Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Octubre de 2012.

Volver a empezar

Todos los días llega el momento. El cursor parpadea en el folio en blanco, en el centro de la pantalla. Por escribir, cuatrocientas palabras para cerrar el periódico del día. Ha habido de todo. La mayoría, artículos que ya estaban escritos en algún momento de la jornada, y sólo había que dejarlos salir. Otros fueron algo más forzados, pero todos perseguían lo mismo. Cinco minutos para darle un giro a la semana, al mes, a la mañana… siempre con algo de esta Murcia nuestra en el interior. Esta columna nació con el objetivo de disfrutar las cosicas de Murcia, o del mundo con la visión de aquí, con sencillez y una gran dosis de cotidianidad, nostalgia, fútbol, gastronomía, humor... Escribirlos, todos y cada uno de los achopijos, ha sido un placer. La felicidad siempre está ahí, en esas cosas por las que nos sorprendemos sonriendo sin darnos cuenta, incluso en el peor de los días.

Un lector de una ciudad dormitorio de Barcelona imprimía los achopijos para llevárselos a su anciano padre, murciano de nacimiento, muchos años lejos de su Murcia del alma, para que pudiera leerlos entre una visita y otra, hasta que murió. Aquel correo electrónico me llenó de emoción, y fue el que me hizo sentir que esta columna tenía sentido, mucho más allá de todo lo demás. Ahora termina otra etapa periodística, porque sí, esto ha sido periodismo también, y empieza otra, como si después de la contraportada hubiera una nueva página por escribir, por leer, por vivir.

Han sido más de cuatro años encontrándonos en Achopijo, en La Opinión. Primero los domingos, después los veranos y hace dos años casi todos los días, en la esquina que cierra el diario, y para mi ha sido un sueño hecho realidad. Quiero dar las gracias al periódico por su confianza estos años, por su fantástico trato siempre, y, por supuesto, a vosotros, los lectores. Os he sentido siempre cerca. Gracias a todos los que alguna vez habéis recordado un artículo, y muy especialmente a los que habéis disfrutado leyéndolo.

Seguiré escribiendo, porque es lo que más me gusta. Este paréntesis es para eso, para escribir, aunque echaré mucho de menos hacerlo en La Opinión. Volveré todos los días, como lector a la contraportada, y seguiré, de vez en cuando, aquí, donde empezó todo, en Internet. El periodismo languidece en una transición extraña, pero no ha muerto, ni mucho menos. Hay que afrontar el presente con mentalidad nueva. Es momento de cambiar una etapa por otra. No cierro ninguna puerta. Jamás lo he hecho. Además, dejaré escrito lo que me dijo el maestro Ángel Montiel esta semana, cuando le hablé de este meditado cambio: “para volver siempre tendrás tiempo”.  Pasamos ya las cuatrocientas. El placer ha sido mío. Vale.

06/10/2012 10:47 achopijo #. sin tema Hay 11 comentarios.

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris