de vinico y habas por el de bolito y hueva. O sea, que de aquí a domingo y medio hay que liar eso del cambio de ropa, que no se cómo será en los restos, pero a mi me fastidia a un nivel de 8 sobre 10, porque donde está la ropa de verano, la de invierno no cabe, y luego al revés, no entiendo por qué, pasa igual. Como lo de irse de viaje, que para salir la maleta va perfecta, pero pa volver hay que agenciarse par de bolsas pa volver a meterlo todo… Pero bueno, se piensa mejor volver al verano, porque es más largo y el tema vaquero – camiseta es mi rollo, acho. Disfruten ustedes del sol Murcia, a las terrazas, calderos, playas, campos, paseos, marineras, frescura, noches templadas y compren muchas nuevas camisetas de surf, que ya estamos otra vez donde nos corresponde. ¡Viva Murcia! Vale.

.

Foto: Solecico del primaverano mediterráneo

01/03/2010 13:07 achopijo #. sin tema Hay 3 comentarios.

La Paramount

20100302125038-paramount-a-viacom-company-logo.jpg

A los 15 años, con mi bigotico rubio, y mis Nike air play de estreno, pisé un gran parque de atracciones por primera vez, y me flipó, acho, y eso que no era, ni soy, de atracciones peligrosas, como ya os he dicho muchas veces, que mi nombre está el primero en la lista de payos que no se han subido jamás al barco vikingo de la feria. Fue mi primer verano british, y el parque en cuestión era Alton Towers. De largo, con mucho, lo que me enamoró fueron aquellos máquinos de premio de monedas de cuarto de libra que se amontonaban sobre la bandejica de salida, que allí, en un parque temático para zagalicos se veían más inofensivas que un palo manzana con caramelo. Luego, con los años, al verlas en casinos, bingos y eso tuve que recomponer un poquico la idea sobre aquel tipo de máquinas obsesivas, a las que yo recuerdo sacar al menos un 300 por ciento de ganancias, que en libras sabían mejor. Aquel día jamé un Big Mac meal con batido de choco de warbi, y pagué con monedas de cuarto.

 

A mí, de las ferias y eso, me mola todo lo colindante, especialmente las marranerías comidiles, tanto dulces como saladas, y las máquinas de fuerza, tiros, suerte y esas cosas, y bueno, los coches de choque, sobre todo en Campoamor, que siempre había alguna rubia pija a la que dar topazos. Así que en los parques disfruto, pero sin echar el resto, que yo la adrenalina ya la quemo los domingos en la grada. Luego ya pasé a los parques Made in América, que aquello es la champions del tema, acho, y ahí me quedé, que a los españolísticos no he ido. Alton Towers parecía la feria de un pueblito comparado con lo que montan en los Estudios Universal, en la MGM o en Disneyworld. Aproveché mi verano tampero floridístico, no sólo para vivir el ambiente de un mundial de fútbol por primera vez en mi vida, también para hacer un pleno en parques temáticos yankees al alcance de pocos, acho, y les explico. Me tocó aquel verano teenager de Lion King en los cines pasar tres semanas escayolado, que con mi gafe habitual para esas cosas me rompí dos días antes de volar a Miami, y llegué en plan wheelchair.

 

Qué quieren que les diga, una ventaja con la que no contaba. En los Américas no es como aquí, que eso de las barreras arquitectónicas lo superaron con la guerra de la Independencia, y como todo lo hacen como si fuera a venir Gulliver el gigante, hay espacio a mansalva y los wheelchairs parecen los presidentes de un país. No hacen cola, tienen su carrilico bueno, las azafatas te regalan peluches y te dan besos, te toca la tómbola, y siempre tienes sitio en primera fila del espectáculo, acho, así que me convertí en la mascota del grupeto. Mi pierna parecía una caja de donetes, todos querían ir conmigo, que mi grupo no hacía colas, y mira que había esperas largas, sobre todo para las atracciones estrella, en plan la de Earthquake, Jaws, o Back to the future… El zagalico de mi casa americana flipaba con lo de la silla de ruedas. En su vida de tampero había podido hacerse el MGM completo en un solo día. Acho, hasta en el Taco Bell te servían el menú en trece segundos, y te ponían en una mesa con vistas al lago. Así que yo tengo buen recuerdo de los parcazos américa, acho, y si ponen uno aquí, pues ni te digo. Hay que ponerse con el merchandising murcianístico, lanzar ya mismico una línea de comida rápida huertana, y a los agoreros ni mirarlos, que hay que ser tonjulay para comparar Paramount con Terra Mítica, Isla Mágica, o incluso Port Aventura. Para contestar sólo hay que abrir mucho los ojos, los brazos y la boca y decir: ¡Acho, PA -RA -MOUNT! Vale.

.

Foto: Anda que si maridamos Murcia con este logo no hacemos na...

02/03/2010 12:50 achopijo #. sin tema Hay 9 comentarios.

Biberones

20100305105025-biberon.jpg

Acho, me acuerdo de los primeros biberones que preparé, que parece que fue ayer, cuando aún no tenía ni una estrella Michelín del biberoneo, y sólo puedo esbozar una sonrisa. Cómo pasa el tiempo papi también, que en montones de cosas estamos en paréntesis, pero en lo del papi chulo vamos sumando sin parar. Casi que me ponía un neopreno, mascarilla y manipulaba el biberón, el agüica caliente, la tetina y las piezas del caperuzo como si todo fuera de ácido sulfúrico, y hubiera que medir las cantidades con compás, calculando integrales para acertar con la temperatura, no fuera que algún germen se colara, acho. Menudos sudores. La operación biberón se llevaba media hora larga, que había que estirar un rato antes de ponerse a ello, y preparar todas las herramientas como si fueras un cirujano, después de lavarse las manos con aguarrás y lija. Lo que hace la experiencia y la condición humana. Hoy por hoy, me pones una venda, pulsas el crono y me sueltas en la cocina con las luces apagadas y en 12,32 segundos está el bibe listo para calentar, con sus tres cucharones de cereales, y los 240 medidos que ni con tiralíneas, y a pesar del abrefácil de la leche.

 

Lo del bibe tiene su cosa. Cuando traemos cereales con choco, el momento humico cuando está listo, después del meneo cocktelero, apetece tanto un bibe, que no descarto un día darme el gustazo, meterme en la camica, y enchufarme un especial de chocolate, que El Guille se lo pimpla en plano secuencia y semirecostado y yo creo que cuando termina está charlando con Dios de lo eterno y lo humano, que le quedan fuerzas para parpadearme dos veces, y eso debe ser una ricura. Ahora con la Peques 3 pasa que ya apetece el bibe, porque la leche esa lánguida de cuando bebé, que se hace con agua echa un tufillo regularcico, acho. Hasta que no se da el paso a la leche-leche, tienes ese handicap, que además se incrementa porque aún no eres maestro y eso, y cuesta más echarse un gotón en la muñeca para ver si has dado con la temperatura. Ahora, cual alquimista, domino las temperaturas de una forme innata, y mezclo leche natural, con fría, y caliente hasta que doy con la tecla, que es más rápido, y no hay que estar midiendo, o tirando leche, que no está el patio para repetir bibes por errores en la alquimia. Con el bibe hay que aprender a solucionar vicisitudes, como en todo en la vida, acho.

 

Con lo que aún tengo algún problema es con lo del abrefácil de los cartones de leche. Sí, el agujero ese que ahora ponen, que se levanta en plan lata de cocacola antigua, pero en papelico, que al verter se escapan dos gotones mínimo siempre a la encimera. He calculado que cada dos packs de seis desperdicio un bibe completo por culpa del abrefácil del capullo. Bueno, teniendo en cuenta que el rubico consume dos packs por mes, eso son 12 bibes al año. No es mucho, pero acho, ya podrían poner a dos ingenieros a pensar un abrefácil que no me robe… porque eso es en bibes, pero en papel de cocina, ni te cuento, que yo en lo de limpiar la encimera no escatimo, acho, y ya puede ser superabsorbente, que a mi no me pilla el toro. Con la encimera no me la juego. Así que quitando el tema de los gotones en la apertura del cartón, en el tema biberones ya tengo las tres estrellas, y ahora ya toca empezar a inventar, y tengo en cartera usar canela, azúcar glass, caramelo y cosicas así, siempre esperando el beneplácito de mi cliente preferente, y en pos de la creación culinaria, como diría Ferrán, que esto del bibe también puede ser un arte. Os seguiré informando. ¿Sabes preparar un biberón? Vale.

.

Foto: Mítico bibe 240 night

05/03/2010 10:50 achopijo #. sin tema Hay 8 comentarios.

El Vermú

20100307075148-20061127104039-untitled.jpg

Así, en el entretiempo, cuando se acaba el frío, igual que cuando empieza, es época de vermuses coloradicos, acho. Con el solecico y el terraceo no somos muy de vinos, y tampoco de vermuses, siéndolo mucho, como quien dice. En Pamplona piden vino y se quedan tan anchos. El que sea. Un tinto y un cacho de tortilla. Cosa del tiempo. Aquí lo equiparable es la marinera y la cañica, aunque hay un porcentaje heroico que mantiene vivo a nuestro vermú, que es otro tesoro del aperitivo patrio, por el que hoy brindamos en Achopijo. Benditos esos bares repartidos por lo más castizo de Murcia que mantienen un tonelico de vermú casero, y dos botellas de sifón debajo la barra, sirven vermús a la antigua, y los visten con dos anchoazas en salmuera del tamaño de un solomillo de buey, con cebollica tierna y dos golpes de orégano. Que luego venga el pulpo, las gabardinas y los caballos al galope, bien crujientes, antes de reponer hilo de vermú, sifón y par de hielos.

El vermú enciende y calienta motores a otro ritmo que los bolitos, y marida, en general, tan bien como el agüica de Espinardo, pero pide más bola que empape. De cada diez, hay un vermú, o dos, que lo que tiene el vermú es que se contagia, sobre todo si es una berenjenica del Salzillo, en San Agustín, que al vermú casero fresco del barrilico le atizan con sifón lo justo en vaso ancho, para dejar un brebaje de categoría, y si luego tienes allí recién hechas las almejicas y el pan tostado, estamos hablando de cosas mayores. Los vasicos de vermú tienen su cosa, que servido con olivica y dos hielos es irresistible. Por San Antolín hay barriles de vermú que deberían ser lo primero en salvar en caso de necesidad, pero por orden municipal. Son los vermuses que el próximo Lunes Santo servirán para brindar por el Cristo del Perdón, entre gabardinas y caballitos, a esos rincones a los que no llega el camión de la Coca Cola, acho, que haberlos, haylos, o eso parece, al menos, que ya es bastante.

Cuando vamos al campo, nos traemos vermú casero, que en la cooperativa de La Romana hace tiempo que dieron con la tecla, y hacen un vermú sencillo y clásico, suave y casi dulce, que te venden por botella, y así tenemos siempre en casa vermú fresquito, que anima el cocinar, picando antes de ponernos a la mesa. Con rodajica de naranja tampoco se acartona, y luego, de postre, el gajo bien remojadico es una delicatesen. A las malas, cuando apetece vermú, se pide amartineado, esto es, un Martini doble, blanco y rojo, mezclado, con oliva y mucho hielo, que suavice, que pidiéndolo uno se siente Pepico Bond, el huertano con licencia para chulear lo justo, aunque realmente es una pena, porque si pides la marca, estás minando al barril, y de lo que se trata es de brindar por los que apuestan por el tonel de vermú, y que no desaparezca, venga de Pinoso, o de Jumilla, que no se pierda el brindis con un vermú en Murcia. ¿Te apetece un vermú? Vale.

Foto: Berenjenas del Salzillo

07/03/2010 07:51 achopijo #. sin tema Hay 9 comentarios.

Graffiti!

20100310112445-boceto.jpg

No paro de garabatear... No he parado desde los 12 años. He pintado tiendas, autopistas, muros, paneles de madera en exhibiciones de graffiti... pero sobre todo, libros de texto (no podía evitarlo) y libretas. Cientos de libretas que guardo en una estantería casi completa, con flows, pompas, 3d, nombres, con bolis, fluorescentes, rotuladores, carboncillo, lápiz... Mi ansiedad tiene una vena artística (para quien así lo considere) que sale en forma de letras y números, garabatos y tags. En mis viajes, apuntaba todas las firmas que veía y me gustaban, y las repetía una y otra vez. Las siglas de los grupos, las pintadas, los graffitis, también dicen mucho de las ciudades. Viajando los descubrí, y ya los llevaré en la sangre para siempre. Mis preferidos: Mode Two y Daim, internacionales, también Cope, en New York, El niño de las pinturas, de Granada, Suso33, en Madrid, y por aquí, me flipaba el viejo Bop 241 ilicitano, aunque para viejos, Muelle, decano del graffiti, y más actual, el genial Sam3 caravaqueño, con cartel internacional. También hay que citar al mito actual: Banksy. Buscadles y disfrutad de su arte. El graffiti es artesano, porque es arte, y porque es sano, decía Geronación. Para mi lo es, siempre legal, que ya pasó la época gamberra. Os dejo el último bocetillo improvisado en unos minutos, anoche, mientras veía el correctivo del Arsenal de mis amigos Hornby y Gavin a un flojísimo Oporto. Vale.

Foto: Bocetillo old school: Enjoy achopijo ’El Blog’

10/03/2010 11:24 achopijo #. sin tema Hay 23 comentarios.

¿Quedamos?

20100311130923-murcia.jpg

Ya no se queda, que se ve hasta raro, acho. Que no, que no se queda, y no me miren así, y no es nuevo, que esto empezó con el móvil, y ahora que ya no se mira lo que uno gasta ni pijos avinagrados, pues hemos terminado. Cuando todos teníamos tarjetica de recarga aún quedábamos, por inercia, que eso de llamar al móvil para verse no entraba en los usos del nuevo compañero de bolsillo. Antes lo de llamar era lo último, y había que tratar de que llamara otro al que llegaba tarde. Ha sido un triunfo para los pitermans de la vida, que al final siempre tienen razón. Cosas de la paciencia. Los zanguangos de ahora ya no tendrán al tardón del grupo, al pesao, al que llega media hora tarde, al robador de tiempo. Eso ya no importa. A las nueve y media en Scala, era, y allí íbamos llegando. Hasta reunir todo el rebaño daba tiempo a echarse un mundialito en la máquina, otros compraban tabaco a medias, y el Andrés hacía la lista para el botelleo.

 

A mi me molaba quedar, en sí. Ni el por qué, ni el para qué… lo que era quedar, acho. Sí, llegar al sitio elegido, o Scala, o Centrofama, o Santo Domingo, o el buzón rojo del Corté Inglés, o en la puerta del Instituto… quedar, a una hora, con uno, dos, tres… o con ella. Ritmeto callejero, arregladico, tufillo colonia de Navidad, y pulcro estilo. Ya no se ve a casi nadie con la querencia del haber quedado en su ritmeto andante, claro, pijo, porque ya no queda ni el de la camisa. Hemos perdido presión, y con ello, estilo, ritmo, ilusión. Cuando llegas, llegas, y cada uno lleva un ritmo. No se parte de cero colectivo, cada uno parte su camino, y ahí se han perdido maneras. Cada perro que se lama su pija, que como llevamos móvil, plin, ya no somos un grupo, somos individuos cuyos caminos confluyen paralelos un ratico, no individuos haciendo un camino común. Acho, y qué fácil es irse un momentico… Eso hace bien poco era morir. Te acercabas a otro bar a nosequé, y empezaba una nueva noche. Ahora faltas minuto y ya tienes que pensar si coges cuando te llaman, si apagas el móvil, si avisas por mensajico, a quién avisas y a quién no, y al final todo acaba en recelos coleguiles.

 

Acho, si es que no nos acordamos ya de cómo eran las cosas, y no nos damos cuenta de cómo perdemos. Ahora quítate el móvil. Vamos, eso de poder avisarla, o que te avise ella, que está en un atasco, que se le ha hecho tarde, que nos vemos veinte minutos más tarde en otro sitio… Más feo y fundimos a negro. Pues no eran míticos esos minutos de espera… ¿Vendrá? ¿No vendrá? ¿Por dónde aparecerá? ¿Qué llevará puesto? Y escrutar los límites de la paciencia cuando había plantón. Plantones, acho, ya no hay plantones, porque como no se queda, pues no se puede plantar… y mira que vienen bien los plantones a veces para darse cuenta de cosas, para pensar, para renacer. ¿Y cuando llegabas a la vez que ella? ¿Y las sorpresas? Menudas alegrías pilorísticas, sonrisas tontinas y babeos varios, cuando quedabas. Cuando quedabas con alguien, y llegaba alguien más, inesperado, que se apuntó y no pudieron avisarte. Ahora no, ahora te llega el puto sms: oye, ke viene tb fulano… y te das por jodido. Ya no quedamos, y hemos perdido tanto, que es bueno que nos acordemos, y de vez en cuando, volvamos a hacerlo. ¿Quedamos hora y sitio? Vale.

.

Foto: Pues no he quedado yo en Santo Domingo...

11/03/2010 13:09 achopijo #. sin tema Hay 14 comentarios.

Operación Mayo

20100313204256-20100313164920-365xxx80.jpg

Se acerca el día del cambio. El domingo ese de meter jerseys en cajas y sacar bañadores, chanclas y policos. Aunque menudos pasmos nos están dando las olas de frío... pero que nadie se confunda, la manga corta está en el picoesquina, y con ella vienen los tiranticos y escotazos; y los madres mía, porque como viene siendo habitual el 99 por ciento de nuestro grupeto de iniciadores de dietas y buenos propósitos, podemos decir sin paños calientes que hemos vuelto a fracasar. Ni spinning, ni jogging, ni lechuga a manta, ni fruta a media mañana, ni cenas a la plancha… Al final nanai, si acaso la sacarina en el café, y seguimos lejos de los objetivos cristianoronaldiles que nos pusimos con la resaca de año nuevo. Acho, no hay manera. A los de mi grupeto nos define muy bien mi compadre El Adversario (no se pierdan su blog), y es que somos auténticos iniciadores. Para este tipo de cosas, y para otras muchas. Ponernos, nos ponemos… otra cosa es llegar a algo serio, incluso una vez perdimos cuatro kilicos así, pero nada, cosa de unos días. El caso es que 2010, y volvemos a besar la lona, y además perdemos un ejemplo vivo que nos consolaba, acho, que el Miguel Bosé ha perdido 30 kilos, el payo.

Digo que es que en Murcia Dios podría habernos echado una mano a los iniciadores y dotarnos con el gen ese que tienen algunos payos al que llaman esmiconstitución, y que su labor en el organismo es hacer que uno coma como un Obelix pero esté hecho un Lucky Luke. Yo conozco a varios, acho, y no saben lo que tienen. No lo saben. Digo esto porque a los murcianos iniciadores no constantes nos cuesta doble lo de la dieta pre cambio primaveranil, porque mira que aquí tenemos ratos para hincharnos. Eso de estar siempre de aperiti, comidica, cenicas, matanzas, almuerzos, desayunos, pijo, que cada semana toca algo, y encima venga a llover y venga a ver sartenacas de migas en las barras, que a ver quién dice que no. Ahora el Bando, las barracas, llegan los helados, los días largos, las cenas tarde, lo que obliga a merendar… y Viena que sigue lanzando esos ataques en forma de aromas divinos Trapería arriba, Trapería abajo. Luego toca comprarse unos pantalones, y llega el madre mía, y uno se acuerda de lo de esmiconstitución.

A mi es que me gusta comer, por encima de todas las cosas. Sí, sí, de todas las cosas. También hacer deporte, pero con la organización del tiempo actual no me llega para sudar, acho, y comer, siempre hay que comer, como dice mi compadre Alejandro Oliva, así que chungo está el tema. Aún así, reunida la comisión de seguimiento del plan integral para el abandono definitivo de las tres cifras hemos decidido poner un nuevo límite, por lo que el lunes, día fetiche de cualquier iniciador que se precie, no pediré napolitana de chocolate en el café, que para mi cumpleaños, 25 de mayo, si todo va bien, tenemos que estar cumpliendo mínimos, a ver si llegamos a la compra del bañador y no tenemos que mirarnos al espejo del probador sudando litros y decir lo del madre mía, y lo de esmiconstitución. Así que relanzando la operación tres cifras se acuerda por unanimidad iniciar un nuevo sub plan de ataque, la Operación Mayo. Están invitados a participar todos los iniciadores, póngase un objetivo a tiro, y a comer sano, hacer deporte, y a luchar contra las huestes murcianístico gastronómicas. ¿Volveremos a perder? Vale.

Foto: Bosé ha perdido ventipico, el payo

13/03/2010 20:42 achopijo #. sin tema Hay 14 comentarios.

Coleguicas

-          Como que te digo una cosa, te digo la otra… ya sabes…

-          No si, ya…

-          Es que luego to se sabe, acho.

-          Ya. Ya te digo.

-          Porque no me toques los cojones, acho, es que si me buscas, me encuentras…

-          Ya, acho, ya…

-          Luego vienen los madremías, y no está el horno pa bollos.

-          Y que lo digas.

-          Porque yo no nací ayer, ¿sabes? Ya tenemos pelicos en los huevos para andarnos con tontunas, pijo.

-          Ya te digo.

-          ¿Ya te digo? ¡¿Ya te digo?!

-          Acho, que sí, que llevas más razón que un santo…

-          ¡¡Pues claro que llevo razón!! me cago en mi madre…

-          Acho, no te pongas así que yo no tengo la culpa…

-          No tienes la culpa, no. Pero es que si lo piensas…

-          Ya te digo… Acho...

-          Acho, que no puedo, que las cosas se dejan así sueltas y luego dame pan y dime tonto…

-          Acho, y qué vas a hacer…

-          ¿Qué voy a hacer? Me encuentras, a mí, si me buscas, me encuentras, acho que si me encuentras, ¡la vi llorar!

-          Acho, tranquilo…

-          ¿Tranquilo? ¿Tranquilo me dices? Acho, es que no estás en lo que estás, juro por mi vida que se me va el Dios y todavía la armamos, hombre…

-          Acho…

-          Si es que no puedo, pijo, no puedo…

-          Ya, ya lo sé, acho…

-          No sabes una mierda, cabrón… porque luego to se sabe…

-          Si es que no puede ser.

-          No, no puede ser.

-          De ninguna manera.

-          No.

-          No.

-          Ya te digo, acho.

-          Acho…

-          Dime…

-          Que na, que gracias por escucharme…

-          Nada hombre, para eso están los colegas.

-          ¿Unas cañicas?

-          Enga, vamos ancal Perico.

-          La próxima vez…

-          Acho, no habrá próxima vez.

-          ¿Tú crees?

-          Si hay próxima vez no me guardo el Dios.

-          Vale.

-          Vale, venga, vamos, que pago yo la primera.

15/03/2010 23:40 achopijo #. sin tema Hay 10 comentarios.

Cables

20100318115219-0idoz9jh7rp0ynvgvgsdo9lwugr55zbm-dt4.jpg

Acho, ahora los cajones crían cables. Antes criaban papeles, canicas, imperdibles, y libretas de ahorro viejas y eso, y ahora crían cables de todo tipo. Si dejas cerrados tres o cuatro cajones un par de años en los tiempos que corren, cuando los abres hay cables, cables de teléfono, de antena, finos, dobles, gordos, blancos, negros, grises, y si eso, alguno amarillo, para la tele, para la play, para el ordena, y otros que son hermafroditas, que parece que sirvan para la minipimer y para el portátil a una, o que incluso puedas conectar cualquier cosa, con cualquier otra. Los cables no tienen marca, acho. Están ahí, en el cajón, enrolladicos los más largos con alambre de ese del pan Bimbo, que cuando desaparece del precinto, en mitad de la noche se cuela en el cajón criacables y se enzarza allí con algún cablecico anteinoide, y lo ata sin opciones. Debe ser cuando se oyen los cracks esos fantasmales en medio de la noche, que el alambrico está en lo suyo.

 

Es que ayer abrí dos o tres cajones de esos que no se abren mucho, buscando un abridor de esos de amigo invisible para botellas de vino, que lleva un tiempo missing, y acho, empezaron a salir cables que la próxima vez que vaya a abrir cajones me hago con unas tenazas, no vaya a ser que acabemos atados entre la marabunta. Acho, y a ver quien tira un cable, que tienen todos pinta de que son imprescindibles… Vamos que tiras uno y a los dos días deja de funcionar algo y resulta que ese cablecico era la clave de todo. Así que nada, ahí siguen, criando en los cajones. Entre ellos descubrí un par así corticos, que tenían pinta de conectar móvil y portátil, o portátil y tele, que podrían tener un uso, y los escamoteé para hacer probaturas, pero acho, las clavijas no se habían desarrollado lo suficiente, que lo que parecía un USB en toda regla luego resultó ser un arcaico enganche en plan Amstrad, o Spectrum, o MSX, que yo era de betamax, y de MSX… ¿Cómo habrá ido a parar al cajón?   

 

Ahora, el jefe de los cables es el que tengo allí que ocupa un cajón entero, que si sigue creciendo vamos a tener que bajarlo al trastero, el cable de ono, acho. Que además cuando lo metimos era del grosor de un lápiz, y ahora parece una serpiente pitón, el payo. Cuando lo saqué del cajón para inspeccionarlo reverberaron en el salón, en plan flashbacks peliculero, las palabras del técnico de Ono, cuando vino a instalar: “te dejo un cacho cable aquí por si acaso lo necesitas…” así, en plan voz de Darth Vader, y ahí están los cuatro metros largos de cable pitón blanco puro, enrolladicos con dos alambricos de pan Bimbo. Había dos o tres de esos de teléfono, de cuando el Internet se conectaba con el sonido ese que parecía que estabas invocando espíritus, con sus clavijas múltiples, que en un juicio hubiera jurado que jamás había visto antes con más tranquilidad que un mar de leche condensada. Acho, cuando me repuse de mis descubrimientos, fui al estudio, y me metí debajo de la mesa, y entonces comprendí mejor la cosa, que al asomarme allí estaba saludándome la Bruja Avería, con su melena de cables, y entonces recordé mi viaje a Silicon Valley, cuando en 2005 todo giraba en torno a la apuesta californiana por el wireless, que no había anuncio en el que no saliera la palabrica… Así que objetivo nuevo para este año, teclado y ratón sin cables, y a empezar a hacernos fuertes para tirar cables. ¿Te rodean los cables? Vale.

.

Foto: "y al asomarme, allí estaba la Bruja Avería, con su melena de cables..."

18/03/2010 11:52 achopijo #. sin tema Hay 9 comentarios.

La Ciudad de la Primavera

20100321015811-25806-1357999280495-1546917251-30914248-2517569-n.jpg

La mañana se hace clara en pleno sueño, y un sol naranja único despereza la neblina, que ya no deja casi escarcha. Las palmeras asoman por encima de la brumica, cuando la luz recupera su claridad, y el valle verde abraza el tiempo de la ciudad. Las lluvias se convierten en hierbas y vinagrillos, flores, polen y azahar. La manta ya no pesa, se abren las ventanas y se saluda la mañana con un gran suspiro y una sonrisa. Después del sollozo se cae el invierno al suelo, roto en mil pedazos. La radio suena viva, en la voz de quienes han paseado el amanecer de la primavera, en las calles, coloreadas. El aire se hace cálido, los rayos de luz lo acarician todo, y el azul del cielo ilumina hasta el último rincón, con ayuda del mar, que se acerca. En los parques se acumulan las cañas, los barriles, los alambres y los huertanos construyen las barracas al sol. Hay más miradas que se cruzan, cuando se camina con la cabeza alta, sin bufanda, sin paraguas, y florecen las sonrisas furtivas. Marineras, pulpo, caballitos, bolitos, brindis y olivas de Cieza.

La ciudad no tiene puerto, pero se siente llena, y siempre se recuerda, con un vaso de Estrella fría, lejos de la soledad del cantante, porque la primavera en Murcia es gentío, es alegría, es amistad y compañía. La hojarasca voló, caen flores del cielo y los niños buscan figuras en las nubes cuando los recreos se hacen cortos. Los camiones de sillas, las pegatinas en el suelo, los carritos de algodón de azúcar, capirotes y caramelos, y en la esquina, una charanga que cambia estribillos por sonrisas. La ciudad es una terraza que no cierra, un paseo que no termina, en el despertar que se pinta naranja, cuando la primavera vuelve a su casa, Murcia, la ciudad que se hace flor entre marzo y abril. Magenta de Perdón, Colorao huertano, morao nazareno, verde Esperanza y blanco Resucitado, la Semana de pasión desborda la generosidad, sobre la penitencia, antes de la algarabía huertana, y la charanga sardinera.

En Belluga la luz clava la fachada barroca, en la imagen de la ciudad, y los grupos de japoneses no logran captar ese fulgor en sus modernas cámaras digitales. Sólo algunos elegidos lo han logrado, cerrando los ojos, con el corazón, como el Maestro Gaya, acuarela templada, en el color cálido de una luz única que todo lo cubre. La noche cae despacio, suave, sobre el neón, en la Gran Vía, cruzada por un mar de peatones, cuando avisa el semáforo. Entre ecos de trompones, los grupos de zagales cambian de terraza, y la ciudad gira y gira, sin parar, sobre sí misma. Las estrellas se acercan al asfalto, y brillan a pesar del neón, sobre el cauce del Segura, y la silueta de la torre, iluminando el paseo del Malecón, y casi tocan las palmeras, que en los límites de la ciudad, ya en la huerta, defienden la estancia de la gran madre Primavera, que ya duerme y se despierta con su Murcia, la ciudad donde nació. Vale.

Foto: Primavera Second, by Caval...

21/03/2010 01:58 achopijo #. sin tema Hay 5 comentarios.

Un D10S

20100323094830-diegomaradona1.jpg

El típico que cogía, agachaba la cabeza, y dale que zurra, se iba con el balón pegadico al pie y se llevaba todos los rechaces, sí, recortaba, paraba en seco y seguía, movía las manos así sin abrirlas, tiesas, y cuando llegaba al borde del área, tiraba punterazo, o voleón, cayéndose al suelo, y la bola solía entrar después de darle en la espalda a algún defensa, o al churrazo, por el centro, por fuerza y por lo inesperado. El gol venía siéndolo desde el tercer rechace favorable, y el gacho (por la cabeza gacha) se levantaba del suelo a celebrarlo solico. Era el chupón malo, ese que se creía ninguneado por los buenos del recreo, porque en su mundo, esa jugada de mierda, era algo al alcance de él, y de nadie más. El don del rechace, la velocidad, y el hambre de balón, eran los pocos ingredientes futbolísticos que exprimía el chupón incomprendido, porque el resto no era fútbol, y por eso no se valoró nunca en el recreo, por quienes tenían fútbol, que el resto, le daba bola al gacho.

 

Aquel chupón se saltaba las reglas del juego. Su jugada era valiosa, porque era de gol, pero vacía. No había fútbol, y por eso en el pares y nones, al chupón gacho no le pedían nunca el primero, aunque sí el segundo, o el tercero, porque tenerle en contra jodía un poco más que llevarlo a favor. No levantaba la cabeza, no sabía dar goles, no estilizaba los brazos al chutar, ni estiraba el meñique, ni levantaba la pierna contraria al golpeo, ni doblaba la cadera al quiebro, ni pisaba el balón una sola vez, no sabía controlar matando la pelota, ni pegar en seco, ni poner el cuerpo para cruzarla, al golpeo con el interior, ni marcar los tiempos de la volea, ni poner un balón a la banda contraria, si acaso, sacaba la lengua, y también mal, y si hacía algo de todo eso, lo hacía sin fútbol. Para mi Leo Messi viene de aquello, pero con el toque Barça, que le ha dado capacidad para traducirlo al fútbol. El resultado, es un jugador nuevo, que no juega al fútbol, pero hace todo. Sin estilo, sin fútbol, sin baile… con las armas del chupón malo del recreo, y con la efectividad del que vive con el espíritu del balompié.

 

No me gusta Messi, aunque lo que hace sea único. Es muy difícil irse de tres defensas hoy día, y marcarla. Es innegable que hacerlo es de un mérito único, que convierte al Leoncito en el mejor del mundo, en efectividad, una cualidad que hoy ha ganado enteros en el fútbol de fuerza y resultados, y que entierra un poco más el espíritu de este deporte. Messi es al fútbol lo que Nadal al tenis, confianza, fuerza mental y física, y dotes para desarrollar efectividad, innatos, tal vez, pero alejados del dogma. Cuando Messi hace una de sus jugadas, no me emociono. No veo fútbol, veo otras cosas. Cuando alguien menta al Diego en Messi se me revuelven las tripas… ¿Hemos perdido el norte, o hablamos de cosas distintas? No dudo que Messi pueda hacer lo que hace con la albiceleste, y si gana dos mundiales, dale que zurra, nada cambiaría, porque hablando de fútbol no podremos decir jamás Messi y Maradona en la misma frase. De momento, D10S sólo hay uno. ¿Te gusta el ‘fútbol’ de Messi? Vale.

.

Foto: Ni posando puede Messi alcanzar tal plasticidad futbolística...

23/03/2010 09:48 achopijo #. sin tema Hay 31 comentarios.

Regreso al Pasado

20100325210159-balu2.jpg

El otro día, en uno de esos ratos familiares en casa, me vino un impulso de esos que a veces dan por abrir álbumes de fotos. No fui a los típicos. Busqué alguno de los pequeños, queriendo encontrar esas fotos que ya ni recuerdas, y desempolvé un álbum de mi primera comunión que casi no recordaba. Un álbum fino, de apenas cuatro hojas, con fotos grandes de la ceremonia, los recordatorios y poco más. Muy serio. En la página en la que estaban los recordatorios, en color y en boceto, noté un bulto bajo uno de ellos. Despegué el plástico, y justo debajo del recordatorio, pegado con pegamento seco, luego recordé que lo hice con aquel pegamento malo de barra, había una hoja de cuartilla de libreta de dos líneas doblada en cuatro partes. Con cuidado, despegué el recordatorio, nervioso, y abrí aquella cuartilla, que empecé a recordar conforme leía:

 

Hola Yayo,

 

Cuando leas esto serás mayor y tendrás hijos y vivirás en tu propia casa y tu hijo estará a punto de hacer la comunión. Regálale un tango adidas. Au y Papá serán abuelos y tendrán el pelo blanco y tu hijo será rubio como yo. Que se ponga mucho Nesquik aunque yo me lo pongo sin que me vea mamá. No se lo digas. Seguro que te acuerdas de la peonza negra, y de los bolos, y del cromo de Manolo. Ayer terminé el álbum. Domingo me cambió a Nuñez y el escudo del Oviedo por Jankovic y Buyo. La cajita de Nestlé es la única que me puedo llevar al cole sin que me vea mamá. Cuando la recupere me acordaré de la partida de bolos con Germán, y así no perderé la peonza que todas se me pierden y luego cuando vuelve la época me tengo que comprar una nueva con los veinte duros de la abuela Pilar. A tu hijo dale veinte duros de vez en cuando que yo creo que mamá no se los dará aunque seguro que es una abuela guay aunque un poco pesada.

 

Tengo diez años. Mi mejor amigo es Agus y Javier Morales, y también Domingo y Germán y Nuria y Nerea. Me gusta que Papá me lleve a La Condomina a ver al Murcia aunque grita y se enfada siempre. Tengo una bandera que no puedo guardar en la caja, pero por eso pongo a Manolo. El otro día se murió Balú y me entró una pena muy grande porque Balú quería mucho a los abuelos y los cuidaba. He puesto la foto con Balú en la caja para que también te acuerdes de Balú cuando la desentierres aunque seguro que te acuerdas.

 

Seguro que cuando cojas la caja el Murcia ha ganado la liga y espero que pueda jugar yo aunque sea algún partido. En el recreo ayer metí cinco goles y ganamos 11-3 a los de la otra clase. Germán también está haciendo una caja pero la idea ha sido de una vecina de Germán que lo hizo en la playa el fin de semana pasado. Bueno Yayo, ojalá no estés muerto cuando leas esto y puedas desenterrar la caja. La vamos a envolver en una bolsa. Te pongo un mapa del tesoro para que la encuentres en el Jardín de los Chopos del colegio. Dile a mamá y a papá y a tu hijo que les quiero mucho.

 

Yayo Delgado Gil

29 de mayo de 1987

 

Efectivamente enterramos aquellas cajas en los Chopos… Pero a los pocos días alguien las desenterró, y se montó una buena en el recreo. Recuperé mis cosas, y al poco, el tiempo las escamoteó, como pasa con todo. La foto de Balú sí la guardé, y la volví a poner en su álbum, sin que nadie se enterara. Lo que olvidé hacer es romper la nota… Pasó el tiempo y olvidé todo aquello… Ayer, leyendo mis palabras de hace 23 años lloré como un niño, sobre todo, recordando a Balú. Después, en casa, cuando todos dormían, me escribí una carta, la imprimí, la doblé, la guardé en un sobre, y la metí en los libros en los que apuntamos cosas de Guille y Miguelito, bien escondida. ¿Lograré olvidarla? ¿Te has escrito cartas en el tiempo? Vale.

.

Foto: Os añado la foto de la caja... con Balú...

24/03/2010 13:38 achopijo #. sin tema Hay 16 comentarios.

La Tedeté

20100327224031-testcard.jpg

Acho, ¿se imag___n usted_s que ta___én nos obl___en a leer el perió___o en pl_n tedeté? Sería lo suyo. Menos mal que la tecnología digital terrestre esta no va a llegar a las rotativas, y no se quedarán letras en el camino. Anoche estuve tratando de ver un rato seguido, así, con los cortes, y al final uno se entera. Con esas, pensé que igual es el principio de una nueva derivación de nuestro lenguaje, como pasó con los mensajicos de móvil y los zagalones con eso del tk mcho y ns vms lgo, y de aquí a un poco estamos hablando comiéndonos sílabas en plan R2D2. Es lo que tiene la tele, acho, y por eso la llamaron la caja tonta. Pues pijo, ahora, que además está más tonta que nunca, nos ponen en bandeja lo de apagarla, y hacer borrón y cuenta nueva. A ver si con la cosa de los parones la dejamos apagada unos meses y cuando la encendamos otra vez en pleno invierno se han ido para siempre la Belén Esteban y sus compinches.

Lo que uno se pregunta con esto de la tedeté es por la tecnología, una vez más. Se supone que esto es para ver mejor la tele, o así debería ser, y es lo contrario. Espero que para el mundial hayan arreglado lo de los cortes, que ver los cuartos de final con parones estratégicos de entre 6 y 12 segundos puede acabar en cientos de infartos. Sale Casillaaaas… y la cosa se pone en pause, menudos segundos, hasta que la señal pase el escollo terrestre de turno y la siguiente imagen sea de once alemanes abrazados en el corner… Pues no sería eso multiplicar los cabreos. La pagaría con la tedeté hasta el de la camisa. Al día siguiente, colas en los hipers para pillarse un aparatico nuevo.  Igual está ahí el negocio. Sin duda, esto de la tedeté es un nuevo gran paso en la teoría de la involución tecnológica, y mira que la sabiduría huertana ya nos avisó con lo del dicho, virgencica, virgencica… pero nanai, nos volvemos locos con lo digital, y nos cegamos, acho. Por no hablar de un mando más, un aparato más junto al televisor, y el rollo cables, acho. Que vamos a tener que dejar un sofá sólo para mandos.

Ahora que ya no somos analógicos, con lo fácil que era lo de la ruedecilla y la señal, estamos vendidos, porque esa es otra, antes podíamos ponernos de cuclillas en la tele y darle cera a la ruedica, en plan como si supiéramos de hercios y megahercios, y de si la antena apunta a Carrascoy. Porque todos conocemos al vecino que subía a orientar la antena, y hacía el gesto ese con la mano cerrada señalando los cuatro puntos cardinales, como si fuera el último superviviente. Así íbamos, dándole a la rueda hasta que encontrábamos algo, pijo, que en la playa pillabas una tele marroquí los días de lebeche y te creías el McGuiver de las comunicaciones. Lo que vamos a echar de menos la cartica de ajuste, ese punto de partida que era como un mapa de la ruedecilla, o ese miniclick en plan caja fuerte que te hacía ver que ya habías dado la vuelta entera. Ahora los habitantes de las entrañas de la tierra nos tienen en sus manos, que digo yo que serán ellos los que escamotean dos segundos de señal de cada diez. Estarán esperando que no podamos más con los cortecicos para pedirnos un rescate para poder ver la tele sin cortes. Por si acaso, prueben a hablar tedeteniano, que igual les hace falta un tiempo. ¿Tú tam___n ves la t___té con cor_t_s y te cab__as? Val_.

Foto: Cartica de ajuste...

27/03/2010 22:40 achopijo #. sin tema Hay 3 comentarios.

Castizo Perdón

20100330170700-lunesanto.jpg

Los últimos nazarenos magenta salen al sol de San Antolín. La muchedumbre del mediodía puro se ha empezado a disolver, y las calles más castizas de la Murcia más auténtica vuelven a la diferente normalidad en el Lunes Santo del barrio. El descendimiento del Cristo volvió a apagar el sonido en el interior de la Iglesia. El Perdón inundó de respeto los corazones de cientos de fieles, sanantolineros, murcianos y nazarenos, cuando en el fresco ambiente del interior de la Iglesia sólo se escucha desvencijar algún viejo paso, hasta que fluye la parvá de fieles hacia el Besapie. Hace ya una hora larga, pero la cola sigue creciendo. En la plaza, las solapas con el pin de la cofradía magenta se arremolinan en las ventanas de los bares, barra metálica, y caras de satisfacción. El día grande se respira desde la Calle del Pilar, hasta la mismísima Plaza de San Agustín, por toda Sagasta, y hasta el rincón del Luis de la Rosario,  por la callejuela de las Angustias, adonde nos lleva la tradición en Lunes Santo, a brindar por el Perdón y a dejar allí, de una tacada, toda angustia vital anterior.

 

La taberna está llena y es chica. Hay abrazos por doquier, fuera, en la barra y en las tres mesas mal puestas. Todo es amarillo apagado, pero hay una luminosidad especial, casi fraternal, en el ambiente, y en cada conversación. Relucen los pins en las solapas, y huele a agua de colonia antigua, y a puro, y a dulce vino viejo de vermú. La fritanga se cuela entre las palabras, y abre el apetito del clásico aperitivo capitalino, embriagado todo por un castizo hedor a día grande. Los camareros andan revueltos, de aquí para allá, y apuntando cuentas, entre saludos y chistes, mofas e ironía fina, y los clientes brindan con el vermú de barril aún chispeante, casi helado, a la vez que en la barra suena el platico de cebolletas con anchoas. Suenan carcajadas, y se escuchan anécdotas, algún viva al Cristo del Perdón, pausado y sereno, serio, castizo. Las habas pueblan el metal de la barra, y cuando sale el bacalao rebozado la taberna sube el volumen, y los dedos se elevan sobre la nube de amarillenta felicidad.

 

La bandeja se vacía rápido, tanto como se deshace el bacalao caliente en la boca, y el aceite pide otro trago de vermú. Hay cambio de tercio, en esa media hora de unos y de otros, que el Lunes Santo hay prisas, y la procesión sale a las siete. Unos llegan, otros se van, todos se saludan, y vuelta a empezar. Brindamos, charlamos, y terminamos con un especial, una marinera de roquefort al limón, en matrimonio perfecto con el vermú, en el último brindis, un año más, celebrando el Lunes Santo más popular, que es lo que nos va, y no se enfaden los puristas, en esa Murcia que es la de verdad, la que junta la Calle Sagasta, con la Calle del Pilar. ¡Viva el Cristo del Perdón! Vale.

.

Foto: Almuerzo sanantolinero de Lunes Santo 2010

30/03/2010 14:00 achopijo #. sin tema Hay 5 comentarios.

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris