Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Noviembre de 2011.

Todos los Santos

20111101105603-campana-auroros.jpg

La noche de ánimas, víspera del día de todos los santos, los huertos se llenaban de cestos de mimbre con crisantemos amontonados, cortados con el sol ya escondido, frescos y de colores, aguardando al alba en la puerta de las casas. Dalias, claveles, rosas, adornadas con la típica flor de moco de pavo, que aderezaba el ramo, con un rojo fuerte único… Pocos compraban flores, que cultivarlas era lo menos que se podía hacer, aquel tiempo en el que cada familia gozaba un huerto fértil, en la vega del Segura. Aquella tarde olía a maíz quemado y caramelo en el vecindario, cuando el silencio se rompía por el chispeo del maíz bajo la sartén y las brasas, con un toque de miel, que endulzaba la tarde. Días de calabazate y arrope, comprados, cómo no, en el mercado de San Pedro, en Murcia.

La noche de ánimas llegaba pronto, y en la huerta cumplían con su descanso. Las mariposas revoloteaban iluminando el pasillo. Dos, tres, cuatro luces flotaban sobre el tazón de aceite y agua, que purificaba a las almas del Purgatorio, iluminando la madrugada, y hasta que se apagaban por sí solas, aquellos destellos de tradición que ahora se han perdido, o cambiado por una calabaza sonriente con luz intermitente.

Al alba, los Auroros paseaban su campana lanzando su cantar a las ánimas, a beneficio de los que menos tienen, y la huerta, con fresco del incipiente otoño, se despertaba entre el rocío, que dejaba las flores vivas y abiertas, listas para lucir. Día de estreno y saludos, camino del cementerio. Las tumbas se pintaban de flores sin tallo, y las velas se consumían al tiempo que el sol dibujaba un día extraño, diferente, que mezclaba miedo y alegrías en los niños pequeños.

Los zagalicos se arremolinaban junto a los puestos de manzanas asadas y castañas, cuando caía la tarde sobre los mantos de crisantemos en cualquier cementerio cercano a la huerta. Recogían la cera sobrante de las miles de velas que adornaban las tumbas, por las que recibían unos céntimos, que cambiaban por una merienda dulce, el día de todos los santos, en los puestos ambulantes a las puertas del cementerio. Un truco o trato huertano, que quedó en el olvido, como aquellas huertas, flores, Auroros, ánimas, velas y dulces, de una tradición que se pierde, mientras los zombis, las calabazas y las brujas llaman a nuestras puertas, cada año con más fuerza. Feliz día de todos los santos. Vale.

P.D.: A Cati Cano

Foto: Campana de Auroros

01/11/2011 10:56 achopijo #. sin tema Hay 1 comentario.

#Apoyotrabajadores7RM

20111104092059-7-region-de-murcia-1-.jpg

La espada de Damocles, sobre los periodistas de la Televisión Autonómica, entre otros profesionales. Ahora, justo ahora, que después de los años más difíciles empezamos a tener una gran escuela de periodistas jóvenes con experiencia en televisión, la fatídica crisis llega para desestabilizar ahí, justo en el principal tesoro de la comunicación de esta Región, en la mayor fábrica de comunicadores que tenemos, porque la mejor escuela de Periodismo es la calle, el medio, el trabajo diario, que hace visible a la vocación, ese sentimiento único tan necesario para convertirse en periodista. Indispensable. Cuando hace unos años se llenaron las facultades de estudiantes de periodismo, me preocupó lo justo. Todos se licenciarían, pero no muchos llegarían a ser periodistas, porque para ser periodista no hay que estudiar Periodismo solamente, por encima de todo lo demás, hay que querer serlo.

A pesar de haber tragado con dinosaurios de la caja tonta, sufrido bertines risueños, presentadores y humoristas en las últimas, y escuchado decir mal miles de veces los nombres de nuestros pueblos, después de unos años, la Televisión Autonómica había dado el paso esperado por muchos. Siempre recordaré el esfuerzo de mi gran amigo y admirado profesional, Joaquín Martínez, explicándome que al sorteo de una camiseta de un jugador del Real Murcia llamaban cuatro y al de una camiseta de Ronaldo miles, a pesar de que el servicio público para esta Región ha tenido dificultades como este gráfico ejemplo de lo que son las audiencias, incluso en una televisión pública, nuestros profesionales se fueron abriendo paso. En pocos años la 7 se ha convertido en un elemento de identidad como jamás ha tenido la Región de Murcia, y eso, por encima de la línea editorial, ha sido por los profesionales que allí trabajan.

Algunos, han empezado a ser pescados por las grandes cadenas nacionales, y es sólo cuestión de poco tiempo que ese camino se abra más, con lo importante que es exportar comunicadores a Madrid. Las deudas acucian por todas partes. A saber qué meses nos esperan… Habrá que reorganizar muchas cosas, pero hay activos, que por el momento, precisamente, deben ser reforzados en vez de caer a las primeras de cambio, y uno de ellos es esa identidad, esa fábrica de comunicación, ese activo gigante que es el periodismo de esta Región, y aquí no sólo hablo de los trabajadores de la Televisión Autonómica. Los medios van a ser esenciales para afrontar los tiempos que vienen. Ojalá sepan tenerlo en cuenta quienes deben hacerlo. #apoyotrabajadores7RM Vale.

Foto: 7RM

04/11/2011 09:20 achopijo #. sin tema Hay 2 comentarios.

¡Buenas Migas!

20111107133645-308179-256469194404776-256003381118024-786626-1360853079-n.jpg

Casi mejor que un par de riegos para el campico murciano es la retahíla de cazuelas migas, sin preposición, que estamos en Murcia y hablando de condumio, cuando nos caen cuatro goticas por aquí, vega del Segura. Como si fueran flores o caracoles los restaurantes, bares, tabernicas, tascas y barras de saber lo que se hace se apresuran a informar a los paseantes con el ceño fruncido y el paraguas mojando espaldas con el mítico cartelico de la lluvia: Hay Migas, que luce la ciudad de Murcia y alrededores, por si acaso alguien había dudado, que hasta en la Venta El Cojo alguien lo recuerda, no vaya a ser que cambie el mundo y nos pille sin migas.

Una tapica, bien surtida, con su longaniza, sus trocicos de panceta, lomico, un poco de apio, par de uvicas negras, cebolletas… calenticas buenas, tostadicas, bien sueltecicas, casi crujientes, que parecen arroz moreno en todas sus variables, con ese ligero toque de aceitico, que no se pase, en su buena cazuela de barro, chato de vino de Bullas, o de Jumilla y ya puede seguir lloviendo, acho, que ya pueden tocar el claxon, que en el momento migas están las migas y tú, y nada más. Para los currelas de a pie y urbanitas del estrés diario, un día de lluvia, atasco, losas sueltas, pantalones mojados, paraguas olvidados y frenazos con el coche, lluvia es Hay migas, sinónimo, y de ahí a Murcia, nada más.

Agua, aceite, harina y sal, dicen los puristas, que con eso sobra… Aunque yo soy más de pijicas, que las migas son únicas para darle rienda suelta a la imaginación. Dátiles, maíz, granada, espárragos trigueros… casi aceptan cualquier cosa. Las últimas que he probado, de matrícula de honor, porque acho, eran del mítico y clásico Restaurante La Parranda, donde el maestro Pepe Guillén lleva una vida entera alegrándole a la parroquia los días de lluvia… ¡Buenas migas! Me deseó un colega, al cruzarse conmigo ayer por la mañana… Dicho y hecho. Además, le robo deseo, que los días de lluvia, dando por hecho que vamos a pensar en nuestra ración de miguicas, de recibo es desearle al prójimo que pase unas ¡Buenas Migas! Muy del estilo del clásico echar por la sombra, pero para los días de lluvia. Así que tengan todos ustedes unos maravillosos días de buenas migas. ¿Comes migas cuando llueve? Vale.

Foto: Migas La Parranda

07/11/2011 13:25 achopijo #. sin tema Hay 2 comentarios.

'Magic'

20111108111104-larry-bird-magic-johnson2.jpg

Aquel día fue mi padre quien me despertó. Algo inusual. Entró en mi habitación y levantó la persiana. Era algo más pronto que de costumbre. Se sentó en mi cama, con un gesto extraño, y me lo dijo a bocajarro: - Magic Johnson tiene Sida. Era la época de quedarnos de madrugada para ver Cerca de las Estrellas, cuando había un elenco de ídolos del basket entre los que costaba elegir uno. Magic era un ídolo hasta para quienes odiaban a los Lakers. Aquellos pases sin mirar, las asistencias entre una maraña de piernas y brazos, los balones por detrás, los amagos… Magic era único, aunque no machacara. Recuerdo perfectamente sentir una desilusión enorme, y después, tristeza, mucha tristeza. Creíamos saber lo suficiente sobre el Sida, pero evidentemente no era así. Magic estaba prácticamente muerto.

Aquella noticia desarrolló dos aspectos importantísimos sobre la enfermedad, uno, que definitivamente cualquiera podía contraer el VIH, y el segundo y más importante, que el desarrollo de la enfermedad es evitable, como lo demuestran los 20 años que han pasado desde aquella mañana. El tiempo le fue devolviendo a Magic Johnson algo que creímos que había perdido, quitándonos la razón. Magic no ha dejado de ser Magic, con esa sonrisa de buen tipo que disfruta con el deporte. Han pasado 20 años, y ahora volvemos a creer saber todo sobre el Sida. Quizás sí, sepamos mucho más que entonces, pero conviene no olvidarlo. Hace un par de semanas tuve la gran suerte de asistir a una magnífica conferencia del doctor Santiago Moreno, jefe de servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal, y murciano, por cierto, que realizó en apenas una hora un repaso histórico sobre el Sida que me hizo recordar la historia de cómo Magic burló al Sida. Fenómeno de convergencia, ahora se cumplen 20 años desde aquel día.

El doctor Moreno explicó, entre otras muchas cosas, que ya ha habido curación. Los tratamientos han dado resultado. No sólo los pacientes logran mantener una calidad de vida óptima sin desarrollar la enfermedad, también se ha curado. La última década ha sido de constantes pasos hacia delante en la lucha contra el Sida… Sin embargo, en los últimos años existe un aumento de los contagios heterosexuales, que llama la atención a los expertos. Aún no podremos brindar con Calamaro por la vacuna del Sida, por eso, mientras no llegue, la mejor prevención sigue siendo la misma que aprendimos cuando supimos lo de Magic. Vale.

Foto: Bird & Magic

08/11/2011 11:11 achopijo #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

El Debate

20111110103450-twittercruise71.jpg

Más allá de los análisis sesudos que durante todo el día de ayer repasamos con unos y otros, con lo que me quedo tras el debate es que en esta Españica nuestra de la crisis aún nos queda sentido del humor, que si no lo hemos perdido a estas alturas, yo creo que ya no va a ser posible. A chistes y a ironía no creo que nos gane nadie en el mundo, así que a ver si ideamos la forma de meter la mofa en los mercados y reventamos el Dow Jones. Twitter era una olla a presión soltando genialidades cada dos segundos. Fue casi imposible no partirse la caja cada diez tuits, y desde que alguien lo mentó, no ver a José Mota cada vez que Rubalcaba tartamudeaba arrugando su sonrisa inquisitiva, en su apagada figura tras la elección sólo regular de combinar azul camisa con azul corbata.

Campo Vidal haciendo ganchillo mientras los candidatos se interrumpían, eso sí, siempre es mejor ese tono abierto, aunque atente contra la figura del moderador, al que muchos vieron como el próximo Uribarri contando puntos para el Festival de Eurovisión, aunque otros aseguraron que durante la mayor parte del tiempo era una figura de cera. Antes de la pausa Rajoy era quien iba a hacer, y después, quien haría si ganara, y todavía hoy nos sale el Rodripérez Rubaltero o Zapacaba, Peredríguez… que alguien insinuó como monumental genialidad de don Mariano para que no olvidemos que Rubalcaba es lo mismo que Zapatero… Si no fue adrede, ahí la mala suerte le echó un cable al favorito, que no marcó a puerta vacía en el último minuto porque leyó aunque no quiso.

Después de escuchar a unos y otros, el debate lo dejo en un empate que benefició a Rajoy, que sólo necesitaba un puntico para ganar la liga, y se encontró con que Rubalcaba estaba jugando para asegurarse la Europa League, dando por imposible darle la vuelta al marcador. Mariano parecía entrenado por Lucas Alcaraz, serio, jugando a lo suyo, ante un estiradísimo Rubalcaba, que con un estilo muy Pepe Mel se lanzó arriba sin vigilar su espalda montando un castillo de naipes que le dio juego vistoso, pero resultado ninguno. Así que del debate lo mejor, la ironía finísima del que vivimos al otro lado de la red, porque en lo demás queda la impresión de que el pescadico está hecho guiso desde hace tiempo... Aunque eso sí, no dejen de ir a votar, que luego nos lo comemos todos. ¿Qué chiste te han contado sobre el debate? Vale.

Foto: Twitter, por encima de todo

10/11/2011 10:32 achopijo #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Espejos

20111111121627-espejo-magico.gif

Miguelito se asoma con sigilo, como si esa vez el espejo fuera a mostrar algo diferente a la anterior. Cuando se pone delante, cierra los ojos aguantando la risa, y tapándose los oídos. Los abre y al verse reflejado, sale corriendo y rompe a reír y a pronunciar sonidos ininteligibles, propios del lenguaje de un niño de apenas dos años. Me acuerdo de jugar a algo parecido en el espejo del mueble viejo del pasillo, un aparador antiguo que heredó mi madre, que, desvencijado, con la madera roída, y una portezuela que se habría con dificultad, guardaba enseres de coser y viejos libros. Estaba a la altura perfecta para un niño. Jugaba a intentar llegar antes que mi reflejo. Más tarde, era el espejo perfecto para verse el bajo del pantalón y cómo quedaban los zapatos nuevos. No me gustan demasiado los espejos. Los utilizo para un vistazo rápido que queda fugazmente grabado en la memoria, quizás por ese miedo a que la realidad no coincida plenamente con la idea de lo que uno es que solemos llevar en la cabeza.

Ese recelo por los espejos vive en que siempe me ha parecido que más allá del cristal, o detrás, hay un campo de visión que ven otros, como si fuera la representación de una cámara en la que uno puede verse. Es otra de esas cosas en las que el mundo se divide en dos, los que pueden mirarse al espejo todo el tiempo del mundo sin problemas, y los que después de un rato corto se sienten observados. No sé si será cosa de unos y otros, pero diría que todos hemos hecho el tarambana delante de un espejo, o nos hemos reído con nosotros mismos, algo que, por cierto, suele dejar una sensación placentera, extraña, pero reconfortante. Reírse con uno mismo, mirándose fijamente, tiene un punto de locura tanto como de cordura máxima. No sé si hay algo más allá, porque no he probado.

No me gusta el espejo en la peluquería, lo evito. El del baño, me gusta más, por lo íntimo, y es quizás, dónde más condiciones se dan para hacer el chorra. También me gusta el de los ascensores (si hablaran) y nada los de probadores y tiendas. Me gustan los espejos que descubres en cristales por la calle, escaparates, imágenes reflectadas que proyectan imágenes de la gente, en las que te ves pasar, de repente. Me gustan los espejos retrovisores, porque también dejan imágenes fugaces, y me dan miedo los de muebles antiguos, igual que buscar su reflejo por la noche, y ya que hablamos de espejos me declaro anti espejo en el techo, que ahí también somos dos tipos de personas en el mundo. Espejito, espejito... ¿Qué me dices de los espejos? Vale.

Foto: El espejito mágico...

11/11/2011 12:16 achopijo #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Ahí vamos...

20111114121959-apijo.jpg

Comprarse una corbata para estrenarla una hora después en la boda de un buen amigo, charcos que no se secan y hojarasca que descansa sobre ellos, escuchar el viento a media tarde, los tuits que confirman el otoño después de los buenos días, el café caliente y despeinado, el abrazo al recogerle en el colegio, el parabrisas para limpiar el rocío de la huerta, el olor a tinta de los periódicos a primera hora de la mañana, los niños de la mano de sus padres cruzando por el paso de cebra, echar membrillo al carro sin que esté en la lista, la solidaridad de compañeros en tiempos difíciles, reírse a solas en el coche escuchando un chiste en la radio, subir el volumen para que Miles Davis se cuele en todas las calles de la ciudad, la foto de una pareja de viejitos guiris ante el imafronte de la Catedral, la sorpresa de un arroz inesperado.

Una novia sin arroz incrustado en su peinado, sombreros de colores para festejar, una casita blanca con encanto y una fuente en el jardín, el abrazo entre dos amigos comunes, la ilusión por volver al cine, clavar los tres movimientos para aparcar en tu plaza de garaje, el ajico tierno abrasadico de las migas huertanas, una comida con viejos amigos, volver al verano viendo fotos y sentir que pasó hace una eternidad, dejarse caer en la cama al llegar a casa, subirse los calcetines hasta las rodillas, una guerra de cojines con los niños, un nuevo libro de Carlos Marañón, no tirar nada después de hacer el cambio de ropa, el edredón, encontrar unas gafas de sol en la mochila de los niños, limpiarse los zapatos de boda con una toallita de bebé.

Que te reciban con champán, el sonido de las ruedas del coche en el chinarro de un parking, el rojo del cielo con viento al atardecer, llegar a la parada del tranvía y que marque un minuto, un restaurante nuevo, de repente, los goles de la ilusión y la fe de un grupo que ha hecho equipo, los retoques de mi primer libro, el beso de buenas noches, cuando ya duermen, la ilusión de muchos, a pesar de tantas cosas, que te hace seguir adelante cada día, por todas estas pequeñas cosas que hacen que todo tenga sentido, incluso este mes de noviembre. Ahí vamos... que no es poco. Vale.

Foto: Logo del libro de artículos murcianistas

14/11/2011 12:14 achopijo #. sin tema Hay 1 comentario.

¡GOL! ¡GOL! ¡GOL!

20111115093121-n-real-murcia-la-historia-1410.jpg

¿Se acuerdan de La Condomina en pie cantando al unísono aquel ¡GOL! ¡GOL! ¡GOL! que se iluminaba en el marcador? Es uno de los muchos grandes recuerdos de quienes nos hicimos murcianistas en los ochenta, la década pimentonera por excelencia, cuando el equipo estuvo por primera vez en su historia durante tres temporadas seguidas en la División de Honor, y los años que bajó, subió enseguida liderando la categoría de plata. Aquel era el Real Murcia que añoramos, aquel que estaba a un paso sólo de convertirse de una vez por todas en ese histórico que no baja y opta a Europa cada dos o tres años. Cuánto han cambiado las cosas en el equipo pimentonero, y qué años más difíciles han venido después, que cuando parecía que volvíamos donde aquellos años, tuvimos que despertar del sueño con el descenso más cruel jamás visto en la Liga. Cómo curte ese fútbol que se juega por debajo de las estrellas del firmamento mediático. Lo hemos saboreado muchos años, tantos, que la gesta de bajar a Segunda B y subir en un año ya casi la hemos olvidado.

Hacemos las cosas bien y enseguida vuelven los recuerdos de Manolo, Tendillo, Guina, Brown, Moyano, los hermanos Mejías… o los más recientes, con Ismael, Juanma, Karanka y David Vidal. Así es el fútbol, tiene esa capacidad de ilusionar, incluso a los que se pasan largas temporadas a la sombra de las derrotas. Es tiempo de recordar, y disfrutar, aunque sepamos, quienes navegamos con nuestra elástica grana por esos campos de tierra que esto es muy largo, y que en el mapa el destino se llama 52 puntos, en el puerto de la permanencia. Un tipo vasco que dirige con una bufandica anudada a su cuello, licenciado, atento y murcianista desde sus primeras declaraciones, está logrando resultados importantes, ya no es sólo devolver al equipo a su sitio, con un lema como filosofía de club que bien podría haber utilizado el mismísimo Barack Obama: Creer crea realidades.

Cómo nos gustaría a los que apoyamos sin condiciones que el fútbol le diera la razón a ese alarde de confianza. Porque todas estas flores serán enseguida nubarrones cuando la pelota entre en nuestra portería en el último minuto de un par de partidos. Lo que no van a quitarnos es esta sensación de sentirnos aquel Real Murcia de calcetas blancas y pantaloneta ajustada, que se abrazaba en una piña con los goles, y el campo entero, la ciudad al unísono, repetía aquel ¡GOL! ¡GOL! ¡GOL! Que iluminaba el viejo marcador del Mundial 82. ¿Recuperamos el GOL del marcador? Vale.

Foto: La Condomina

 

15/11/2011 09:31 achopijo #. sin tema Hay 6 comentarios.

Terelu´s Secret

20111118113412-terelu-interviu.jpg

En ocasiones veo a Terelu por la Plaza de las Flores. Pasa como con Paris Hilton, eso sí, a una generación de distancia, pero las dos tienen un nosequé Murcia pópuli, que es echarse dos cañicas allí en el Fénix, y pasan tres o cuatro terelus con sus gafotas de sol y pañuelos ocres tabaco, dejando su perfume revoloteando por Santa Catalina. Mucho criticar a Terelu ahora que se ha despelotado, por decir algo, que más que despelotarse lo que ha hecho es guiñarle un ojico a Brigitte Bardot, nada menos, pero luego sales a la calle y lo que ves son terelus por aquí, terelus por allí. Vamos, lo que en el argot de garito afternoon se llama mature, o milf para los entendidos (busquen su significado en Google). “Una va teniendo una edad, y era ahora o nunca” menuda filosofía de vida buena tiene Terelu a sus 46 bonitas primaveras. Mi aplauso, claro que sí, pijo.

Lo del sexo a deshoras que dice Terelu es lo de que surja, nada de planning matemático. Que cada uno entiende lo que quiere. Me parece muy bien que Terelu haya decidido echarse a la portada de Interviú, que sigue explotando lo mismico no se sabe ya los años, y ahí está, siendo noticia cada dos por tres con las domingas de quien acepte el trato. Da igual qué periódico on line lea usted, que lo de Terelu ha estado dos días entereticos la noticia más leída, o más vista, para ser más correctos. No somos nadie. Con la que cae. Pero acho, así echamos unos chistes en el bar sin mentar a los mercados, que también nos viene bien. Nos ha jodido… - Dos cañas… ¿Has visto a la Terelu? Y ya está el debate planteado.

Digo que todo muy bien, pero le ha faltado combinar estrategia a la buena de Terelu. Debió coordinar el calendario. Sí, estaba molón lo de hacerlo en plena semana electoral, que esas cosas quitan un poco de estrés a la campaña. Es bonito que Terelu se meta ahí, entre Rajoy y Rubalcaba, metiendo codo. Pero con lo que no contó Terelu fue con el desfile anual de Victoria´s Secret, acho. Imperdonable. Cómo quiere que la vean fina y lujuriosa si acabamos de ver a los ángeles de Victoria´s Secret volar por la pasarela sonriendo a dos metros del suelo, que a ver si el año que viene algún cine nos lo pone en directo, que ya estoy viendo las taquillas abarrotadas. El shock dura dos o tres semanas, así que nada, Terelu, los que se metan contigo, ya sabes, es porque están victoriasecretizados todavía. No sufras, y ánimo, guapísima. ¿Has visto a la Terelu? Vale.

Foto: Terelu, íntima

18/11/2011 11:34 achopijo #. sin tema Hay 6 comentarios.

Lives

20111119091828-msx-463945.jpg

Nuestro primer ordenador fue un MSX. No tuve Spectrum, ni Atari, ni un Commodore 64 aunque los probé en casas de amigos casi todos. Tampoco nos pasamos al Amstrad, que ya supuso un avance importante, al menos en el tema de los videojuegos, que era lo que nos interesaba. En casa el primer juego al que nos enganchamos fue el Lives. Era un videojuego de segunda generación, en color, grabado en una cinta, que se cargaba en el radiocasete después de un buen rato de ruidos y siempre con algo de suerte. Era un milagro que de repente, pudieras echar una partida. Un cursor devolvía una pelota al techo de la pantalla donde ibas eliminando cuadraditos de diferentes colores. A más profundidad, más puntos. Bueno, jugábamos en familia. Mientras uno jugaba, los demás miraban, aconsejaban y aplaudían las buenas jugadas. Qué tiempos, con tres sillas de la cocina delante de aquella mesa nueva específica para el ordenador.

El Lives era una modernidad comparado con la consola gigante que ponía el abuelo Antonio en su casa, en la pedazo de tele Grundig Telefunken en el que se competía entre dos líneas con una pelotita en algo similar al tenis. Teníamos el Pista y otros juegos de cinta que podías grabarte de revistas. Los cartuchos tenían otro nivel de gráficos, aunque el juego en sí casi siempre consistía en gastar el joystick o las flechas de dirección de los teclados. Double Dragon, Out Run y el clásico de los Juegos Olímpicos, donde flipaba el salto de trampolín, del Hyper Sports… O un poco después el mítico Tetris, que en casa causó furor en la primera Game Boy. Desde aquellos principios de los ochenta hasta ahora va toda una era de apenas treinta años.

Aquella prehistoria geek ahora es la base de un imperio que ha crecido, incluso, más rápido que la tecnología médica, la espacial o la automovilística. Sin ser un freak, haber vivido aquellos años, ser de la generación que primero tuvo un ordenador en casa, tiene un valor, que empieza a ser similar a cuando nuestros padres nos contaban de pequeños el día en el que en su casa entró por primera vez un televisor, y nos parecía algo tan lejano y extraño que apenas podíamos comprenderlo. Leo estos días la novela de Ernest Cline, Ready player one, y sin ser un freak (en mi armario no hay una camiseta de Atari) siento una especie de orgullo nostálgico, muy achopijero, de ser parte de todo ese cambio en la humanidad. ¿Cuál fue tu primer ordenador? Vale.

Foto: MSX Hit-Bit

19/11/2011 09:18 achopijo #. sin tema Hay 3 comentarios.

El Beso

20111122092952-untitled.jpg

Rajoy apareció con su leve sonrisa en el balcón de la Calle Génova. Lo hizo después de darnos su discurso de bienvenida, leído, pensado… clavado ante las cámaras. Más cerca de sus arengas estudiadas y preparadas en el púlpito del Congreso de los diputados, donde se ha ganado la fama de político tenaz y batallador, lejos de esos momentos fuera de su control en los que vemos un Rajoy demasiado humano para todo, como si eso, dicen sus detractores, fuera un hándicap. Apareció en solitario, sin saber bien dónde mirar, vencido por su propia victoria electoral, ante los suyos ondeando banderas y lanzando cánticos. No levantó los brazos, ni apretó los puños, ni lanzó un grito de liberación, ni sonrió abiertamente, ni se puso las manos en la cabeza… Rajoy sólo estaba ahí, y eso era suficiente. Daba la sensación de que si seguía en el balcón en solitario un minuto más le iba a engullir la timidez, pero apareció ella.

Elvira Fernández lloró en la derrota de Rajoy en 2008 en ese mismo balcón. Ella fue quien puso un sentimiento al Rajoy inalterable, también en su segunda derrota. Entonces, sin cambiar el gesto, y apenas saludando a la multitud, el primer presidente de España que no lleva una zeta en su apellido en los últimos 30 años, nos sorprendió con un beso de portada. Después de cuatro años, Elvira cerraba un círculo con un beso que puso a Rajoy lejos de su semblante gris, y nos sacó una sonrisa bobalicona a quienes estábamos pendientes de esta herida España nuestra. El tipo apagado, serio, que sacó una oposición de registrador de la propiedad a los 23 años, y que ha currado en la fontanería de gobiernos y oposición durante toda su vida, despacho arriba y abajo, teóricamente gastado por derrotas electorales, celebró con un beso la victoria que le va a llevar al mandato más difícil de la historia de España.

Todo empezó con un beso, podrá contarle a sus nietos. Es un buen principio. Sí, luego trató de hablar, se trastabilló con las palabras, botó muy mal, y realizó silencios incómodos… Rajoy tiene esa naturalidad no natural, no hay duda, por eso ató leyendo en el debate, donde Rubalcaba improvisó. Sin embargo, ayer, en la derrota, Alfredo también leyó, cuando ya todo estaba perdido, vistiendo un recurso de eso mismo, de recurso. A Rajoy no le gusta improvisar, porque no parece que le salga bien, pero ahí está su beso, para mostrarnos que Rajoy, aunque lea y no se salga del tiesto, también es humano. Vale.

Foto: 'El beso de Rajoy'

22/11/2011 09:29 achopijo #. sin tema Hay 1 comentario.

Humo

20111123095543-castillo-naipes1-1-.jpg

Dicen que los periodos de crisis son los más propicios para aprovechar oportunidades. Hace ya tres años largos que hablamos de la gran crisis, y seguimos mirando hacia el horizonte buscando una salida, convencidos en todas las conversaciones de que tarde o temprano saldremos de esta situación. No sé si los libros de historia tendrán ya una denominación para este periodo que vivimos en el primer mundo, que se equipare de alguna manera al crash del 29, por ejemplo, y que dentro de unas décadas estudien en las aulas de todo el mundo. Otros dicen que esto es el comienzo de una edad completa de decadencia que cambiará nuestras vidas, y que la época de bonanza que hemos vivido ha sido un privilegio en la historia de la humanidad. Conversaciones de café y barra de bar, soluciones, cabreos, culpables… seguimos enredados. Mientras, se ha generado un subtipo de emprendedores que canibaliza la crisis detrás de cada esquina.

Son esas oportunidades que surgen como una pequeña panacea en este nuevo mundo que sigue su desarrollo al margen de la grave situación económica, recovecos para pillos de la palabra, que ahúman el tejido empresarial, o lo que queda de él, buscando construir castillos de naipes que normalmente se caen por su propio peso al poco tiempo. No se sabe si todo ese enjambre de movimiento está haciendo algún tipo de base, pero cada día me llegan nuevos ejemplos. Los chispazos de talento, fogonazos que dejan bien visible un humo que lamentablemente la mayoría de las veces desaparece sin haber prendido nada, que ha pasado de vestir intentos reales de aprovechar oportunidades de mejora a humo puro y duro.

El problema es que ese humo cada vez está en más sitios, y la mecha del boca a boca sí que prende a la velocidad del rayo, generando una red antihumo que por desgracia frena a quienes ponen todo su empeño profesional en construir proyectos que sí pueden ofrecer garantías que hagan base. Los cortafuegos al final no diferencian cual es la llama buena, es más, quien sabe ya que está vendiendo humo, y sólo humo, lo tiene más fácil para vencer al sistema, y engrosar la lista de descrédito, una vez haya caído el castillo de naipes. Está pasando… ¿Cómo evitarlo? Me da la sensación de que será cuestión de instinto, o de seguir esperando una recuperación que permita hacer riñones para quedarse con lo que de verdad es luz. Vale.

Foto: Castillo de naipes...

 

23/11/2011 09:55 achopijo #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Alfombras

20111130095448-alf.jpg

Antes de las moquetas y los parqués, o los suelos modernos, era más común lo de sacar las alfombras en invierno y guardarlas en verano. Otro de esos momentos generación que se pierden poco a poco. En el trastero había un hueco para el rollo de la alfombra del salón, bien cerrada con cinta aislante o cuerdas. De repente, un día, llegabas a casa de tus abuelos y allí estaba, la estufa puesta y la alfombra grande abarcando todo el suelo del salón. Eran míticas aquellas ‘turcas’ con dibujos de alfombra y flecos en los lados cortos, que daban calorcico ya sólo por las tonalidades rojizas, marrones y ocres. Eso antes de que llegaran los materiales estos de ahora que valen para todo el año, que cualquiera se tira al suelo a retozar como hacíamos de niños.

Era una alegría, el día que ya había alfombra, además, significaba que pronto encontraríamos la bandeja con los dulces de Navidad. Las alfombras eran como un enorme tablero de multijuegos en el que pasar la tarde. Vueltas ciclistas, juegos imaginarios de la Oca de dibujo en dibujo, efectos mariposa con el dominó, fútbol, chapas, canicas, coches, carreteras, ciudades… Aquello no tenía fin. Lo que hacíamos sin consolas, acho. Dile ahora a los zagalicos que se alegren porque han puesto la alfombra en casa de los abuelos que se sacan el iphone y llaman al loquero on line diciendo que su padre se ha vuelto turulato.

Mis alfombras debían ser de pelo corto, y a ser posible, verdes, que eran el campo de juego de miles de partidos imaginarios de fútbol, y la canica debía correr lo justo. Los más tenían ya moqueta en casa, que luego para los años locos más que moquetas se convirtió en agujeros negros… Las madres murcianicas de toda la vida decían aquello de que la moqueta oscurica era ‘muy sufrida’ y tanto, que aquello engullía hasta los fotones de luz. Se te caía un rotulador y al segundo ya no pintaba, por no hablar del paso aquel que daban algunas de moqueta a mofeta. La moda de las alfombras modernas llegó justo a tiempo. Aquellas de pelo gordo y de ahí, a la rafia que todo lo invadió… Sabes que las canicas circulan por el esparto ese. Los zagales ya no juegan en las alfombras y hemos ganado un hueco en el trastero… ¿No? ¿Jugabas en la alfombra? Vale.

Foto: Alfombrastadio

 

30/11/2011 09:54 achopijo #. sin tema Hay 2 comentarios.

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris