Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Agosto de 2014.

El Murcia es eterno

20140806090624-bumi-pjieaa0tu-.jpg

El Real Murcia no sólo es un sentimiento. Es un sentimiento que comparten miles de personas, de muchas formas, pero todas con algo muy importante en común, nada menos que una misma alma. Cuando marcamos un gol, estemos donde estemos, nos abrazamos. Da igual si no nos conocemos, si no nos hemos visto nunca, si creemos en Dios o no, si somos de un lado o del otro, si somos del barrio, o de otra ciudad o de otro país. Da igual cual es tu vida fuera de aquel momento, porque el que está a tu lado, es como tú en el murcianismo, es un compañero, un hermano, es alguien que forma parte de lo que tú formas parte, por un sentimiento. En esos abrazos de júbilo caben todos los que compartimos alma.

Esto es un tesoro inmaterial de un valor incalculable, y es eterno. No puede morir, de la misma forma que no se puede parar el paso del tiempo. Sobre todo, esos abrazos son el Real Murcia. Esos abrazos no se pueden comprar, ni vender. No se pueden descender, y nadie es dueño de ellos, sólo el murcianismo que todos compartimos, el que nos hace ilusionarnos todos los años, estemos donde estemos. El mismo que hoy va a salir a la calle a alzar la voz contra un fútbol injusto.

 Quien piense que el Real Murcia es sólo una empresa tiene todo el derecho a pensarlo, pero obvia el patrimonio intangible que ofrece el sentimiento que comparten, y han compartido, cientos de miles de personas, en este caso en Murcia. Sí, el mismo sentimiento por el que se ha prostituido el mundo del fútbol, hasta convertirse en un negocio sin sentido de la lealtad al propio sentimiento del que se alimenta. Es utópico pensar que podría haber un fútbol sin negocio… pero no lo es tanto pensar que se pueda organizar de una forma lógica y más justa para todos los que forman parte de él.

Lo que no puede ser es que los gigantes campen a sus anchas sobre un mar de miles de millones de euros, y quienes tenemos que luchar contra ellos estemos condenados a hundirnos en el fango de ese gran mar, creado para ellos. Por muy mal que hagan las cosas quienes dirijan los clubes, y sean cuales sean sus intereses. Hoy el fútbol en España es injusto, y esto no es algo que diga sólo el murcianismo. El fútbol debe estar organizado, y debe ofrecer todas las garantías para que los clubes puedan cumplir en igualdad de condiciones. Todos deben sentirse parte de la liga que les une, donde compiten, donde llevan los sentimientos de millones de personas. No se puede utilizar esa ilusión en beneficio de los grandes. Si quieren ganar, que lo hagan con el orgullo de hacerlo en igualdad de condiciones, no aprovechándose de la ilusión de quienes mantienen vivo un sentimiento por sus equipos de siempre.

Hoy no es el último día. No tengo la sensación de tristeza por estar en las últimas, ni por un posible descenso (como si fuera la primera vez), ni por nada que pueda pasar. Ni porque se vaya Samper, ni porque se vaya un jugador, o dos, o quince. Hoy sólo es un día más en el que vamos a defender al Real Murcia. Lo que algunos no saben es que da igual que el Real Murcia baje a Segunda B. Da igual que baje a Tercera, o a Regional. Da igual que esté Samper, que vengan jeques, o que sean empresarios murcianos. Sólo importan ellos, los jugadores que llevarán la grana este año, el equipo, y digo este año como todos los años, importa el Murcia de cada temporada, su camiseta, su pantaloneta blanca, el escudo sobre el pecho, y su gente apoyando. Importan los lunes comentando el partido, las cábalas en el calendario, los viajes, los recuerdos, la identidad inalterable de quienes comparten un sentimiento por el Real Murcia. Importan los abrazos. Y eso, aunque seamos 11 peñistas los que saltemos al campo de tierra en el último peldaño del fútbol regional, es ilusión. Y esa ilusión, está ahí, aunque nos la hayan capuzado en este esperpento nacional que es la Liga. Como en aquel autobús de vuelta de Gerona, la ilusión renace sola cuando el sentimiento es el murcianismo de siempre. Para siempre.

Da igual que se aprovechen de este sentimiento, porque permanecerá, pase lo que pase. Los que lo hacen son los que descienden, los que desaparecen son ellos. Quienes no han entendido qué es el murcianismo, a pesar de estar aquí más de una década compartiéndolo, sin querer ver más allá de sus narices, o negocios. Quienes tratan de aprovecharse sin entender qué es esto, al final, pierden. Pero siempre hay una oportunidad. Siempre. Porque lo que queda es el murcianismo, y estoy seguro de que con murcianismo, todos podemos aprovecharnos, hacer las cosas bien, y que Murcia y el Real Murcia salgan fortalecidos. Hay un camino en el que todos cabemos, y está marcado a fuego en la historia. Es tan sencillo como ser del Murcia, y querer lo mejor para el murcianismo. Sólo hay que escuchar y construir juntos. En esos abrazos de gol cabe la alegría de todo el mundo.

Los que hoy vamos a manifestarnos defendiendo lo que es justo para el Real Murcia estaremos detrás del equipo juegue donde juegue, porque ganar o perder no ha sido nunca lo que ha hecho al murcianismo eterno. Lo que hace al murcianismo indestructible es que está dentro de miles de corazones, ahora y desde hace un siglo. Y no hay  por qué hacerlo entender a nadie que no quiera. En esta ciudad el Real Murcia nunca ha existido para muchos, así que pueden hablar de lo que quieran, que hagan el juego a quienes buscan aprovecharse, incluso sin darse cuenta de ello. Lo que es un sentimiento no se puede comprar ni vender, no se puede matar, ni se puede usar. Está ahí, guste o no guste. Y como está, y estará siempre, quienes lo llevamos dentro de nuestro corazón, lo vamos a defender, una vez más. Juntos. Y no podrán ignorarnos, porque los murcianistas creemos en un Real Murcia campeón. Vale.

Foto: #SOSRealMurcia #RealMurciaen2A

06/08/2014 09:06 achopijo #. sin tema Hay 3 comentarios.

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris