Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Octubre de 2013.

Vistabella

20131007090920-vbella.jpg

La terraza de mi abuela, en el corazón del barrio de Vistabella, daba al colegio. Recuerdo subirme a un pequeño perigallo para alcanzar a ver los partidicos de fútbol que jugaban los niños después de clase, aquellas tardes de leche con galletas y pan con chocolate, en casa de los abuelos. El barrio siempre me pareció especial. Era como visitar una ciudad de juguete dentro de la ciudad. El Parque de los patos, las manzanas perfectas, los nombres de las calles, Antonio el de las gambas, la tienda de ultramarinos, el Jumillano, el paseo junto al río, los grandes ficus que cubrían los pequeños edificios, las escaleras en el interior de las casas y las hileras de coches aparcados.

Después de aquellos partidos desde la terraza, recuerdo el Supermirafiori de mi abuelo. Tenía devoción por aquel cochazo blanco, cuidado con exquisita dulzura, y su ambientador de pino. Siempre pensé que los pamplonicas que años más tarde le pusieron ese nombre, ‘Supermirafioris’, a su grupo de música pop, triunfarían, aunque fuera sólo por el nombre. Aquel logotipo igual es el mejor que ha hecho Seat en toda su historia… Pero si guardo un recuerdo especial de Vistabella, es un día de la primavera de 1984. Aquel día nevó en Murcia y yo estaba allí. En el Parque de los patos hice un muñeco de nieve espectacular.

El SOS le ha dado al barrio un toque moderno al año. Por allí pasean miles de jóvenes que vienen de todas partes, y se sorprenden al ver un barrio de aspecto a veces costero, de contrastes, a veces de extrarradio, a veces residencial, en medio de la ciudad… y yo le sigo viendo un renovado encanto. Como si su Renacimiento estuviera siempre pendiente, a punto de explotar en júbilo y vida. Cuando me toca pasear por sus calles espero encontrarme a la vuelta de la esquina a Emelius Browne, David Tomlinson en La Bruja Novata (1964), el mismo actor que hacía de George Banks (el padre de los niños en Mary Poppins) con su bombín y paraguas subido a alguna farola silbando la canción de Portobello road, un jueves, claro, que si con algo se ilumina el barrio todas las semanas es con la algarabía del mercado. Es eso, pasear por Vistabella da ganas de silbar. Vale.

Foto: Vistabella

07/10/2013 09:09 achopijo #. sin tema Hay 4 comentarios.

Luis y Virginia

20131007091931-la-foto.jpg

 El sábado se casaron Luis y Virginia. El novio me pidió que dijera unas palabras en la celebración. Aquí las dejo, como recuerdo de un día inolvidable.

 

 

 

Buenas noches a todos,

Siento la interrupción… No será muy larga. Pero es que Luis me pidió que dijera unas palabras en este día tan especial para él, para Virginia… para todos los que estáis aquí, y también para nosotros, sus amigos.

Y es que es un día especial de verdad. Porque Luis ha sido durante muchos años, y lo sigue siendo, el eslabón de una cadena de amigos que se mantiene intacta desde que Luis inventó el paso maristero, ese ritmo al andar que te lleva desde Tapia Sanz al Malecón en menos de diez minutos….

El Losana… madre mía, cómo ha pasado el tiempo. Les voy a contar algunas cosas que no saben sobre Luis, y el por qué es él quien nos ha mantenido unidos todos estos años, casi sin darse cuenta. No… No ha sido por su sonrisa, que bien podría haber sido por ella… porque ver a Luis sonreír es una de esas cosas por las que uno se dice a sí mismo que merece la pena todo.

No sé si saben que Luis ha sido el mediocentro que hacía de cerebro en todos los equipos en los que nos ha tocado jugar con él. Su hábitat era el centro del campo. Sin correr mucho, pero dando unos pases al hueco que sólo he visto dar a Hagi. Por no hablar de su disparo a media y larga distancia. Tiene unos pies de oro para colocar el balón en la escuadra, o donde quisiera. Si, los tiene, a pesar de que se los hayan retocado, no han podido acabar con su depurada técnica de disparo… Luis, la canción de la escopeta era por tus cañonazos… a puerta.

Un mediocentro cumplidor que unía delantera y defensa. Lo mismo que hacía en el campo, lo hace en la vida real. El portal de su casa es el lugar en el que más fotos me he hecho en mi vida. Pero es que no soy el único. Creo que es el sitio donde todos los amigos tenemos más fotos juntos. Porque quedábamos allí siempre. En casa del Luis. Nada de Santo Domingo, ni de Centrofama, ni de El Corte Inglés…

Nosotros quedábamos en la puerta de su casa, para espanto de los vecinos, que solían encontrarse a 15 zamarros allí esperando con todo el botelleo preparado cada fin de semana. Bando, Nochebuena, Romería… todo empezaba allí, en Tapia Sanz, esperando al Luis, aunque había que esperar poco, que siempre ha sido del grupo de los pre puntuales, cuyo líder es el que recoge el testigo de Luis para casarse, nuestro gran Chiri…

Allí han comenzado historias que dan para varios libros sobre la felicidad. Sobre la amistad. Historias que siempre, y digo siempre con absoluto convencimiento, Luis ha disfrutado al máximo. Porque su mayor cualidad es esa: disfrutar las cosas. Algo que, estoy seguro, es lo que enamoró a Virginia… más allá de su sonrisa, sus ojazos… y su figura. Bueno, por disfrutar, Luis ha disfrutado especialmente sus veranos, bautizados como los veranos del Luis, años de cuatro meses en Torrevieja pase lo que pase...

Así que Luis, hoy que te casas y es el día en el que podemos decir estas cosas tan cursis, te digo que muchas gracias en nombre de tus amigos del barrio, los de toda la vida. Gracias por contagiarnos siempre tus ganas de disfrutar, por llevar la manija de este equipazo que tenemos como grupo de amigos, por ser ese amigo 10.

Bueno, y ya que estamos, gracias a tu madre… por parirte. Y por ese amor que te ha dejado en herencia por el arroz y el limón, tus otros grandes amores… Virginia, contra eso no vas a poder competir... Sepan todos hoy que el nivel establecido en nuestro grupo de amigos para un arroz está marcado a fuego en nuestras cabezas. El mejor arroz del mundo es el de la madre del Luis, y luego, todos los demás. (Lo siento Andrés…)

No puedo terminar sin citar el precioso camino que Luis ha tenido como hincha de fútbol. Su trasiego desde el Barça hasta el Real Murcia es un camino que inició él, y que marcará tendencia con el tiempo, ya lo verán. Ahí también ha sido un visionario. Luis es uno de esos murcianistas por los que uno se alegra más cuando gana el Real Murcia que uno mismo. Así que para terminar, Luis, Virginia, invitados todos… Voy a ceder la palabra a quien más sabe de marcar goles murcianistas. (Vídeo de Kike y Acciari felicitando a la pareja).

¡Viva los novios!

Vale.

Foto: Luis y Virginia, en pleno ’brindis’

 

 

 

07/10/2013 09:19 achopijo #. sin tema Hay 5 comentarios.

¡Hola!

20131014125301-547816-10151040043118631-1507379991-n.jpg

Hay tantas formas de decir hola como personas, eso es así, pero además del rasgo diferencial de cada uno y su personalidad, hay otros holas que se podrían catalogar en una lista no muy extensa, y que sería muy práctica. Cada hola esconde a veces una frase cristalina, intencionada, y que normalmente es perfectamente interpretable, y no sólo eso, es devuelta con otro hola, casi siempre, con idéntico o al menos similar, metalenguaje. Cierto es que el gesto que acompañe al hola suele ser clave, pero no menos importante que el gesto es la entonación, ya que muchas veces, sobre todo en esos holas afilados que se escupen al vuelo, no hay tiempo de gesticular, y sin embargo, esa primera sílaba corta y la segunda larga encadenada dejando el rastro de la lengua sobre las paletas al pasar de la ele a la a, es como un dardo untado con bilis directo a las pupilas contrarias. Gana el que lo dice después, normalmente. Es como un duelo del lejano Oeste, pero al contrario.

  

Hay holas totalmente opuestos a los envenenados… claro. Hay holas sensuales que quitan el sentido y casi no te dejan ni responder, no muchos, pero haberlos, los hay, al menos en recuerdos, y no me refiero a esos holas susurrados al oído, en plan Jessica Rabbit, no. Son los holas de las mariposas, esos que sólo se dan un par de temporadas en la vida, empiezan por diecialgo, y por mucho que intentes esconderlos, brotan, como los vinagrillos en primavera. No como esos holas fríos que intentan ser calientes. Holas con desgana y levantamiento de cejas, de los peores… O los holas que se llevan ahora en los networkings y startups, que ojo, son holas sinceros, pero siempre llevan la etiqueta del hola plastificado… Son, quizás, los holas más difíciles. Muchas veces es ése hola del que depende todo.

 

Los holas de la familia… esos holas cálidos, que reconoces casi sin escucharlos, y que te tocan por dentro del corazón. El hola de tus niños al recogerlos en el cole, el hola de tu madre cuando llama por teléfono sólo para eso, para decirte hola, una o dos veces, o las que haga falta, hasta que se le ocurra algo que contarte o preguntar… y luego están mis favoritos, los holas que se precipitan al vacío, holas misteriosos, que salen casi solos como respuesta a otro hola o a un gesto, lejos de saber si están fundamentados en algo más que un simple impulso por decir... ¡Hola! ¿Cuáles son tus holas preferidos? Vale.

 

 

Foto: ¡Hola! en el Estadio Olímpico, en la inauguración de Barcelona 92

14/10/2013 12:53 achopijo #. sin tema Hay 1 comentario.

El Playmarket

20131022123117-pm.jpg

La inmensa suerte de poder abrir el mercado de los jueves todas las semanas da para muchos achopijos, se lo aseguro. Ya saben ustedes que esta columna es lo más parecido a una máquina de hacer churros, y un sitio como el mercado de los jueves es como una mina de cosicas murcianas del día a día, de primer orden. Hoy vamos a los carritos de la compra, un artilugio en el que jamás me había fijado, y que, sin embargo, en la vía central del mercado funciona como un indicador crucial para comprender la organización social y económica de la clientela, y por tanto de la sociedad murciana. Igual que cada dos meses nos hablan en las noticias de la venta de coches para saber si la economía sigue a oscuras o empieza a verse más horizonte, pero en el mercado de los jueves, y con los carritos.

 

Lo primero es aprender a distinguir las miradas de las, en su mayoría, todo hay que decirlo, conductoras de carritos cuando se cruzan. Podríamos hablar largo y tendido de las habilidades de conducción, que he visto yo hacer trompos con carritos llenos de fruta del tiempo a un pie, mientras se paga, y esquivar a una contraria que llega con neumáticos nuevos y carrito vacío a toda velocidad por la zona oscura, sin perder el hilo de conversación sobre los push up de Letizia… Acho, que no tienen retrovisores (todavía) pero se intuyen como los murciélagos.

 

Aquí la que lleva el Playmarket es la jefa de la calle ancha. Es el Bugaboo de los carritos de la compra. Seis  ruedas, manillar extensible, aluminio de polietileno, suave y como una pluma, doble cuadro para apoyar el pie, palanca de cierre plegable, cremalleras… cuando pasa un Playmarket se le abre el paso, y suele recibir miradas en plan: llevarás un Playmarket pero te acaban de timar con las manzanas… Ya saben, no hay nada peor, nada, que comprar caro en el mercado.

 

Después del Playmarket están ya todos los demás. Hay modelos espectaculares, únicos, a los que no he logrado pillarles el nombre, y una grandísima clase media de carritos feos, normales. No se crean, que lo del carrito es competición también en supermercados de gourmet. Y también existe la corriente anticarrito… por supuesto. Aunque para mí que ir al mercado sin carrito es directamente no jugar en esta liga. El Playmarket se lleva como las silletas de bebé, y eso ha hecho que el viejo modelo ochentero de llevar el carro por detrás haya variado por completo. Se ha convertido en andador, y seguramente estemos ganando años de vida con el gesto... Aunque haya miradas que digan: aunque lo lleves como un Playmarket, no es un Playmarket… y encima te han timado con las manzanas… ¿Sabes de carritos de la compra? Vale.

 

Foto: Playmarket go up

22/10/2013 12:31 achopijo #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Kolomina

20131028202444-kolo.jpg

Hace unos años un grafitero murciano hizo una parodia del logotipo de Youtube en las calles de las tascas, en pleno centro de Murcia. Dibujó el logo cambiando el real por un ingenioso ‘yoestuve’ y ‘aquí’, al lado. El graffiti se hizo famoso en la red en poco tiempo. Las foticos de los grupetos de marcha sonriendo junto al graffiti han dado la vuelta al mundo. Sí, como lo leen. Igual hay más gente que ha visto ese graffiti murciano en el mundo que otras bondades de la ciudad, o lo que es más importante, han visto esto... y no otras cosas.

Por no hablar de las obras del artista urbano Sam3 en la ciudad. Murcia es una de las zonas del mundo con más obras de uno de los máximos representantes del actual arte urbano mundial, cuyas fotos en su web ven a diario miles de personas de todos los rincones del planeta. No estaría de más cuidar ese patrimonio desde ya, y ofrecer rutas por sus figuras pintadas en sombras a lo largo de todo el municipio.

Un matrimonio japonés callejeaba el sábado pasado por la zona de Trapería. Con la cámara colgada al cuello, los planos de la ciudad, las gafas de sol y las miradas perdidas por ventanales y escaparates. De repente, se pararon, como hace mucha, muchísima gente, al pasar por la puerta del Espacio Pático (Calle San Lorenzo), y pusieron todo su interés en cuatro sillas de una parada de autobús en la puerta del establecimiento, sobre las que Kolomina despliega su ingenio con collages, rotuladores, barnices y pinturas varias. Sillas insulsas, de plástico, de ese mobiliario urbano seco y monótono, convertidas en pensamientos y sonrisas, otra muestra de ingenio artístico capaz de generar sensaciones diferentes en pleno centro urbano.

 “El miedo mata las ideas”, reza un lema en una de las sillas. Kolomina, la artista, currante en el Espacio Pático, después de muchísimas otras cosas, deja claro cuál es el mensaje que sustenta el éxito. Sin miedo, esas sillas de autobús, bancos en parques, estaciones de tren… ya deberían llevar su firma y ser parte de una apuesta por el talento y la identidad que puede generar el ingenio, y ser una pizca más de las muchas cosas que puede ofrecer el arte urbano a las grandes ciudades… y a Murcia, claro… ¿Conoces las sillas de Kolomina? Vale.

Foto: Sillas de Kolomina en Espacio Pático (C/ San Lorenzo, Murcia)

28/10/2013 20:24 achopijo #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris