Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Abril de 2011.

Minibikinis

20110404105937-390-0-2262734-144769.jpg

Dos días. Acho… dos días de sol, y ya nos clavan la de los minibikinis. Victoria´s Secret, nada menos. Pues no somos de la generación del mítico tema I am an original gangsta’ aquel y el desfile de los ángeles de Victoria´s Secret en el Fashion TV. Next on Fashion TV… Lencería de Victoria´s Secret. Lo ponían unas catorce veces al día, y era el único desfile que veíamos con sonido en el piso de estudiantes, donde Fashion TV era como un mueble más. Pocos triunfos fulgurantes televisivos recuerdo yo en los noventa como la Fashion TV, y aquel mítico desfile... Cierro los ojos y aún puedo ver el momento en el que Tyra Banks se acercaba sonriente, melena al viento y destellos de tele americana, moviéndose sobre la música con el contoneo más suave y natural que jamás haya existido. Tyra Banks… Que no tenía (tiene) nombre la zagala. Ni ojos. Si en ese momento nos hacían un scanner salía blanco infinito.

Juegan con nosotros, acho. Sale el sol dos días, y ya está, la noticia más leída de la jornada en la prensa on line, lo nuevo de Victoria´s Secret: Los stringsbikinis, o minibikinis, para este verano. Pide una docena de sardinicas. Nos estamos haciendo aún a los bolitos primaverales, que no hemos hecho ni El Cambio, de armarios, digo, ni se ven tiranticos en Trapería, y ya nos arriman el verano con el asunto minibikinis, así, de sopetón. Bueno, lo del stringbikini va de reducir al máximo el bikini, después de reducir al máximo a las que lo vistan, que para llevar minibikini no puedes ser Tyra Banks. Vamos, que del ombligo a la tela, kilómetros. Lo siento por las que andan desde enero luchando spinning mediante, pero me da que no llegan al minibikini.

La cosa es que como ahora todo es unisex los siguientes seremos nosotros. No tuvimos bastante con el maromo de la barquica en el anuncio aquel, y su short blanco pegadico. Veremos a ver si no nos colocan ahora un trikini en plan Borat de modé, y nos tragamos la morcilla con ración doble en las orillas, que reducir las hueveras negras está prohibido, el siguiente paso es el leopardo a lo Flavio Briatore, y para eso hay que tenerlos como Bruce Lee. Aún no hemos sacado la manga corta, pero en un pispás estamos en el chiringuito rodeados de minibikinis. ¿Te gustan los minibikinis? Vale.

Foto: Muaaa!

04/04/2011 10:59 achopijo #. sin tema Hay 3 comentarios.

Floridablanca

20110404110404-imag0152.jpg

No suelo cruzar el río a menudo. Soy de los de este lado… Aunque cuando lo hago, siento una Murcia igual, pero diferente, que diría el cantante, que también me atrapa. El Barrio del Carmen es tan Murcia como la misma Catedral, y tiene ese toque urbano, melancólico, que le da una personalidad a la ciudad mucho más que especial. La bajada paseando, desde el Puente de los Peligros hasta la Iglesia del Carmen, es Romería, procesiones, Entierro de la Sardina, y sobre todo, Coloraos. La Alameda de Colón igual es la calle con más vida de la ciudad, y desde hace ya muchos años, la arteria del mestizaje de un barrio vivo, intenso y cambiante, que mantiene una identidad que ha sobrevivido al paso de los años: Neones, comercios y trasiego de peatones, autobuses y coches aparte. Los grandes ficus del jardín de Floridablanca son otro de los pulmoncicos urbanos de Murcia. La emoción de tantos días de lluvia de pétalos y vivas a la Morenica entre lágrimas de miles de murcianos han dejado un poso de emoción allí, que revivimos quienes pasamos cada cierto tiempo, al otro lado del río.

Es una de las rutas de la ciudad, pero los que volvemos de vez en cuando, nos paramos al cruzar, miramos al río, buscamos patos, encuadramos la Torre de la Catedral, y tratamos de acordarnos de las fachadas que ya no están, y las tiendas que han cambiado. Barrio grande, de ciudad  capital. La decadencia de Floridablanca, simple paso del tiempo, provoca una tristeza agradable. Melancólica. Parece un parquecito de una gran ciudad sudamericana, entre corrillos de inmigrantes, jugadores de petanca, conversadores, y niños correteando entre palomas… Parece que en un banco, va estar Mario Benedetti, tomando notas, sonriendo, siguiendo las evoluciones de alguna historia cotidiana; o que un nuevo Calamaro toque acordes de una vieja guitarra nostálgica, bajo uno de los ficus, cantando a la infancia.

La parada de taxis, la fachada del colegio, los largos pasos de cebra y grandes avenidas que confluyen. Entre todo, ese luminoso olvidado, setentero, en los cerrados cines Floridablanca, en los que han quedado para el recuerdo tardes de algodón de azúcar, primeras citas, y una sala C única, cuando ir al cine era otro de los motivos para acordarse del Segura a este lado de la ciudad. Alameda de tres filas de sillas, donde quedó para siempre guardado el primer balón agarrado en el desfile sardinero, o aquella emoción de la larga tarde de Miércoles Santo, guardando sillas, contando las horas a campanadas. Allí, junto a lo que era la plaza de toros, donde Jinojito y sus amiguicos volaban las birlochas llegado abril, al salir del colegio, en Camachos, donde Murcia se abre al barrio que completa la ciudad. ¿Te gusta cruzar al Carmen? Vale.

Foto: Jardín de Flordiablanca (regmurcia.com)

04/04/2011 11:04 achopijo #. sin tema Hay 1 comentario.

Nuestra 'Pasión'

20110406091910-sae22781.jpg

El Colorao se subía las medias huertanas sentado en una vieja silla de madera. A mediodía, el solecico de la huerta entraba por los ventanucos de la antigua casa, rodeada de limoneros y cañizo. Olía a azahar. Desde la noche anterior, todo estaba preparado. El estante, las esparteñas, las medias, los caramelos, los huevos, las estampicas, la camisa, la corbata, el pañuelo de su padre, de su abuelo, de su bisabuelo… Como todos los Miércoles Santo desde hace tantos años que sería absurdo decir una cifra, en casa del Colorao se repite esa liturgia de emociones y pasión familiar.

El Colorao me recibió con naturalidad máxima. Arrugas dulces, gestos de bondad, sonrisas abiertas cuando hablaba a sus hijos, y ternura máxima con su esposa, que le ayudaba en la tarea de la vestimenta. La Semana Santa de Murcia estaba allí mismo, en cada movimiento, en las miradas entre aquella familia de estirpe nazarena, natural, huertana. Recuerdo aquel reportaje con especial cariño, de todos los años que me tocó cubrir como redactor nuestra Semana Santa. Pero fueron muchos los descubrimientos que hice, ocultos tras una dedicación y un amor espectacular, en una Semana Santa que se vive con una pasión desbordada desde mucho antes de cada procesión. Descubrí un mundo de grandísimas personas que mantienen una llama viva por guardar tradiciones, en todas y cada una de las cofradías de la ciudad, que son un tesoro para nuestra historia, acaso, olvidado para muchos murcianos.

Ahora, con la declaración de Interés Turístico Internacional, los primeros que debemos conocer nuestra Semana Santa somos nosotros, porque hay un mundo por descubrir en nuestra propia ciudad. Tantas cosicas, detalles, historias, personajes… Me consta que el Cabildo y las cofradías trabajan para difundir su labor, y aunque hay mucho por hacer, como aunar esfuerzos, quizás pensar en un Museo de la Semana Santa de Murcia, aprovechar las nuevas tecnologías, es hora también de que los murcianos nos interesemos más por otro de nuestros tesoros. No sólo es la emoción y la tradición de nazarenos, ni las tallas, ni los desfiles procesinales, ni la penitencia, o el sentimiento religioso. Hay toda una vida popular, extraordinariamente llamativa y murciana, detrás de cada cofradía, de cada iglesia, de cada paso, que bien vale una guía completa para vivir nuestra Semana de Pasión de muchas formas diferentes, y asombrarnos con detalles gastronómicos, históricos, musicales... de todo tipo...

Enhorabuena a los nazarenos, y a los murcianos, y que este reconocimiento sirva para que todos aunemos esfuerzos para conocer y dar a conocer Nuestra Pasión. Vale.

Foto: Detalle del beso de Judas en El Prendimiento (Salzillo) Viernes Santo

06/04/2011 09:19 achopijo #. sin tema Hay 7 comentarios.

Premios

20110408100145-popeye.jpg

Los premios les tocan a los que nunca prueban suerte, esos que pasaban por allí, y a los que llevan insistiendo toda la vida. A los que deambulamos probando aquí y allá, no nos toca nunca. Sólo hay que ver las entrevistas del día del Gordo, que si era el número de mi familia tantísimos años, o que si me dieron un décimo casi por obligación. Nadie dice aquello de que soy jugador esporádico, echo alguna vez lo de los sobres de Nescafé, unas quinielas, el euromillón cuando hay bote… No, a nosotros no nos toca. Lo de los premios es como un mundo paralelo que no se sabe muy bien si existe. ¿Alguien conoce a algún tipo que le tocara el sueldo para toda la vida? Da la impresión de que son, en general, un sí pero no del tamaño de Groenlandia. Vamos, que si te toca, luego tiene truco la cosa y te quedas dos velas. Triquiñuelas para darnos queso. Que no nos fiamos ni de nuestra sombra, con la que cae.

Los premios buenos eran los de los polos de naranja y limón, acho. Esos sí que tocaban, y menudos alegrones. Te comías el polo a toda caña casi sólo pensando en si el palico iba a llevar dibujo, y cuando lo llevaba: como un gol del Murcia. A la heladería y te daban otro, así, porque te había tocado. Los de las tapas de los danones han sido siempre muy de no tocar, modelo cafés y etiquetas de oro. Quién no se ha imaginado a los de la fábrica haciendo acopio de etiquetas doradas para que las cobren los sobrinos. A los estantes de los súper no llegaba ni media. Luego están los premios de reunir etiquetas y recortarlas. Pues acho, los que somos deambuladores de la suerte lo hemos hecho alguna vez, que si los flanes, que si el agua, que si la leche, que si las chapas… Venga a mandar cartas, pensando que no lo va a hacer ni el de la camisa, y luego el eco en forma de ilusiones perdidas. A saber qué harán con esas carticas.

Tres o cuatro quinielicas, de esas que dan para echar la siguiente… un par de terminaciones navideñas, alguna de tres números en la Primitiva y acho, un bingo infantil que me tocó, porque ese día era el que pasaba por allí. Nunca había participado en el bingo del Club Náutico de la Ribera… me colaron un año, por suerte, que estaba por allí de casualidad, y rompí la banca, con canoa, balones y no sé cuantos premios más. En la cabeza, hacerse una combinación tipo y jugar regularmente… Pero nanai. ¿Te ha tocado algún premio? Vale.

Foto: Popeyes

08/04/2011 10:01 achopijo #. sin tema Hay 1 comentario.

Business Class

20110409100609-business-class.jpg

Cuando visitas el Teatro Romano de Cartagena te lo cuentan cristalino, acho. La pesca se sentaba allí conforme a la clase social, y los business del momento, senadores y tal, tenían abajo unos bancos enormes donde más que sentarse, podían incluso espatarrarse y disfrutar un sueñecico si la cosa se ponía plomiza, que me imagino los cojines que gastarían los romanos, que se llevarían hasta las copas de uvas para completar la estampica. Pasan los siglos, y la cosa ha cambiado… pero por pijos. C´est la vie! Ahora nos metemos en el avión enlatadicos como anchoas, que hay que hacer ejercicios con el dedo meñique del pie, lo único que puedes mover, para no quedarte pajarito con el síndrome ese del turista, que menudo acojono nos entró un tiempo, y encima nos sangran a vendernos cosicas, no vaya a ser que te duermas. El low cost de nuestras vidas.

Y con la que cae, la innombrable y recurrente (crisis), sale el temica de la business class… Los señoritos eurodiputados no quieren enlatarse en sus viajes a Bruselas, y enseguida hasta el de la camisa, que ahora la plebe puede opinar, eso que hemos ganado, ve a los eurodiputados con el lomo en la jeta, duro piedra, y casi vestidos de senadores romanos tumbados en sillones de cuero brindando con champán y comiendo jamón detrás de las cortinicas riéndose de la pesca a su costa. Menudo país, nuestra España verde, campeones del mundo en mirarnos con recelo. Son esas cosas que parecen manufacturadas para estar escupiendo palabrotas un ratico en el bar, y dándose con el codico… Vamos, que el temica vale más para echarse unas risas a costa de los eurodiputados, mucho más, que para salir de la negra crisis que todo lo cubre. Lo que nos ahorremos en los billetes lo gastaríamos en bajas por distensiones musculares o cancelaciones de vuelos.

Porque sí, el gesto hubiera contado, esa es la verdad… pero pensemos en los señores eurodiputados, en, al menos, los que se lo estarán currando (alguno habrá, digo yo) que tienen que cancelar vuelos, currar en el aire, abrir sus portátiles, preparar discursos, papeles, depender de horarios… y pijo, descansar un ratico, que son cientos de horas de volar… - Acho, sí, pero ganan un pastón. También es verdad, pijo, y que algún jeta habrá, pero no quiero yo que dejen de hacer su laburo porque pasen 30 días al año enlatados como el resto con la ruletica del aire enfocando a sus coronillas. Ustedes verán. ¿Eurodiputados en lata o a sus anchas? Vale.

Foto: '#Eurodiputadoscaraduras'

09/04/2011 10:06 achopijo #. sin tema Hay 3 comentarios.

Bum Bum

En Juan de Borbón Sam 3 ha pintado unos ojos gigantes en dos vallas publicitarias, que reflejan a un tipo que parece estar jugando a los bolos huertanos. En Chambi, que ya ha abierto, hay un escudo del AC Milán colgado en la pared, y fotos de una heladería italiana ambulante de los años 50 de la familia. Metodi Kirilov ha formado un grupico de música, y toca en la calle Trapería todas las tardes, justo en el callejón del Hispano, con su media sonrisa y su perilla negra. Los esqueletos de las barracas pueblan las plazas. Se agradece la sombra al cruzar el jardín de los perros, a mediodía, de la estructura metálica que preparan. En el Sicarm, en el Paseo Alfonso X El Sabio, hay azafatas guapísimas que sonríen. Hay más terrazas que nunca, cosas del tabaco, y la ciudad ha ganado ambiente fuera de los bares.

Los de la ORA de Jaime I se gastan bromas con el quiosquero de Jesús María, donde se siguen formando corrillos de zagales y zagalas. Los semáforos duran una eternidad, que ya está el Tranvía haciendo las últimas pruebas, y los atascos a hora punta han crecido. Será cosa de que la mitad, al menos, use el tren cuando se pueda, porque menudo pitote se forma en Juan XXIII. Hay un anuncio nuevo en marquesinas, de una clínica, que da miedo, acho. El otro día comí un croissant vegetal de Máiquez, que me dio por ahí, y no tenía tiempo, y me gustó mucho. Cuando escribo artículos así, a lo que me sale, me acuerdo de Enrique Nieto, maestro, al que veo de vez en cuando por ahí, hecho un pincel, absorbiendo Murcia como sólo él sabe hacerlo.

Han pintado de verde oscuro los semáforos raros de la Redonda, y quedan algo mejor. De repente han abierto un LlaoLlao en Santo Domingo, y está repleto de zagales, y seguimos sin Frapuccino. Cruzando la pasarela vi pasar a dos tipos en bici por la mota del río, en pleno centro y me dio envidia. No sé cuanta gente cabe en La Fica, pero al SOS viene media España. Espero que Estrella Levante lo tenga previsto. Real Murcia y CB Murcia siguen dándonos alegrías, un buen rollo necesario en estos tiempos que corren. Días de verano en primavera, tiranticos, manga corta y primer baño, y luego todo el festival, cogiendo aire a bocanadas. Sobre todo, para el trago de los clásicos a pares, demasiado Madrid y Barcelona, lo único malo de estos meses, cuando Murcia palpita a ritmo acelerado… y la Twittermurcia… qué bonico está Twitter estos días. Bum bum – Bum bum… Disfruten. Vale.

10/04/2011 10:22 achopijo #. sin tema Hay 2 comentarios.

Gusanicos

20110412083709-murcianos-4-.jpg

Mucho antes del Tamagotchi ya teníamos en Murcia nuestros hijicos que cuidar, que durante un par de semanas no nos separábamos de ellos. Otro de los signos de la Primurciavera, el solecico y las ganas de pasarlo bien, era nuestra prueba de fuego vital, como un bautismo de responsabilidad sólo comparable a la Primera Comunión, o al examen del carnet de conducir, que pasábamos cuando ya no podíamos decir nuestra edad con una mano. Las dos semanas en las que no nos separábamos de una caja de zapatos. Me refiero, claro, a los gusanicos de seda, en aquella práctica por la que hemos pasado todos, en la que aprender el ciclo de la vida, el respeto por la naturaleza, la historia de nuestra tierra y a la vez, hacer ejercicio físico, en una de las acciones educativas más completas que existen.

Quien no se ha pasado una hora de reloj mirando cómo el gusanico se acercaba sigilosamente a la hoja de morera, y empezaba a comer bocadico a bocadico, que era una delicia, que hasta venían tus padres al cuarto sorprendidos por el silencio a ver qué estabas haciendo. Embobado, asistiendo a cada movimiento, colocándole a nuestras criaturicas las hojas de morera más jugosas que habíamos encontrado, que esa era otra, recorrer la ciudad trepando árboles para hacer una buena carga de alimento gusanístico, y de paso, pillar un par de atracones a moras negras y rojas. Cómo se comían las hojicas los gusanos, acho, menudos atracones se pegaban, los payicos, con sus tenacicas en la boca.

La caja de zapatos, los agujericos, despertarse por la mañana, y lo primero, ir a abrir la caja a contar los gusanos, y ver cómo iba el asunto…  hasta que de repente, un día, abrías y los gusanos se habían convertido en capullicos de seda, amarillicos, blancos, que eran una delicia. He de confesar que hasta ahí, me moló el asunto, pero después, las palometas siempre me dieron algo de repelús. Casi no podían ni volar… claro, pensaba yo, si no habéis hecho más que jalar y jalar, cómo van a poder volar… y más bien eran feicas, que eso de la mariposa se les quedaba grande. Como la mítica visita a la Leche El Prado, y aquel olor imborrable del recuerdo, o la excursión al Valle Perdido para jugar el partido de fútbol aquel en el campo grande de todos contra todos, la cajica de gusanos de seda marcó nuestras vidas. Ahora, estos días, atentos, que por la calle andan los zagales, entre ratico de Play y de ordenador, paseando sus cajicas de zapatos con agujeros. ¿Criaste gusanos de seda? Vale.

Foto: Capullos

12/04/2011 08:37 achopijo #. sin tema Hay 5 comentarios.

Furilo

20110413113808-275941678.jpg

Muy de aquí, en general, lo de las pintadas, garabatos, chistes y futbolidades en las puertas de los baños de los bares de mala muerte, institutos, universidades, bares más normales y gasolineras, no por ese orden. Confieso que suelo tratar de leer todo lo que pillo cuando entro a un aseo, sobre todo en los bares y gasolineras de carretera, que es donde suele haber más variedad. Mucho fútbol, y obscenidades, claro… teléfonos, insultos provincianos, y alguna que otra poesía callejera, como las que hay por toda Murcia escritas con letra esbelta, y casi siempre crudas, que dicen, escribe un maestro de la vida. Había una web hace años que recogía las pintadas de todos los aseos de la Universidad de Murcia, en un proceso de catalogación digno de una tesis doctoral. Me apasionaba esa web, acho. Motes de profesores y guerra dialéctica murciano-cartagenera, dominaban, aunque también aparecía constantemente ese nombre: Furilo.

Desde una parrafada en sueco en la puerta del viejo baño del Togo II, hasta citas de Aristóteles sobre el kata to eikos, que vi recientemente: ‘el símil es lo posible’, que me recordó tiempos de facultad y me alegró la mañana recordando a don Antonio Vilarnovo, mi profesor de Teoría del Discurso Comunicativo, cosas que pasan, pijo. Pero entre todos los pintarrajos recuerdo uno especial. Acho, especial porque era una constante gigante en los bares de toda Murcia, tascas, aulario, bares… y de ahí el salto a paredes, semáforos, y los sitios más inverosímiles. Era entrar, echar un vistazo, y buscarla, casi de forma natural, hasta que daba buen rollo encontrarla, en una esquina, en la puerta, encima del lavabo, como si fuera una página de ¿Dónde está Wally? ¿Dónde está Furilo?… qué tío… también ha estado aquí. Nunca supe si significaba algo más de lo que decía, o era simplemente eso.

Furilo. Furilo folla. Ponía, el payo… o la paya. Quién sabe… Pequeño, sencillo, en mayúsculas, con rotulador negro, o grabado, con letra regular, pero en todas partes. Furilo folla. El título de una canción, un alarde, un anuncio, el nombre de un club, el mote de un profesor. Nada. Nunca había nada más escrito que esa frase extraña, y hasta hoy… En Twitter me sacan de la duda ( @ginesjimenez ): Furilo, policía de la serie Canción Triste de Hill Street, amargado y siempre preocupado. De ahí que en los bares de Murcia le recomendaran follar. Buen consejo… ¿Maya, dónde está tu agijón? Por aquí pasa todos los días, una pequeña sandía. Manolo, la cena te la haces tú solo. Derrapo en las curvas de tu corazón… son algunas míticas. ¿Conoces a Furilo? ¿Recuerdas alguna frase escrita en la puerta del aseo? Vale.ç

Foto: Frank Furilo, de pie

13/04/2011 08:41 achopijo #. sin tema Hay 7 comentarios.

Barrigas

20110415111727-1208244879-f.jpg

Acho, pues no será por el ombligo. Que tenemos las barrigas más grandes de España, dicen los de la Universidad del Mar de Barcelona, puede ser, acho, no digo yo que no, pero el ombliguico lo tenemos que ni verlo, y tampoco somos de los de sacar barriga, ni esconderla, que nos da un perezón todo que no veas. Los que se miran el ombligo será que tienen menos flotador. Esto es cuestión de centímetros, puros y duros, y ahí ya no me meto, aunque me extrañe, con lo que a algunos les gusta sacar panza, o esconderla. Igual es el verde, que engorda. Este estudio, claramente, es culturalmente tendencioso, pero hay que respetarlo, más aún gastando una buena talla barriguera. La constitución, ya se sabe… Anda que no es de aquí lo de la carta magna de las barrigas: No, es mi constitución… Jejeje.

Lo que tenemos en Murcia es la barriga que tenemos, y punto, chichica buena, más que limoná, y mira que hacemos buenos limones. No nos escondamos, que el vaso medio lleno está ahí, para quien quiera brindar con él, y que tampoco se me entienda al revés, que mañana mismo empiezo a correr todos los días una hora, y para los bikinis aparezco en la orilla sin barriga, que no me iban a conocer ni El Guille y Miguelico, las dos personicas que más aprecian mi flotador barriguero typical murciano, que estoy por ponerle un sello de Denominación de Origen, por sacarle partido a esto del barriguismo murcianico.

Hay barrigas y barrigas, como en todo. Barriguicas sexis, que tengo yo un amigo, igual que todo el mundo, al que le vuelven bizco las barriguicas a lo melón de Torre Pacheco. Lo nuestro es más raro… que guste nuestra tripica cervecera, digo. Otro decía que desconfía de la gente sin barriga, menudo pájaro este, que vive detrás de la barra de un bar. Como para no tenerle en cuenta… y es que si lo piensas la gente con barrigas famosas es gente guay, en general. Los malos de las películas fuman y están finos. Papá Noel, John Candy, Don Pimpón, el Oso Yogui… bondad, generosidad, buen vivir...

Lo que no han dicho es la estimación de tableteros de chocolate con ombligos estirados y flequillos de punta, que igual es aquí donde más ahí del mundo, imitadores del Cristiano al poder este agosto. Que sí, que barrigas hay, pero ronalderas también. Qué quieren que les diga, que después de las fiestas, hablamos de quitarnos la barriga. Vale.

Foto: Don Pimón era buena gente

15/04/2011 11:17 achopijo #. sin tema Hay 1 comentario.

Hora ACB

20110417101724-cbmurcia-ascenso.jpg

Esta es la buena. No sé por qué… pero creo que estamos en los albores de una nueva Murcia en el deporte, esa que hemos anhelado desde siempre, la que se afianza en la élite. El ascenso a la ACB del CB Murcia es una de las noticias del año, para todos los incondicionales del basket, sin duda, pero para toda Murcia, ciudad y Región, también. Del partidazo del siglo que vimos el viernes noche lo mejor es esa sensación de equipo compacto, de unión entre todas las partes, prensa, afición, instituciones, jugadores… con un resultado incomparable: un ascenso de récord. Luis Guil es un entrenador de futuro, y la ciudad está más que preparada para dejar, de una vez por todas, de ser la capital del ascensor, también en baloncesto. Esta vez hay que agarrarse a la ACB y de ahí, empezar a mirar más alto.

Desde el mítico Juver Murcia, que rozó la gloria europea con la puntica de los dedos, en aquellos partidos míticos en el Príncipe de Asturias, cuando la parvá murcianista nos pasábamos el día haciendo cola en las escaleras para llenar los fondos, hasta hoy han pasado dos décadas de ilusiones. Aquel Juver Basket Murcia sigue en nuestros corazones, y este CB Murcia, heredero de aquel, vuelve ahora más fuerte que nunca. Es seguro que la ciudad se va a volcar, y el ambiente del último partido ante Isla de Canarias se repetirá en todos el año que viene. Julio Torres, Azcón, Esteban Pérez, Clarence Kea, Randy Owens, McNamara, McPherson… aquellos mitos, hoy vuelven a nuestra memoria. Los que han estado ahí estos años, y lo estuvieron siempre, hoy son ídolos también. Ellos son quienes han mantenido viva la llama, como están haciendo ahora mismo otro buen puñado de héroes en la Nueva Condomina… hoy en Lucena.

Mientras la mayoría estaba anoche pendiente del primero de los partidos del siglo, el que ahora llaman clásico, un centenar de murcianistas estaba camino de Lucena, para dar su apoyo al equipo que también está resurgiendo de sus cenizas. Aún queda mucho, pero con otro gran profesional en el banquillo este Murcia también tiene que dar en los próximos años el paso definitivo. Nos espera el Efesé, una competencia seria y que será beneficiosa para todos. Algo está cambiando, porque esta vez tiene que ser la definitiva, y para conseguirlo, lo esencial, como ha demostrado a todos el CB Murcia, es creer hasta el último segundo, y luchar. La hora ACB es sólo el principio de la hora del deporte murciano. Vale.

Foto: Record team

17/04/2011 10:17 achopijo #. sin tema Hay 3 comentarios.

Lágrimas nazarenas

Las lágrimas de los nazarenos son únicas. Brotan de una fuerza inquebrantable de ilusiones, recuerdos y anhelos. Los nazarenos se pasan los días mirando al cielo, pidiendo cambiar la lluvia del día de su penitencia. He visto llorar a nazarenos de todos los colores, en días de lluvia esperados e inesperados, que han quebrado la procesión. Miradas perdidas. Desconsuelo… Son lágrimas de impotencia, y a la vez, de penitencia. Cuando toca Semana Santa de lágrimas, los nazarenos se hacen más grandes, aunque no lo saben, ni lo sienten. Su dolor es personal, y a la vez, es el dolor de todo un barrio, y de toda la ciudad, que espera el cortejo bajo paraguas, confiando en un milagro que repentinamente corte la lluvia.

Por delante de todos los sentimientos, está mantener la tradición, y que el año que viene, y al siguiente, y al siguiente y muchos años después, la procesión siga mostrándose esplendorosa en las calles, y emocione verla avanzar ante las miradas de miles. Por eso no sale, nada más. Porque si fuera por ellos, la procesión saldría siempre. Las lágrimas de nazareno pesan más que cualquier trono, cruz o farol. Pesan más que los caramelos, y duelen más que ir descalzo en las frescas noches de primavera; y los niños se quedan sin caramelos.

Días después de un Viernes Santo de lágrimas en Murcia, un viejo nazareno morao me dijo que los días de lluvia son muy duros, porque al no salir, no cumplimos con nuestra penitencia, pero sí podemos abrazarnos, y darnos ánimos los unos a los otros. Los años de lluvia la cofradía se funde en un abrazo, aunque sea en llanto. Si llueve, es por algo… murmuran, echándose las culpas de todos los despropósitos. Casi, que su lamento por no poder cumplir con su penitencia es mayor penitencia, porque verles llorar vestidos, preparados en la iglesia, con una última esperanza, duele más que cualquier otra imagen de nuestra Semana Santa.

Así son los nazarenos, apasionados de su cofradía y su ciudad. Mirando al cielo, pendientes de su emoción, están pasando esta Semana Santa que ha tocado, tardía pero lluviosa. A todos los nazarenos, un abrazo de ánimo, porque la ciudad estará aquí el año que viene, y el siguiente, esperando ese día en el que el color de las túnicas la inunda de ilusión y emoción. Vale.

20/04/2011 11:01 achopijo #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Buen Bando

20110425225714-cartelverde.jpg

Engancharse con el mantón de una huertana con el botón del chaleco, los pins del Real Murcia en las solapas, las cestillas con manojos de habicas tiernas, los huertanicos bebé, las huertanas de huertana, los claveles rojiblancos, asomarse a la ventana recién levantado y ver los primeros huertanos, los corrillos tempraneros, el almuerzo mañanero, la salchichica de Lorca, los coches viejos encañizados, el callejoncico estrecho que han hecho nuevo, los niños con bastón, montera y cesta con limones, las barras fuera, el ambiente de Las Flores, Romea y Santo Domingo, el solecico de mediodía, ver a quien hace años que no ves, la pelea con la novia, las huertanicas bebé, el color de los chalecos, el que siempre viste traje de lujo, el pan de pueblo, los botes de Estrella, sale la Primavera, salimos todos, los conciertos por doquier, la reconciliación con la novia, el primer beso bandero, subirse las medias, la lluvia de pétalos sobre la Morenica, las lágrimas de emoción de buena mañana y los guapa, guapa y guapa.

Los abrazos, la Parranda a voz en grito, las bandurrias en los altavoces, quedar a media tarde, la discusión sobre bambos y esparteñas, los que no se visten, los que se visten a medio, los que se van vistiendo a lo largo del día, los que se vestirán el año que viene, la generosidad, longanizas, morcillicas, zarangollo, michirones, paparajotes, hueva de mújol y pésoles, échale limón, el mito de comer en barraca el día del Bando, la historia de la Huerta de Murcia en un desfile único, Plácido Domingo, los jugadores del Real Murcia vestidos de huertanos, y los del CB Murcia, y los de El Pozo, la música de los ochenta por la tarde, la mancha de césped en los zaragüelles y la de vino en la camisa, los primeros amores, y los últimos, perder las gafas de sol, encontrarse unas gafas de sol, el imperdible en el bolsillo del chaleco, invitar a una ronda, abrazar a los que vuelven y se van al día siguiente, los preparativos del día antes, las compras de última hora, los carritos maqueados, ver salir a la Virgen de la Fuensanta por la puerta de la Catedral.

Los bueyes del desfile, los trajes auténticos, las peñas míticas, la jotica murciana, las huertanas de toda la vida, que sonríen, el castillo de fuegos artificiales, la traca y los hielos, la tarde en Captesa, míticas Trincheras, las marineras que vuelan, el móvil sin batería, el rato perdido, los que se van a la playa, los que vuelven de viaje y salen un rato, el fajín a la izquierda, los que llevan pañuelo, los que se quejan de trabajar al día siguiente, los que cenan, los que no cenan, cientos de miles vestidos de huertanos, y un año más, sin salir en los telediarios, las flores de azahar en las carrozas, los vivas que salen del corazón, cuando vuelve La Morenica a la Catedral, en la mañana huertana del día del Bando de la Huerta, el bueno. Vale.

Foto: Cartel Fiestas de Primavera 2011

25/04/2011 22:57 achopijo #. sin tema Hay 8 comentarios.

Buen Entierro

20110430121553-gi-57033-91893-1206310651-600x380.jpg

La frivolidad murcianica, que existe sardinera, el pasacalles y el pasico palante, el bailoteo, las sonrisas y el pasico patrás, los hachoneros de verde, y los hachoneros de rojo, las pintas de los sardineros, las pulseras, las mozas de los carnavales de Águilas, las anécdotas con las brasileñas, los saludos de doña Sardina, buscar a Camacho entre el jaleo, las charangas por las esquinas, paquito el chocolatero, mirarle los zapatos a los sardineros, los pañuelos de los grupos, la llegada de la sardina, el paseo pre velatorio, o pre testamento, los jugadores del Real Murcia en Pérez Casas, y los del CB Murcia, y los de El Pozo, las fotos de los periódicos, las sonrisas de los niños al coger un pito, la pegatina en la teta, ese punto mardi grass sardinero, las carrozas, las luces, los petardos y los fuegos artificiales, el pastelico de carne esperando el desfile, subirse encima de la silla, los niños a hombros de los padres, el dragón, las bailarinas polacas, los zancudos y los cabezudos, el sardinero amigo, la bisutería, el aperitivo del sábado en Alfonso X, las barricas fuera y las marineras que vuelan.

Tener un grupo sardinero preferido, encontrarse con Antonio David Flores, la lágrima de la sardina, los trombones, la cenica en barraca después de los desfiles, el corro alrededor de la quema, la madrugada sardinera, el balón, la balonada en Captesa, y la Fiesta del Balón en la Universidad, el recuento de balones el lunes en el colegio, la bolsa de regalo, coger un peluche al vuelo, estos no tiran, estos sí tiran, estos tiran poco, estos no tiran balones, estos tiran mucho, estos sólo tiran balones, las cajas, los cascos y los tractores, la carroza municipal, las tribunas y los balcones, el balón por la ventana, rozar un balón, los bares llenos, el millón de personas, los pasos de emergencias y las grúas.

Los balones en los parques la semana siguiente, comer en una barraca el sábado, el gentío, la pasarela de gafas de sol en el Tontódromo, los enanos barrigudos, los diablos y las carretillas, la carroza del Corte Inglés, la cola de los telediarios, la explicación del por qué enterramos la sardina cuarenta días después que el resto de España, el primer balón, las críticas de siempre, el debate del sólo se divierten ellos, la tarde de Pérez Casas, la batucada de Marte, y las luces de colores en el cielo, que anuncian, un año más, que Murcia ya enterró su sardina. Buen Entierro a todos. Vale.

Foto: La quema

30/04/2011 12:15 achopijo #. sin tema Hay 5 comentarios.

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris